Sitio oficial
 

Discurso del expresidente y Senador, Álvaro Uribe Vélez, en el XXVII Encuentro de Dirigentes del Suroeste Antioqueño

 

Jardín, Antioquia, 9 de diciembre de 2014 (CD). El siguiente es el discurso pronunciado por el expresidente y Senador, Álvaro Uribe Vélez, durante el XXVII Encuentro de Dirigentes del Suroeste Antioqueño:

 

“Hace 30 años convocó Iván Restrepo Gómez. La primera reunión se realizó en la Hostería Cacique Toné de Urrao. Llama la atención a los historiadores –señor exministro, doctor Fabio Valencia Cossio- por qué tantos lugares, no sólo en esta región de Antioquia, sino en otras regiones del país llevan el nombre de Toné.

 

Por allá en la mitad de los años 1.500, el cacique se hizo famoso por la destrucción de la capital santa Fe de Antioquia, y después cuando se apresta a tomarse a Caramanta, al parecer una extensión organizada desde Cali por Don Gaspar de Rodas, asesinó al cacique. Él se proponía a sacar a los españoles de Caramanta y cuando encendió a Santa Fe de Antioquia, el objetivo también era sacar a los españoles.

 

Ha dicho el doctor Jorge Iván Restrepo, refiriéndose al doctor Iván Restrepo, además de citar aquellas bellas palabras en el discurso que le escuchamos en el evento de Betania, cuando tuve en el inmenso honor de poner sobre su pecho la  Cruz de Boyacá, ha dicho que era pediatra, político, padre, periodista y poeta. Pero muchas letras del abecedario en la acepción positiva podrían aplicarse al doctor Iván Restrepo, era civismo, era corazón, era congruencia, era competencia, era consistencia, era cariño. Hoy, él oficia como notario desde la tribuna de la eternidad, vigilando que este esfuerzo al que le dedicó tantos años y las fuerzas nobles de su vida, siga adelante.

 

Esta mañana le decía a algunos jóvenes que los episodios de Watergate opacaron una de las carreras políticas más formidables del siglo pasado, la de Richard Nixon. Había puesto final a la guerra de Vietnam, rompió el mundo comunista al visitar a China y establecer relaciones conMao Tsé-Tung, pero escribió formidables textos una vez renunció a la Presidencia de Estados Unidos. En aquel libro sobre liderazgo le decía a los jóvenes: ‘para proyectar el futuro no solamente tienen que innovar, conozcan también la historia’.

 

Yo quiero compartir con los jóvenes que no tuvieron la oportunidad de conocer a algunos de los convocados por Iván Restrepo, ideas sobre ellos. En aquella reunión de hace 30 años en la Hostería del Cacique Toné estuvieron muchos. Voy a hacer algunas referencias de algunos que ya no están.

 

Diego Calle. Los ingleses escribieron un bellísimo texto sobre los que debieron ser primeros ministros y no llegaron. Diego Calle debería encabezar la lista de los colombianos que por razones del destino no llegaron a la primera magistratura.

 

Un portento de inteligencia, consagrada, primero en la Universidad de Antioquia, después en su especialización de economista en Canadá, puesta a prueba como Director de Planeación, gobernador del Banco Mundial, Ministro.

 

Diego Calle ejerció una de las más fructíferas gobernaciones de Antioquia, en la administración del Presidente Pastrana Borrero. Cuánto le agradecemos los antioqueños la electrificación del departamento, las carreteras veredales que se abrieron en muchas regiones de la tierra. En Empresas Públicas de Medellín puso todas sus dotes de visionario y era de la transparencia que Iván Restrepo reclamaba de los dirigentes del encuentro del Suroeste.

 

El Presidente Valencia cuando se disponía a lo que fue su viaje final tuvo una reunión con Diego Calle y le dijo: ‘Diego me gusta mucho ver a Antioquia gobernada por unas manos como las suyas, pulcras como el oro y firmes como el acero’.

 

Jorge Restrepo Uribe, alcalde de Medellín, es el pionero del instrumento de valorización en todo el país. En algún momento la ciudad de Medellín era mirada desde las otras ciudades colombianas y desde el  extranjero por el instrumento de valorización que creó tanto capital social, tanto compromiso de la ciudadanía con los grandes anhelos de la ciudad. Se hicieron obras que hoy no llaman la atención a los jóvenes y que en ese momento fueron muy importantes, como la Avenida del Ferrocarril.

 

Jorge Restrepo en este encuentro propuso los cables, fue profesor de Andrés Uriel en esa materia, que logró construir los primeros en el oriente antioqueño y cuando uno ve los esfuerzos de Metrocable de Medellín y del sistema del Metro, ahí ve plasmada la visión de Jorge Restrepo Uribe.

