Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Actualidad

Palabras del expresidente Álvaro Uribe Vélez durante los Foros por Colombia en Sincelejo

Autor: 
Álvaro Uribe Vélez
Español
Fecha: 
Sábado, Octubre 21, 2017

Sincelejo, 21 de octubre de 2017 (CD).

 

La batalla política necesita personas íntegras, de estudio permanente, de trabajo permanente, de valores morales totalmente sólidos, a prueba de cualquier huracán. El Centro Democrático quedará feliz con quien quiera que sea nuestro candidato único a la Presidencia de la República, más aún, aquí más en ligar de tener metas a corto plazo o pequeños cálculos de la política, estamos pensando en que tenemos cinco precandidatos extraordinarios para presentarlos en diferentes certámenes presidenciales en Colombia, tenemos candidatos para varios periodos, por eso esto hay que manejarlo con mucha delicadeza, e hilarnos todos con todo el entusiasmo, sin reservas a apoyar el candidato único del Partido.

 

Dicho esto, quiero hacerle un homenaje al que, estoy seguro se suman los precandidatos, a una precandidata: a María del Rosario Guerra, por lo que significa, por su capacidad de estudio, por su consistencia, por su valor civil, por sus valores morales, por su sentido de Patria. Nosotros nos sentimos muy orgullosos de que haya unas manos ayudando a llevar las banderas de este Partido, las manos puras como el oro de María del Rosario Guerra, fuertes como el acero. Y además de ese carácter; anoche decía yo en una reunión en Montería, — al que se le ocurra pelear con María del Rosario Guerra, que esté preparado, porque con María del Rosario Guerra una pelea, alguno de los dos tiene que terminar muerto, eso no se arregla fácilmente, porque ahí hay principios, y hay carácter y hay firmeza—.

 

Queridos ciudadanos, muchos temas. Ayer, valerosamente, unas personas dijeron en Montería que todos los ganaderos del departamento están extorsionados y han tenido que pagar extorsiones, porque se acabó la política de seguridad democrática que los protege. Con un riesgo, mañana o pasado mañana los extorsionistas van a aparecer como paramilitares o como una nueva guerrilla, alguna forma querrán hacer aparecer o aparentar para disimular su criminalidad. Y todos esos colombianos desamparados que están pagando hoy seguridad los van a acusar entonces de que estaban promoviendo grupos de bandidos, esos colombianos que están pagando hoy extorsión, por eso nosotros tenemos que hacer muy firmes y denunciar esto en todo el país y decir: — Colombia necesita una política de seguridad urbana y rural que derrote totalmente al crimen y que proteja a todos los ciudadanos—.

 

Pero esto afecta a la Colombia urbana, hay que ver los tenderos quejándose de la extorsión; y los padres de familia quejándose de drogadicción y del microtráfico, y el crecimiento, no solamente de la producción de droga sino del consumo de droga en Colombia. ¿Qué esperan las nuevas generaciones de colombianos con una droga que los avasalla? Nuestros candidatos seguramente se van a referir hoy al tema.

 

Y veo otra enorme preocupación, el tema del exceso de gastos del Gobierno y gastos mal orientados. Mientras aquí había una reunión con los directores de hospitales con nuestro asesor, el doctor Fabio Aristizabal, reclamando los directores de hospitales recursos, el Gobierno se gasta el dinero en burocracia, en corrupción, en 72 mil contratistas, en 18 mil nuevos burócratas. El país tiene que escoger, o un Estado sin austeridad, un Estado derrochón, un Estado burocrático o un Estado que sea capaz de resolver el problema de la salud, el problema de la educación, el problema de las vías, de las vías terciarias, etcétera.

 

Nosotros siempre hemos dicho: un Estado austero, recortado en lo burocrático, pero expansivo en lo social, y en esta hora de Colombia eso sigue siendo un imperativo.

 

Y a eso sumémosle la corrupción. El Centro Democrático no puede permitir el más leve asomo de corrupción. Unos concejales de la sabana de Bogotá que aparecen hoy vinculados por la Procuraduría en un proceso de corrupción, el Centro Democrático en las horas de la mañana de hoy  producirá la resolución desvinculándolos, suspendiéndolos del Partido porque nosotros para poder dar esa lucha contra la corrupción tenemos que tener consistencia.

