Sitio oficial
 

CONDECORACIÓN ORDEN DE BOYACA EN GRADO DE GRAN CRUZ
A CARLOS PACHECO
Agosto 13 de 2003 (Bogotá – Cundinamarca)

Señoras y señores:

Usted don Carlos, representa el paradigma
del honrado gestor de empresa privada que ha asumido entusiasta
la aplicación
de las cualidades éticas y profesionales de quienes han
dado pujanza a nuestra economía.

La orden de Boyacá en Grado de Gran Cruz queda hoy en el
pecho de un hombre que luce, individualmente, las virtudes que
hacen notable a muchos de nuestros empresarios, dueños de
su destino porque son producto de su propio esfuerzo.

En usted los colombianos podemos apreciar que la nuestra, es una
sociedad con todas las posibilidades, que las iniciativas tienen
frente a si amplias avenidas, que la han abierto, que han sido
abiertas por la libertad de empresa y el capital humano.

Esta condecoración no es un gesto protocolario, es una
ocasión para revitalizar y expandir el buen ejemplo, el
de la inteligencia y el estudio, el del trabajo honrado, el de
la capacidad, el de la iniciativa. Todas estas virtudes ejercidas
con ortodoxia y discreción, que han generado confianza y
que son el mejor hábito con el cual puede revestirse y conducirse
el empresario.

Muchas gracias don Carlos por su generosidad,
por su desprendimiento, por crear muchos puestos de trabajo y
por esparcir bienestar entre
tantos colombianos, con tantas empresas creadas por su imaginación
emprendedora,

Todos los colombianos debemos ver en usted
un ejemplo de creatividad, de inteligencia, de dedicación
al trabajo.

Los colombianos esperamos que la personalidad
y la obra de empresarios como usted, corra la voz entre los inversionistas
del mundo para
que se vuelquen sobre esta tierra y ayuden a que esta tierra prosperé,
genere empleo y construya equidad.

Impongo a usted la Gran Cruz de Boyacá, un legado del Libertador
con que la Patria honra a sus mejores hijos. Su familia hará de ésta,
una ocasión para reiterarle el amor que le profesa. Sus
compatriotas, la admiración que usted merecidamente ha provocado
en todos nosotros.

Lleve con orgullo y con tranquilidad esta medalla, estoy seguro,
al conferirla, interpreto el sentir del pueblo colombiano al cual
usted ha servido bien y oportunamente.

Muchas gracias.

Deja una respuesta