Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

VISITA DEL PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA GEORGE BUSH

Español
Fecha: 
Lunes, Noviembre 22, 2004

Noviembre 22 de 2004 (Cartagena de Indias – Bolívar)

 

Señor Presidente, Señora Laura Bush, Lina María, integrantes de las delegaciones norteamericana y colombiana, amigos de los medios de comunicación, compatriotas:

 

Bienvenidos a la histórica Cartagena de Indias, expresión de esta Colombia llena de posibilidades, con muchos problemas por resolver y con una ciudadanía alegre y afectuosa, que no ha podido ser amargada por el terrorismo y la pobreza que éste ha engendrado.

 

Gracias Presidente Bush y su señora esposa, por honrarnos con su visita. Valoramos profundamente el apoyo de su Gobierno y del pueblo norteamericano.

 

Mientras el pueblo colombiano lucha por la democracia, el terrorismo ha asesinado a luchadores democráticos.

 

Mientras el pueblo colombiano lucha por el crecimiento, el empleo y la justicia social, el terrorismo frenó la economía, agudizó la pobreza y produjo el desplazamiento interno y la estampida hacia el exterior.

 

Mientras el Ejército colombiano destruye las minas antipersonales y da al mundo el ejemplo de enfrentar el desafío terrorista con acatamiento a los derechos humanos, el terrorismo ha afectado con minas antipersonales a 600 colombianos en el último año, especialmente miembros de la Fuerza Pública.

 

Mientras el pueblo colombiano es amante de la convivencia, respeta el principio ético de no hacer daño al prójimo, el terrorismo solamente procede con destrucción.

 

La droga que financia al terrorismo ha sacrificado a dos generaciones de colombianos, con miles de jóvenes asesinados o encarcelados y sus familias entristecidas.

 

La droga que financia el terrorismo amenaza con destruir la selva amazónica. Ya lo intentó con la eliminación de un millón 700 mil hectáreas de bosque tropical en Colombia.

 

El apoyo norteamericano dejó atrás el discurso y se convirtió en apoyo efectivo. Confiamos que los Estados Unidos y el Presidente Bush continúen con la ayuda hasta que Colombia esté libre de la plaga del terrorismo y de la droga. La tarea no la podemos dejar a mitad de camino, vamos a ganar pero aún no hemos ganado. Hemos avanzado pero la culebra todavía está viva.

 

Presidente Bush: nuestro triunfo contra el terrorismo, será el triunfo del pueblo, de la democracia, de la supremacía de la ley. Nuestro triunfo será la garantía de la felicidad de los niños y las generaciones que habrán de venir. Nuestro triunfo evitará el contagio a los países hermanos y vecinos. Nuestro triunfo será motivo de orgullo para los pueblos norteamericano y colombiano, martirizados por la droga.

 

La negociación del tratado de comercio es un paso en el proceso de unidad de las Américas. Estamos seguros que será un acuerdo con equidad, con oportunidades para el sector agropecuario, la pequeña empresa, actividades que debemos fortalecer para dar verdaderas alternativas de reivindicación a los pobres y para animar la creatividad del empresarismo social, sustento del capitalismo democrático.

 

En el respeto a la propiedad intelectual deben conjugarse los derechos de los investigadores para que la ciencia avance y el derecho del pueblo para tener acceso universal a las nuevas medicinas y al bienestar.

 

Valoramos esta visita Presidente Bush, cuando apenas se analiza su victoria y se dispone a su segundo cuatrienio. Es una nueva muestra de su amistad por Colombia y una clara indicación de un renovado interés por América Latina.

 

América Latina necesita cohesión social, gobernabilidad democrática y confianza para la integración.

 

El papel de los Estados Unidos en los bancos multilaterales, en el Fondo Monetario Internacional, sus señales a los mercados, serán definitivos para que este Continente construya justicia social.

 

El papel de los Estados Unidos en la batalla contra el terrorismo y en el respeto al debate tolerante de las ideas contrarias, es definitivo para la gobernabilidad en este Continente.

 

La equidad que debemos garantizar en el acuerdo de comercio, será una luz para que surja la confianza necesaria a fin de que toda América se integre.

 

En este mismo lugar estuvo su padre, el Presidente George Bush, acompañando al Presidente Virgilio Barco en una cumbre contra la droga.

Esta histórica ciudad, sagrada por su pasado de dignidad y lucha, promisoria del futuro, afectada por la naturaleza como otros lugares colombianos, está agradecida por la generosa ayuda de los Estados Unidos.

 

Esta bella ciudad, engalanada con su visita, quiere que usted le lleve al pueblo norteamericano la invitación de visitarla masivamente. En función de este fin, con su ayuda, se ha hecho un gran esfuerzo, traducido en mayor seguridad.

 

Los recibimos Presidente Bush con gratitud y amistad, en medio de nuestras emocionadas reflexiones sobre Abraham Lincoln y Simón Bolívar, paradigmas ambos del compromiso con el pueblo y del concepto de la autoridad y el orden para proteger la ley.

 

En Gettysburg el Presidente Lincoln pronunció la sentencia democrática que dispone que “el Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo jamás debe perecer de la faz de la tierra”. El mensaje a la Convención de Ocaña, del Libertador Bolívar, es para nosotros la proposición de la fuerza del Estado como garantía del débil, del Gobierno respetuoso de la ley como garantía del pueblo y de la fuerza de las instituciones como garantía de virtud y de permanencia de la Nación.

 

Muchas gracias Presidente Bush por esta vista que nos enaltece. Muchas gracias señora Bush.