 

Y la bancada parlamentaria ha dado ejemplo, esta bancada parlamentaria ha sido cumplida, ha sido una bancada parlamentaria trabajando sin ‘mermelada’, ha sido una bancada parlamentaria trabajando sin corrupción, y hay un caso que ayer denunciaron y lo vamos a examinar de aquí al lunes, con toda la firmeza, porque así como las personas tienen que tener derecho a sus descargos, el Partido no puede tener vacilación en dar ejemplo en la lucha contra la corrupción.

 

Desde Sincelejo quiero decirle a todos mis compatriotas, que los cinco candidatos del Centro Democrático: María del Rosario Guerra, Paloma Valencia, Carlos Holmes Trujillo, saludamos a su señora aquí presente, el doctor Iván Duque y el doctor Rafael Nieto, son garantías para que Colombia derrote la corrupción, por lo que representa cada uno en su hoja de vida, una trayectoria de transparencia, son personas que tienen interiorizado un concurso superior de valores morales, de valores éticos.

 

Aquí se puede ver claramente en este foro, que convoca también sobre el tema de corrupción y la lucha contra la corrupción, vamos a escuchar las propuestas de ellos, y yo solo quiero decir lo siguiente, queridos ciudadanos: la mejor propuesta es la integridad moral del candidato, cuando hay uno candidato con integridad moral, un candidato virtuoso, ese candidato es la garantía para que Colombia recupere la virtud en el ejercicio de la política.

 

Seguridad, corrupción, drogadicción, por supuesto seguramente habrá algunos temas sobre las reformas que deben hacerse al acuerdo con las Farc, nosotros no decimos que hay que desconocer el acuerdo. Hoy, como ayer, como mañana, dijimos, decimos y vamos a decir, que hay que reformarlo. Aquel día que ganó el NO el Plebiscito, contra todo lo predecible, en lugar de salir con un discurso arrogante de victoria, mis compañeros y yo les propusimos al país un gran acuerdo nacional, se lo propusimos al Gobierno, al presidente Juan Manuel Santos, que modificara los acuerdos y no se quiso.

 

A mí me llama la atención eso, la incoherencia. Muchas personas que votaron por el Sí, parlamentarios, candidatos a la Presidencia, y que nos decían a nosotros guerreristas y que estábamos mintiendo, hoy se rasgan las vestiduras diciendo que cómo le va a permitir a estos señores de las Farc hacer política sin pagar previamente la pena que se hacen acreedores por haber sido responsables de delitos atroces como los carros bomba, los secuestros, el reclutamiento de 11 mil 700 niños, la tortura y violación de 6 mil 800 mujeres.

 

Pues bien, nosotros siempre dijimos que no somos partidarios que los responsables de delitos atroces hagan política y menos que se les den privilegios. ¿Qué tal que yo les hubiera permitido eso a los paramilitares?

 

Y ustedes recuerdan… ahora veía a Felipe, y a José Guerra y a Beatriz, con quienes empezamos aquel proceso del 2000 aquí en Sincelejo, cuando hicimos el primer taller comunitario hace 17 años. Sucre, en toda la orilla del mar, estaba en manos de los paramilitares y las sabanas controlados por la guerrilla, y los combatimos a todos, ¡con energía!

 

Y entonces, los que no tienen barrera de combatir mis tesis, dicen: —Uribe paraco, Uribe paramilitar      —, es lo que le han dicho a los jóvenes que no habían nacido o estaban pequeñitos, cuando empezó aquel periodo que se prolongó durante ocho años en Colombia.

                                                                                    

Si hay un testimonio nacional que pueda decirle a los 50 millones de colombianos cómo fue esa lucha por igual contra el paramilitarismo y la guerrilla, son mis compatriotas de Sucre, que tenían la mitad del departamento en poder de uno y la otra mitad en poder de otro.

