Sitio oficial
 

“LOS ESTÍMULOS TRIBUTARIOS NO SON UNA REBAJA INJUSTIFICADA DE IMPUESTOS”


 

Presidente
Uribe dice que a pesar de avances, reforma tributaria es necesaria

“LOS ESTÍMULOS TRIBUTARIOS NO SON
UNA REBAJA INJUSTIFICADA DE IMPUESTOS”

Bogotá, 30 nov. (SNE). – El presidente Álvaro
Uribe defendió los estímulos tributarios aprobados
en las dos pasadas reformas tributarias y afirmó que con
ellos no se está concediendo una rebaja general e injustificada
de impuestos.

En su intervención durante el acto de
entrega de los premios del diario económico Portafolio,
el Jefe de Estado indicó que los estímulos tributarios
son una alternativa para promover la inversión.

Uribe dijo que a pesar de los avances que se
han logrado en materia de tasa de inflación, de reducción
en el desempleo, de las menores tasa de interés y de crecimiento
económico, el país necesita la reforma tributaria
que discute actualmente el Congreso.

Aseguró el Mandatario que no obstante
que el recaudo de impuestos en los 10 primeros meses de 2004
ha crecido en un 21,1 por ciento, es necesario ampliar la base
del IVA, pero sin afectar la canasta familiar.

Recordó que además del mayor
dinamismo económico hay factores –como la ampliación
de la base del impuesto de renta y la devolución de los
dos puntos de IVA por la compra con tarjetas débito y
crédito- que explican ese mayor crecimiento.

En agosto de 2002 había 395 mil declarantes
de renta, a octubre de 2004 se amplió la base a 682 mil.
La meta es llegar a 738 mil a fines del presente año y
a dos millones en el 2006.

“Pero el esfuerzo debe continuar, es
necesario que ampliemos la base del IVA sin afectar la canasta
familiar. Debemos reconocer que el IVA, como lo estamos proponiendo,
no crea pobreza; lo que genera pobreza es el uso inadecuado de
los recursos públicos, las inversiones en proyectos de
bajo rendimiento social y el excesivo gasto burocrático”,
precisó Uribe Vélez.

FACTORES PRO REFORMA

Al continuar con la enumeración de los
diferentes factores que justifican la aprobación de la
reforma tributaria, el Jefe de Estado consideró que no
son ciertos los argumentos de quienes señalan que no sería
necesaria por los mayores ingresos que ha tenido Colombia a raíz
de la revaluación del peso.

Uribe aseguró que el alivio de la revaluación
sobre la deuda externa se da en el balance pero no en el flujo
de caja y que eso sí se sentiría si el país
no tuviera que volver a recurrir a los créditos en dólares
para pagar los vencimientos.

“El alivio de la revaluación sobre
la deuda pública externa se da en el balance, pero en
la caja sólo se siente, si el Gobierno tiene capacidad
en pesos para comprar dólares destinados a cancelar obligaciones.
Esto no es frecuente, porque generalmente ocurre que la situación
fiscal obliga a obtener nuevos créditos en dólares
para pagar los vencimientos también en dólares”,
indicó.

Para Uribe el crecimiento sostenido es lo único
que finalmente alivia el problema fiscal y suaviza el endeudamiento.

Uno de los caminos para lograrlo es volver
a tener una tasa de cambio estable y competitiva, meta en la
que están trabajando conjuntamente el Gobierno y el Banco
de la República.

MÁS SALUD

Con respecto a los avances logrados en la política
social el Presidente de la República reveló que
en el caso del régimen subsidiado de salud el Plan de
Desarrollo “Hacia un Estado Comunitario” propuso
el ingreso de 3 millones de colombianos a este sistema, pero
ya en los dos primeros años de Gobierno se llegó a
4 millones 900 mil ciudadanos vinculados.

Señaló el Jefe de Estado que
con el proyecto de reforma al sistema de salud que se tramita
en el Congreso, se agregará a los cambios ya introducidos.
Por ejemplo uno de los puntos es la reducción en los costos
de administración del 15 al 8 por ciento, hecho que facilitará una
mayor afiliación de los ciudadanos de los estratos 1,
2 y 3.

FALTA CONFIANZA

Para el Mandatario el principal problema que
aún queda por resolver en el país es la falta de
confianza de los ciudadanos en las instituciones públicas.

“Para edificarla nos hemos dado a la
tarea de gobernar de cara a la ciudadanía y en permanente
y activo diálogo con ella. El funcionario tiene dos opciones:
encerrarse en las oficinas públicas para deleitarse con
informes en power point, o vivir con la ciudadanía, en
permanente interrelación, para informarse a través
del poder de la gente y reconocer las dificultades y faltantes.

El contacto popular permanente apremia al funcionario,
lo somete al acoso surgido de las angustias de la gente, le aviva
la sensibilidad y le agranda el amor por Colombia”, precisó Uribe.

Deja una respuesta