 

Soñó no solamente con la carretera de Urrao – Penderisco abajo al Atrato para salir al Pacífico por el Baudó, sino con el cable de Urrao al río Atrato, y del Atrato al Pacífico.

 

Murió muy joven Julio Ospina Ramírez, arquitecto de gran entusiasmo, nacido en Ciudad Bolívar.

 

Quienes ejercemos esta actividad de la política, y que por fortuna en estos 30 años el Encuentro ha sido un espacio de civismo que ha dejado al lado la política, recordamos a José Múnera León de Fredonia, un político de todas las horas, compañero insuperable, inseparable de Álvaro Gómez Hurtado.

 

Pero aquí llegaron ciudadanos oriundos de otras regiones a ayudar. Recordamos siempre en estas reuniones la alegría de Gilberto Echeverri Mejía, nacido en Rionegro. Como Gobernador, como Ministro, como simple ciudadano. Él empezó a que tomara cuerpo la carretera de La Pintada – Puente Iglesias – Bolombolo – Anzá – Santa Fe de Antioquia, pensando en la conexión con Puerto Valdivia y en la conexión con Urabá, que en la etapa que está hoy se culminó en las administraciones de Juan Gómez Martínez y en la nuestra que tuvo un gran secretario de obras, al doctor Andrés Uriel Gallego.

 

Jaime Tobón Villegas. Siempre que uno hablaba con Jaime Tobón recibía la sensación de que estaba hablando con alguien inmortal, nunca nos abandonó. Su ausencia en las primeras filas de este encuentro es porque lo trasladaron a las primeras filas de la inmortalidad. Antioqueño ejemplar. Dos de sus compañeros que tanto acudieron con él al encuentro, también fallecieron recientemente: Guillermo Gaviria Echeverri y John Gómez Restrepo. 

 

Queremos mencionar al Gobernador que nos ayudó para que naciera el Encuentro, también fallecido, Alberto Vásquez Restrepo. Tuvo como su gerente de la Fábrica de Licores de Antioquia al doctor Eduardo Vélez Toro que hoy nos acompaña y allí se realizaron las tertulias que fueron creando este espacio de diálogo del Suroeste antioqueño.

 

Desde el oriente también vino Andrés Uriel Gallego. Una de las primeras finalidades de este encuentro fue la pavimentación de los accesos viales a los municipios, parecía imposible llegar de La Cortada a Concordia a Betulia a Urrao.

 

Subir del río Cauca a Jericó a Tarso, continuar a Támesis, llegar por Valparaíso a Caramanta; Andrés Uriel siempre estuvo comprometido con el encuentro en esos temas. Tenía Andrés Uriel, profesor universitario de muchos… Nuestro alcalde me decía esta mañana que en sus estudios en la Escuela Nacional de Minas para graduarse de ingeniero, Andrés Uriel fue su profesor. Tenía Andrés Uriel una gran erudición, tenía Andrés Uriel la capacidad de relacionarse con el más sencillo de los campesinos y con el más elaborado de los dirigentes gremiales. Nos han acompañado en estos 30 años, ciudadanos del Chocó con quienes hemos tenido una gran afinidad. Nada nos separa, solamente la atracción de remontar los picos del Citará.

 

Recordamos hoy al doctor Daniel Valoy, siempre compañero en las reuniones del Encuentro.

 

Por fortuna quedan muchos de los que participaron hace 30 años, me van a perdonar las omisiones, pero sé que todos los que han estado en esta brega se sienten bien representados al mencionar yo a cuatro personas que son: Guillermo Hincapié Orozco, José Jaramillo Alzate -hijo de Jardín-, y Ricardo Sierra Caro, el antecesor del doctor Carlos Mario Estrada en Comfenalco. A todos ellos nuestra gratitud.

 

Y cómo agradecemos a los actuales directivos, a la junta, a usted doctor Jorge Iván Restrepo, su civismo, su entrega; a la afabilidad y constancia de Hernán Saldarriaga, muchas, muchas gracias a todos.

 

Iván Restrepo Gómez, Diego Calle, toda esa (pleya) que concibió el encuentro, avizoraron y exigieron carreteras, represas, educación, política sociales.

 

Hoy, encontrar pavimentado el acceso a una cabecera municipal, es muy sencillo; en aquella época era muy difícil, pero no se detuvieron solamente en los accesos. En la construcción por parte de los cafeteros de las vías terciarias, en el mantenimiento, en la ya mencionada carretera para comunicar el gran Caldas, el sur del país por la ribera del Cauca en el trayecto de La Pintada a Santa Fe de Antioquia.

 

Ellos también pensaron en la vías de comunicación con el Chocó que están adelantándose en su ejecución, que puso en marcha esos programas de rectificación y de pavimentación, Andrés Uriel Gallego. Por supuesto, hay temas que hay que reclamar.

 

Siempre propusieron nuestros fundadores el Golfo de Tribugá, como un puerto con todas las condiciones, tiene un calado que no necesita dragado.

 

Y una de las frustraciones que registramos, que ojalá se pueda enmendar, es que el contrato para construir la carretera de las Ánimas a Nuquí fue rescindirlo hace dos años, ojalá lo reviva la actual administración y que encuentre la manera de hacer acuerdos con las comunidades, por ejemplo, para remunerarle la protección del bosque, y que se disipe el temor de que la carretera afecte los recursos ambientales.

 

Al contrario, cuando nuestros fundadores propusieron, con la permanente insistencia en el tema del doctor Guillermo Gaviria Echeverri, que era Antioquia la que tenía que liderar la carretera a Panamá, anticiparon lo que hoy se nota, las carreteras no afectan los recursos ambientales.

 

La evolución cultural ha llevado a que con las vías lleguen allí los que protegen los recursos ambientales, no aquellos que los depredan.

 

Es muy importante, en lo que Andrés Uriel llamó las Autopistas de la Montaña, hoy de la Prosperidad, que se hagan adiciones.

 

No se entendería que la gran ambición de salir al puerto de Urabá, que le recorta a Cali 300 kilómetros frente a otras alternativas en el Caribe colombiano, no tenga una carretera de autopistas entre Santa Fe de Antioquia y Urabá, es el requisito para que se haga el puerto que se necesita apenas para el 2035 con una economía que creciera al 6 por ciento, se requeriría antes. Y para el 2035 para mi generación ojalá que no llegue, para las nuevas generaciones esta la vuelta de la esquina.

 

Es mejor tener unos contratos, así demoren y vaya lenta su ejecución, que tener la incertidumbre de no contratar a tiempo aquello que se necesita.

 

Las represas. Ya lo dijo el doctor Jorge Iván, nuestros fundadores avizoraron todas esas represas escalonadas del río Cauca, pero además, avizoraron las microcentrales. Por fortuna, lo que se había empezado algunos años atrás en ISA, que lo abandonó ISA  y se recuperó para Antioquia, hoy empieza a ser una realidad gracias a Luis Alfredo Ramos, a Empresas Públicas de Medellín que es Hidroituango, y aspiramos que se pueda realizar la represa de Cañafisto  que exigirá unos trazados muy diferentes para Autopistas de la Prosperidad en el trayecto de Puente Iglesias, hasta un sitio más debajo de Anzá en donde se construyó el principio de la presa hace ya muchos años.

 

Pero en el conjunto de represas escalonadas del río Cauca, nuestros fundadores no se redujeron a estas, también se concibió aquella del Dócil, para regular todo lo que es el tema y prevenir las inundaciones en el Bajo Cauca y en La Mojana.

 

Se dieron las primeras microcentrales. Tememos que los cambios de reglas de juego por ejemplo en lo tributario afecten la construcción de nuevas, como la que está reclamando desde hace muchos años el Encuentro, ya recordado hoy por el doctor Jorge Iván, que es la represa microcentral del Murrí.

 

Educación

 

Iván Restrepo Gómez con Gilberto Echeverri se dedicaron en el Encuentro a sacar adelante las corporaciones universitarias del Suroeste.

 

Hoy da gusto el trecho recorrido con la presencia de varias universidades y de la Universidad de Antioquia en Andes, que cuenta con 700 estudiantes.

 

Ojalá la revolución que hace 30 años no se anticipaba de las telecomunicaciones, permita tener una cobertura tecnológica y universitaria de la mayor calidad universal en el Suroeste.

 

Cuando pensamos en el esfuerzo educativo de Iván Restrepo Gómez, lo asociamos con la tarea que ha cumplido el Gobernador Sergio Fajardo que reconocemos y aplaudimos.

 

En alguna reciente discusión, algunas personas tenían intercambios críticos sobre algunos temas educativos del departamento, y un paisano con muy buen sentido dijo: ‘la gran obra educativa del Gobernador Fajardo que tiene paralelo con la obra educativa del Gobernador Berrío, tiene un resultado que la inmortaliza: crear entre padres de familia, autoridades locales, regionales y nacionales, entre toda la comunidad, la conciencia de que la educación es lo primero’.

 

Las pruebas internacionales de educación le dan razón al Gobernador Berrío, al Gobernador Fajardo, a Iván Restrepo Gómez, al Encuentro.

 

Los campeones en esas pruebas Pisa como son Shanghái y Hong Kong, son campeones porque para el padre de familia, para el profesor, para el concejal, para el diputado, para el alcalde, para el gobernador, lo primero es la educación.

 

¡Cómo se preocuparon por ella nuestros fundadores!

 

Diego Calle decía que él había tenido la feliz oportunidad de especializarse en Canadá y que quería unas universidades con proyectos de especialización que permitieran en el Suroeste el nivel tecnológico, universitario y posuniversitario de todos los bachilleres.

 

¿Cómo eran los fundadores? Eran laboriosos, transparentes, austeros, extrovertidos, tenían un gran sentido de igualitarismo social en esta tierra del Suroeste y ellos la interpretaron muy bien, aquí ha habido un sentido natural de igualdad, un afecto no propuesto, espontáneo por el Chocó.

 

Es bien importante y ojalá se pudiera hacer un ensayo  sobre lo que caracterizaba a estas personas que crearon el Encuentro del Suroeste: Iván Restrepo, Diego Calle, fueron sus idearios, con todos los merecimientos de Uribe Uribe, de Juan de Dios ‘El Indio’, de Ñito, de Fe Gómez, de Tartarín Moreira.

 

En este octubre que pasó se cumplieron los primeros cien años del asesinato del prócer Uribe Uribe, es bien interesante volver sobre su vida, su obra. O mirar al genio contestatario, el coetáneo de Vargas Vila, sus réplicas a la República romana, al ‘Indio’ Uribe. Murió en el exilio, realizó una gran batalla crítica de oposición que tanto necesitan las democracias.

 

Ñito Restrepo, cuya paternidad la siguen disputando Concordia y Titiribí, el Embajador único ante los gobiernos europeos en la época, para él era lo mismo estar en la Corte de Londres representando al Gobierno de Colombia o en Titiribí o en Salgar trovando con Salvo Ruíz o con Zoila Echavarría.

 

Ñito Restrepo con Guillermo Valencia, los artífices de los grandes debates de la reforma constitucional de 1910. Las letras, las tonadas musicales, el pentagrama, no pueden mencionarse en esta tierra sin la obra de Tartarín Moreira o de Efe Gómez.

 

Algunas reflexiones de aquellas que no suscitan polarización política: el Suroeste tiene la gran posibilidad, después de haber llegado casi a una total cobertura en salud, de hacer avances. Hay un tema que no surge sino de la voluntad de los alcaldes y de los directores de hospitales, que puedan operar todos los hospitales en red. La reforma a la salud que se tramita en el Congreso lo proponen, pero no como norma obligatoria, sino como opción para mejorar las calificaciones hospitalarias.

 

Si los alcaldes -y aquí está Luis Alberto Martínez, el presidente de la Asociación de Hospitales de Antioquia- y la Secretaría de Salud se dieran a la tarea, lo que ya ha logrado Antioquia y la región de una gran cobertura, podría tener un gran complemento en calidad y racionalización de recursos con los hospitales operado en red.

 

Es mucho más fácil, se garantiza el cumplimiento de las obligaciones para la contratación entre hospitales y EPS, cuando la contratación es en red y cuando se adoptan modelos simples de contratación como el modelo de capitación o como el modelo de pacientes de diagnóstico relacionado.

 

Se ha hablado de la necesidad de hospitales de superior nivel en uno u otro de nuestros municipios, el trabajo en red podría facilitarlo.

 

La caficultura

 

Nos decía el doctor Carlos Mario Estrada cómo se recupera la producción. El proceso de renovación que arrancó con apoyos del Presupuesto Nacional hace varios años, está produciendo sus logros, el tema es bien difícil predecirlo.

 

Hace pocos años en este encuentro nos dijeron que el mundo no podía esperar un aumento del consumo de café más allá de 114 millones de sacos al año; está bordeando los 150. Pronósticos sobre consumos son bastante difíciles.

 

Estamos en un momento de dificultades de la economía internacional y en una coyuntura buena para el café, porque por circunstancias internacionales del petróleo, de la minería, el dólar ha pasado de estar frente a un peso revaluado a situarse frente a una devaluación que ojalá no sea galopante.

 

Eso con un café entre 1,90 y 2,10 han permitido mejores precios a los que teníamos hace pocos meses.

 

Pero, el ejemplo de Jardín, con la gulupa, el ejemplo de la orilla del río Cauca con los cítricos, son ejemplos muy elocuentes no de la sustitución, sino de la diversificación para alternar.

 

Y lo que se ha hablado esta mañana de que la microempresa cafetera se imponga para producirlo, tostarlo, empacarlo y comercializarlo.

 

Si hay un gremio que debe mantenerse por fuera de la política es el gremio cafetero, que sean los cafeteros quienes dirijan su política, los que nombren sus directivos, pero, yo creo que es una hora importante para reformar la Federación, hacerla más austera y más descentralizada. Los resultados de cooperativas cafeteras en Antioquia y en otros departamentos muestran que en  la institucionalidad cooperativa hay una gran forma de delegación de funciones.

 

Llamo la atención de los congresistas de Antioquia, unos de acuerdo y otros en desacuerdo con la reforma tributaria, y que por ser tema que genera polémica no lo traigo aquí, porque una de mis tareas ha sido contribuir, no obstante, que yo -al decir de algunos- soy un animal de la política, para contribuir a este encuentro he procurado siempre no traer los temas que polarizan en la política. Pero yo sí creo que es muy importante, independientemente de que unos estén de acuerdo y otros en desacuerdo con la reforma tributaria, que se elimine el artículo propuesto que pone a las cooperativas a pagar impuesto de patrimonio por los aportes de los afiliados. Sería de la mayor gravedad para las cooperativas cafeteras.

 

La minería

 

Hay temas insoslayables, uno de ellos, la minería.

 

Este país buscó durante muchos años ser un país de gran producción de petróleo y de gran producción minera; los procesos tienen que madurar, clarificar conceptos. Antioquia ha sido uno de los pocos departamentos delegatarios del orden nacional para manejar las decisiones mineras. 

 

Yo diría, que en ese acuerdo que está proponiendo el Encuentro, podría haber un parágrafo muy razonable sobre la minería. La geografía nuestra en la Cordillera de Los Andes muestra unas características muy diferentes a la de Chile y Perú.  Allí hay unas cordilleras desérticas, bastante inhóspitas, que tienen minería.

 

Treinta y cinco millones de colombianos, de los 47 millones que habitamos en la Patria, vivimos en la cordillera de Los Andes y en los valles interandinos, cordilleras verdes. Por eso, es necesario pensar en que la minería no solamente se excluye a los páramos de los nacimientos de agua y de las zonas de reserva, sino que también no cause dificultades a la agricultura.

 

Uno se queda sin argumentos cuando le escucha a las autoridades de Jardín decir que ellos con el café, con el plátano, con las truchas, con las reservas ambientales, con la gulupa, con el ecoturismo, no pueden permitir el desarrollo de la minería. Es correcto, yo creo que es mejor tomar esas decisiones a tiempo y evitar polarizaciones fundamentalistas mineras.

 

¿Qué el país necesita minería de alta tecnología? Si, que no se le expulse, pero que se le permita allí, donde no sea hostil con el medio ambiente.

 

¿Qué el país tiene que distinguir entre la minería de alta tecnología que se requiere, la ilegal y la artesanal? Por supuesto, tiene que establecer las diferencias, a la artesanal hay que reubicarla, hay que ayudarle, porque hay una realidad social ahí bien difícil.

 

El Suroeste que con municipios como Jardín, como Jericó, ha tenido esa vanguardia ambiental, puede darle luces a la Nación sobre todo el tema.

 

El pensador inglés Burke solía decir que: ‘la Patria es ese pacto que se renueva diariamente entre los que se han ido, los mayores, los jóvenes, los niños y los que habrán que venir’. Ojalá este encuentro siga contribuyendo a la renovación de ese pacto.

 

A los jóvenes, a sus oídos quiero repetir una frase del expresidente Alberto Lleras Camargo: 'no se puede inventar una Nación nueva como si no tuviera cimientos y ruinas, y como si sus padres no hubiesen existido, trabajado y sufrido sobre ella’.

 

Hace 30 años se empezó esta obertura en la Hostería del Cacique Toné del paraíso escondido, así le decía Rafael Uribe Uribe a Urrao: el paraíso escondido. Hoy cumple sus 30 años en la villa encantada de Jardín, ha sido un largo recorrido, han pasado muchas cosas y otras están estancadas.

 

En estos 30 años se dio la Constitución del 91, la elección popular de alcaldes y gobernadores, la ampliación de los mecanismos de participación, pero en el tema de salud hemos avanzado, han construido una gran conciencia educativa, todavía tardos en el tema de infraestructura.

 

Ojalá en los años que vienen, lo que se ha demorado 30 años, se pueda hacer en un lustro, para que este período entre el paraíso escondido y la villa encantada, haya dejado muchas lecciones que permitan que todos mejoremos.

 

Felicitaciones directivos del Encuentro”.