¿Ustedes se imaginan que yo les hubiera dado a los paramilitares los privilegios que les han dado a las Farc? Mis críticos decían: —es que es muy poquito cinco u ocho años de cárcel—. Y razón tenían, gentes que cometieron delitos tan graves apenas cinco u ocho años de cárcel, pero esos mismos críticos que se sentían molestos, se expresaban inconformes con esas sentencias, son los que hoy dicen que las Farc con sus delitos atroces no deben tener ni un día de cárcel.

¿Ustedes se imaginan que yo hubiera reformado la Constitución para entregarles el país a los paramilitares, para entregarles la política agraria a los paramilitares, para permitir la elegibilidad política a responsables de delitos atroces? Ahora la reformaron, han hecho y desecho para darle todos los privilegios a las Farc y, como decía Álvaro Hernán Prada, los únicos que están elegidos hoy son los terroristas de las Farc, porque, con o sin votos, tienen derecho, que les ha dado este Gobierno, mínimo a 10 curules y ya están haciendo todo para quedarse con las 16 circunscripciones especiales. Pues bien, el Partido tiene que estudiar muy cuidadosamente cuáles son las reformas.

 

Y una advertencia al país: nosotros queremos la paz, pero sin reformas, aquí no habrá paz.

 

Miren lo que está pasando, se aterran de Tumaco y ahora dice Santos que Tumaco lleva 15 años de desucido del Estado. ¡No señor!, lleva siete, en los ocho años nuestros se le prestó toda la atención a Tumaco. Allá triplicamos, como también lo hicimos en Sucre, el número de colombianos afiliados al régimen subsidiado de salud; allá multiplicamos por cinco los colombianos con posibilidades en el Sena; allá introdujimos el programa de Familias en Acción; allá redujimos a cinco mil las hectáreas de coca, pero tuvimos 2 mil 500 Familias Guardabosques; y tuvimos una gran expansión de la palma africana, llegamos a tener 35 mil hectáreas que sustituyeron la coca y tuvimos una gran expansión de cacao, y se construyó el hospital de Tumaco.

 

Tumaco es una isla que corre un inmenso riesgo de un tsunami, construimos el hospital por fuera de la isla, fuera del área del tsunami para ir jalonando el desarrollo urbano de Tumaco hacia una zona que no tenga el riesgo que tiene el casco urbano que está en la isla.

 

Y dejamos 106 mil millones para el acueducto, y entonces Santos le entrega Tumaco al narcotráfico en 2012 y allá se olvidan de la palma africana, se olvidan del cacao, y se olvidan de Familias Guardabosques, y se olvidan del hospital, se olvidan de la salud, y se olvidan del acueducto, y lo único que hicieron fue estimular la coca de las Farc a través de legalizarle esa actividad a esos bandidos, y ahora el Gobierno sale a quejarse y a decir que Tumaco lleva 15 años destruido.

 

En nuestro gobierno Tumaco no quedó convertido en un paraíso, pero iba mejorando a pesar de mis defectos y mis limitaciones, queridos ciudadanos.

 

Y entonces hay una pregunta en un departamento con mucha pobreza como Sucre: ¿cómo crear empleo?

 

Estimados candidatos, el diálogo con los colombianos me hace pensar a mí que en la medida en que nosotros resolvamos el problema educativo, que el más humilde de los campesinos pueda tener la mejor educación, pueda graduarse de bachiller y tecnólogo, pueda tener las herramientas modernas como el computador y la buena conectividad, y le enseñen a navegar y a avanzar y lo gradúen de tecnólogo y después le den la posibilidad de ser universitario, si al mismo tiempo preservamos la empresa privada y la estimulamos, un muchacho educado, bien educado, con posibilidades en un país con una buena empresa privada, se va abriendo camino.

 

Los grandes generadores del desempleo son: la violencia, la falta de estímulo a la empresa privada y el atraso educativo.

 

Yo pensaba esta mañana: en este departamento no es fácil la agricultura, aquí en el gobierno nuestro se hizo un gran esfuerzo con una planta para producir almidón a partir de la yuca, y eso no ha funcionado o apenas a medias. Pero este departamento tiene una gran base ganadera que, como en pocas partes, genera poco empleo, pero no se puede hacer demagogia contra ello. Yo no creo que el plan de desarrollo de Sucre pueda ser venir a maltratar a los ganaderos, hay que respaldarlos, decirles que un gobierno del Centro Democrático a la gente buena no se le quita un milímetro de tierra, que se olviden las Farc de que lo van a hacer.

 

Eso sí, yo creo que hay que bajar impuestos, congelar el predial, exigir que en todas partes se pague el salario y las prestaciones y creo que el país necesita menos impuestos y más remuneración. Sin temor, porque para nosotros tener una política legítima y bien recibida por los colombianos de apoyo a la empresa privada, eso tiene que anclarse en el corazón de los más pobres y los más pobres lo asimilan en su corazón si sienten que el avance de la empresa privada se expresa en mejores salarios, en más oportunidades de empleo, en que los pobres vayan saliendo de la pobreza, en que la clase media se expanda y que la clase media encuentro todos los días respuesta a sus nuevas aspiraciones.

 

He pensado, por ejemplo, que se necesita un gobierno que sea capaz de dar estímulos a los ganaderos para avanzar en todo lo que es el mejoramiento genético, para avanzar en todo lo que es el tema de producción de embriones, para fertilizar praderas, para suplementar ganados en las praderas y que allí donde allá una finca que genere un empleo, no genere un empleo sino tres, y que se pase del punto agropecuario de peones, a la agroindustria de tecnólogos.

 

Suelo repetir muchísimo lo que dicen en el departamento del Vichada:         —queremos una tierra sin peones y con tecnólogos, no queremos muladares, queremos empresas.

O sea, esto hay que pensarlo muy bien, porque la ganadería en Colombia, como la tenemos, genera muy poco empleo, pero hay una gran base ganadera, que bien apoyada puede ayudar a resolver el problema del empleo.

 

Por supuesto el departamento tiene unos productos agropecuarios, maderables, unos productos agrícolas maderables con lo cual se puede salir adelante, y el departamento tiene un inmenso porvenir turístico. Sobre todos esos temas hay que trabajar.

 

Ustedes pueden tener la certeza que un gobierno el Centro Democrático, es un gobierno que les dará tranquilidad, seguridad, que no tendrán que vivir ustedes en el desasosiego que produce la incertidumbre, en esa pesadilla de la incertidumbre, de amanecer y decir: —bueno, ¿y con qué más nos irá a resultar Santos ahora con las Farc? ¿Cuál será la nueva sorpresa que nos trae Santos y las Farc?—. Un gobierno del Centro Democrático es un gobierno que le dará tranquilidad a Colombia, posibilidades a las empresas y más posibilidades a los sectores pobres de la nación

                                                                           

Dijeron ayer que nosotros íbamos acabar Familias en Acción. ¿El gobierno que las creció? ¿El gobierno que las creció? Ayer dijeron, allá, en la asamblea del partido que se robó Santos, que nosotros íbamos a acabar Familias en Acción. Cuando yo llegue a la Presidencia, el presidente Pastrana tenía un ensayo de 300 mil Familias en Acción, yo dije: — a mí me parece muy bueno, no les cambiemos el nombre ni nada, vamos a lograr tres millones—, y la meta era tener en el 2010 tres millones, se quedó para pagar dos millones 800 mil, dos millones y medio, porque hay que ver la fecha de corte que era a final de 2010.

 

Quiero decir a todos los sectores de Sucre que para nosotros los programas sociales son muy importantes, que un presidente del Centro Democrático revisará cómo maneja el tema de Familias en Acción, porque nosotros no pensamos que la política social debe ser una política de limosnas, la política social sirve en la medida en que ayude a que los pobres superen la pobreza, a que aquellos que van superando la pobreza puedan tener acenso social, mejores posibilidades, para que este país llegue en un momento a convertirse en un país de predominio de una gran clase media democrática. Y eso lo tenemos que hacer con los empresarios y con los trabajadores, lo tenemos que hacer con los finqueros y con los labriegos. Ese es el propósito del Centro Democrático.

 

(FIN)

 

Listado actualidad: