Sitio oficial
 

CONSEJO COMUNAL DE GOBIERNO # 47
Sectorial – Costa Caribe

CONSEJO COMUNAL DE GOBIERNO # 47
Sectorial – Costa Caribe

Noviembre 23 de 2003 (Cartagena de Indias – Bolívar)

Compatriotas:

Quiero saludarlos muy afectuosamente a todos. A todos los alcaldes,
a todas las alcaldesas. Y quiero felicitarlos.

Levanten la mano las alcaldesas electas.
Está el matriarcado
del Caribe. Una felicitación muy especial a las mujeres,
porque su ascenso en la vida pública colombiana es muy importante
para mejorar la eficiencia, la administración, la transparencia,
para transformar la política. Y me gusta mucho poder saludar
a un buen número de mujeres que han sido elegidas alcaldesas
en varios municipios del Caribe de la Patria. A ellas, un aplauso.

El motivo de esta reunión es mirar cómo podemos
integrar esfuerzos de los gobiernos municipales, departamentales
y del Gobierno Nacional para el buen discurrir de la Nación,
de las entidades territoriales y la buena fortuna de todos nuestros
compatriotas.

Por primera vez nos acompaña en
estas reuniones Sabas Pretelt de la Vega, ministro del Interior
y de Justicia, a quien saludamos
con mucho afecto y quien es un interlocutor permanente de ustedes,
en nombre del Gobierno Nacional.

Ayer tuvimos un ejercicio parecido a éste con los alcaldes
de Antioquia. Anteanoche me llamó el doctor Sabas, preocupado
y me dijo que tenía una reunión con los funcionarios
de su Ministerio ayer, que qué hacía. Y yo le dije:
hágala, que estos consejos comunitarios, no se preocupe,
hay todos los sábados y todos los domingos, para poder estar
en contacto permanente con la base de la Nación. Es la única
manera de construir legitimidad democrática y se los recomiendo
a ustedes.

¿Cuántos fines de semana les quedan a ustedes antes
de posesionarse? Unos cinco, aprovéchenlos. Mi consejo es
que, una vez se posesionen, eliminen la noción de fines
de semana. Eliminen la noción de vacaciones, eliminen la
noción de festivos, de recargos nocturnos. Esta Patria lo
que exige es dedicación de todos nosotros, los que tenemos
la encomienda de la elección popular. Con dedicación
y afecto, que es lo que le hace falta a esta Patria, la sacamos
adelante y sacamos adelante la credibilidad popular en las instituciones.
O sea que muy grato reunirnos hoy con ustedes.

Esa buena relación quisiera enmarcarla en estos cuatro
puntos. Primero, respeto total a la autonomía de ustedes.
Ustedes son elegidos directamente por el pueblo, de acuerdo con
nuestra Constitución.

Segundo, para trabajar con los alcaldes
y gobernadores de la Patria, el Gobierno Nacional no se detiene
en sesgos políticos.
La voluntad del Gobierno Nacional es trabajar con todos ustedes,
independientemente del origen político de su elección.

Tercero, lo único que pedimos es capacidad de gestión,
honradez. Y cuarto, les pedimos también comprensión
a las graves limitaciones de la Nación.

El Gobierno Nacional tiene un propósito y tres caminos.
El propósito: recuperar confianza en Colombia, confianza
del pueblo en las instituciones, confianza de los inversionistas
en el país, confianza de los trabajadores en las posibilidades
de Colombia, confianza de los estudiantes sobre la posibilidad
de realizarse a plenitud en la Patria, confianza en esta gran Nación,
confianza de este gran pueblo en nuestras instituciones democráticas.

Para eso, tres caminitos: la derrota del
terrorismo –con
perseverancia, dispuestos a enfrentar todas las dificultades, pero
con un objetivo: quitarle a Colombia la pesadilla del terrorismo-.
La derrota de la politiquería y de la corrupción –con
toda la firmeza, soportando todos los huracanes, pero es necesario
para que Colombia tenga una política transparente, confiable,
de ideas, no de componendas-. Y la reactivación económica
y social –que, en medio de inmensas dificultades, empieza
a mostrar muy buenos síntomas, como alguna recuperación
de la agricultura, una recuperación de las tendencias de
crecimiento, 1.200.000 empleos generados en los últimos
15 meses, alrededor de 400 mil personas que han regresado a la
seguridad social y que estaban por fuera. Pero falta mucho camino
por recorrer-.

Hay que aprovechar toda circunstancia para
avanzar por esos tres caminos. Ahora hay una circunstancia, que
es la de las corporaciones
ambientales. Se crearon en desarrollo de la Constitución
de 1991, con todo el entusiasmo. Unas han procedido bien, otras
mal. En muchas ha predominado más la puja política
que el propósito sincero de recuperar el medio ambiente.
Tienen alrededor de medio billón de presupuesto anual. Eso
es una suma muy considerable. Entonces, ahora se están eligiendo
los directores, también para un período de tres años,
que coincide con los tres primeros años del período
de ustedes.

El Gobierno Nacional, hace dos días, dictó un decreto,
que le queremos pedir a los gobernadores actuales y a los alcaldes
actuales, que nos ayuden a cumplirlo rigurosamente. Ese decreto
exige, primero, que las corporaciones convoquen a un concurso abierto
y público a todas las personas que aspiren al cargo de directores.

Segundo, que ese concurso lo realice una
entidad independiente, competente, transparente, pública o privada –una universidad,
una entidad especializada en el tema de selección de personal,
etcétera-.

Tercero, que los integrantes del consejo directivo no puedan votar
sino por personas sometidas a ese concurso y que lo hubieran aprobado.

Y cuarto, que la elección se haga en una sesión
del consejo directivo, en audiencia pública para que el
pueblo pueda concurrir allí ampliamente, sin restricciones
y opinar sobre los candidatos seleccionados por las entidades definidas
para adelantar los concursos.

Ha aparecido algún debate, que son autónomas. La
Constitución del 91 avanzó muchísimo en materia
de autonomía territorial, en materia de descentralización,
pero también fijo unos principios: el principio de la transparencia,
el principio de la eficiencia, el principio de la equidad.

Entonces el ejercicio de la autonomía, el cumplimiento
de las competencias de descentralización, unos y otros,
hay que enmarcarlos en los principios fundamentales de la Constitución,
como estos a los cuales me acabo de referir.

Si nosotros permitimos que la puja política sea la que
domine en las corporaciones, vamos a desacreditar finalmente la
autonomía, daremos finalmente al traste con la descentralización.
En otras épocas de Colombia la pequeña política,
la politiquería, ha deteriorado la descentralización
y ha obligado echarla para atrás. Por ejemplo, el proceso
de descentralización en educación en Colombia ha
sido un proceso de descentralice y centralice. Fenómenos
politiqueros del pasado indujeron reversas en la descentralización
de la educación.

Los períodos históricos no se pueden mirar en tramos
cortos, hay que mirarlos más ampliamente. Y si nosotros
tratamos de imaginarnos la descentralización en un trabajo
histórico más amplio, no es difícil advertir
que si esa descentralización se maneja mal, terminará haciendo
crisis y aparecerán colombianos en número creciente,
reclamando reversa en las formas de autonomía y de descentralización.

Déjenme decir, con todo el afecto por ustedes, con todo
el afecto por esta Patria, con todo el respeto por nuestra democracia,
con todo el amor por la democracia, que la gran defensa de la descentralización
es la transparencia en su ejercicio.

El gran legado que ustedes le van a dejar
a sus comunidades dentro de cuatro años, cuando estén terminando su período,
es el legado de transparencia. Eso es lo único que da confianza.
Y la confianza es lo único que sostiene las instituciones
descentralizadas: confianza de los ciudadanos que viven en la localidad
y confianza en los ciudadanos que miran la localidad desde afuera.
Y el tema de las corporaciones es un tema muy importante para dar
ejemplo.

Les pido acompañarnos en esta tarea de las corporaciones.
Se los pido con un solo interés: que sirvamos bien a Colombia.
Con un solo interés: que legitimemos la descentralización
y la autonomía.

Los gobernadores actuales presiden los
consejos directivos de las corporaciones y bajo su regencia habrá de surtirse este
proceso de elección de los nuevos directores de las corporaciones,
porque tiene que estar perfeccionado antes del 31 de diciembre.

Invito a los actuales gobernadores a que
hagamos este ejercicio de meritocracia de manera ejemplar para
Colombia, porque eso le
da gran prestigio a la institución de la descentralización
y a la institución de la autonomía.

Ustedes llegan, alcaldes y gobernadores
electos, en un momento de un Gobierno Nacional que ya ha avanzado,
que tiene un Plan de
Desarrollo aprobado, que está buscando recursos, que tiene
un déficit fiscal y un endeudamiento bastante elevados y
que, por supuesto, no puede trabajar con ustedes atendiendo un
amplio menú de peticiones.

En la primera etapa de los Consejos Comunitarios
de este Gobierno, diría que nos prepararnos a preparar con la base comunitaria
de la Nación, con alcaldes y gobernadores que participaron
activamente, con el Congreso, nuestro Plan de Desarrollo finalmente
modificado y aprobado por el Congreso.

En esta etapa esos Consejos Comunitarios
tienen que trabajar ya enmarcados en el Plan de Desarrollo. Entonces
las únicas
opciones que tenemos son las definidas en el Plan de Desarrollo,
cuya financiación todavía no está del todo
despejada. Hay que hacer un gran esfuerzo para poder financiar
lo que está dentro del Plan de Desarrollo.

Por eso hemos propuesto una metodología: presentarles a
ustedes las principales herramientas del Plan de Desarrollo, para
que esas sean las que orienten nuestra integración. Cada
ministro va presentando la suya y después se recoge la retroalimentación
de parte de ustedes.

Hoy no alcanzamos a ver todos los temas.
Por ejemplo, no nos acompaña
el Ministros de Agricultura ni el Director del Incoder, tema esencial
en el Caribe.

El Director del Incoder –un joven sumamente competente,
capaz, oriundo de Córdoba, dirigía Corpoica en Córdoba-,
le voy a pedir que rápidamente los visite a ustedes por
departamento, porque tiene un proyecto bastante importante, con
mucho peso, en la Costa Caribe, ya en marcha, donde están
adjudicando 29 pequeños distritos de riego nuevos. Y sumándole
a eso los que están potenciando, se llegará a la
suma de 69 y ahí hay temas de tanta trascendencia como el
distrito del río Ranchería, que es multipropósito,
para el departamento de La Guajira.

Entonces hoy no alcanzamos a ver todos
los temas. Les voy a proponer lo siguiente: les voy a pedir una
dispensa, porque me les voy a
tener que ausentar temprano, porque a las siete de la noche tengo
que instalar un foro de la OEA sobre partidos políticos.
Y tengo que escribir unas ideítas, entre otras cosas sobre
la conveniencia de que en Colombia haya un Congreso independiente,
que el Ejecutivo no lo compre con puestos.

A mí sí que me gusta tener un Congreso independiente
en Colombia. Que el Ejecutivo no le compre la independencia con
puestos. Una bancada que nos apoya por convicción y que
quienes hagan oposición o presenten alternativas que también
lo hagan por convicciones. Es muy grave en Colombia que el parlamentario
tenga que preferir cuidar unos puestos, que expresar una idea sobre
impuesto patrimonial.

A mí me gustan estos debates, son necesarios. Lo peor que
le puede pasar a Colombia es que se siga comprando al parlamento
con puestos y con auxilios. Entonces el parlamento dice: ‘me
quiero oponer al IVA pero no me puedo oponer al IVA porque me quitan
unos puestos’. Eso no puede seguir en Colombia. Ni podemos,
con el clientelismo, seguir dejando huérfanos a los partidos.

Nombran a alguien presidente de la constituyente
de un partido y entonces después para arreglar un problema político
con ese partido, dejan esa constituyente huérfana porque
su director pasa de Ministro. Eso no puede seguir en Colombia.
Eso es de la mayor gravedad, entonces vamos a defender estas tesis.
Porque hay crisis aparentes y crisis reales. Lo que hay hoy no
es crisis real, es crisis aparente, es ebullición de tesis,
lo cual necesita Colombia.

La crisis real es cuando todo se tapa con
puestos y con auxilios y no se permite que las diferencias y
las alternativas programáticas
afloren. Este es un debate bien importante que hay que dar en Colombia.
Y creo que si las cosas se manejan en Colombia con politiquería,
con puestos públicos, con auxilios, hay una aparente calma
que termina en una muerte imperceptible de los partidos y las instituciones
democráticas.

Si se recobra la independencia y se estimula
la ebullición
ideológica y programática, esos partidos y esas instituciones
se revitalizan, recuperan plenamente su vigor. Entonces hay que
dar ese debate.

Cuando me ausente esta tarde, los que puedan
quedarse, examinando temas puntuales con los ministros y con
los altos funcionarios
hasta la hora que ustedes lo digan. Empezaríamos entonces
con una firma del Pacto por la Transparencia y congelación
de los gastos de funcionamiento.

La idea es que todos nos ayudemos con un gran control de gastos
de funcionamiento. Ustedes tienen unos temas de inversiones y de
salarios que los manejan de acuerdo con las reglas, con lo que
le propusieron a la comunidad, con sus recursos presupuestales.
Y lo que queremos pedir en este pacto es un gran esfuerzo para
congelar gastos de funcionamiento. Una cosa son inversiones y salarios,
eso lo manejan, como acabo de decirlo. Otra cosa son gastos de
funcionamiento, que tenemos que hacer entre todos un gran pacto
para, en lo posible, mantenerlos congelados.

Después vendrá la exposición del Viceministro
de Comercio sobre el tema microcrédito, donde ustedes tienen
una gran posibilidad. Él les va a dar una explicación,
después de esa explicación se abre a la intervención
de ustedes. Después el Viceministro de Transporte y la Directora
de Invías dan una información general sobre infraestructura
en el Caribe. Viene la retroalimentación de ustedes y así sucesivamente.

El Gobierno está trabajando con
lo que llamamos los Programas Especiales y Siete Herramientas
de Equidad.

Los Programas Especiales dependen de cada
región. Por ejemplo,
en Cartagena, entre los que recuerde, hay tres: la construcción
de la vía perimetral en la Ciénaga de la Virgen,
que privilegia la parte del sendero peatonal, la construcción
del sistema de transporte masivo, que también es programa
especial para Barranquilla y la construcción de la infraestructura
deportiva para los Centroamericanos del año 2006.

Un programa especial de Sucre, el programa
de repoblamiento ganadero en los Montes de María. Un programa especial del Magdalena,
aplicar bien la sobretasa de reciente creación a los peajes
de la carretera Barranquilla – Santa Marta para la recuperación
de la Ciénaga Grande, etcétera. Entonces una cosa
son los programas especiales y otra cosa las herramientas comunes.

En las herramientas comunes hay siete:
tema de la Revolución
Educativa en calidad, cobertura, pertinencia. SENA, capacitación
técnica y ciencia y tecnología.

El tema de la protección social es la segunda herramienta:
régimen subsidiado, el programa contra el hambre que tiene
tres acciones: Familias en Acción –en lo cual en la
Costa Caribe colombiana hay un buen número-. El nuevo programa
de Bienestar Familiar, inicialmente propuesto para 500 mil niñitos,
pero con la ayuda de Dios en el año 2005 debemos llegar
a un millón. Y el tercero, el programa Revivir para 125
mil ancianos. Ahí también está el programa
Jóvenes en Acción y Jóvenes Rurales.

La otra herramienta de equidad, la tercera,
es el impulso a la economía cooperativa, donde queremos darles apoyo a ustedes
en dos áreas: en el área de crédito para instituciones
de economía solidaria serias, que ustedes promuevan o quieran
potenciar. Y en el área de subsidios como el Incentivo de
Capacitación Rural (ICR).

Por ejemplo, en palma africana, ¿cómo hemos venido
orientando los recursos? De la siguiente manera: los subsidios
monetarios a los campesinos, a los grupos asociativos especialmente.
Y para estimular la siembra de parte del gran empresario, como
tenemos que privarlo de los subsidios monetarios que se están
focalizando a campesinos, allí está el aliciente
del estimulo tributario, de la exención tributaria a las
nuevas plantaciones. Los invito a pensar cómo impulsamos
en toda parte la economía solidaria.

Está el tema del manejo social de los servicios públicos.
Hace una semana se desarrolló en Barranquilla un Consejo
Comunitario de casi dos días con Electrocosta y Electrocaribe.
Los gobernadores y alcaldes de capitales integran una veeduría,
que nos va a garantizar que lo que allí se acordó se
cumpla. Yo creo que fue un buen ejercicio, ahora nos toca es cumplir
lo acordado allí entre el Gobierno, la comunidad, las autoridades
regionales y locales y las empresas prestadoras del servicio.

En eso de servicios públicos hay temas muy delicados, como
el faltante de inversión en acueductos y alcantarillados
en la Costa Caribe. Y allí entran limitaciones muy severas
del Gobierno. Este año, por ejemplo, los municipios de la
Patria, del rublo propósito general, tienen alrededor de
900 mil millones para acueductos y alcantarillados.

El presupuesto del Ministerio era de 37
mil millones (de pesos), que debía agotarse pagando fundamentalmente vigencias futuras
que se vencen este año y que se concedieron en el pasado.
Entonces tenemos bastantes y muy serias dificultades en materia
de cofinanciación de acueductos y alcantarillados.

En las audiencias públicas que se llevaron a cabo para
una partida del Plan de Desarrollo, en algunos departamentos se
definió privilegiar acueductos y alcantarillados. Vamos
a hacer todo el esfuerzo para respetar la voluntad de esas audiencias
públicas. Pero estoy preocupado por nuestra dificultad de
financiación en esa materia y las necesidades de ustedes.
Ahí nos van a tener que ayudar revisando muy bien su presupuesto
de propósito general y mirando cómo privilegian acueductos
y alcantarillados.

Y viene el otro tema, que es el administrativo
e institucional. Ahora veía el tema de los acueductos de Cereté, Ciénaga,
San Carlos, Sahagún, si la memoria no me falla, cuya licitación
ya está abierta. Vamos a ver eso cómo nos sale bien
y se va reproduciendo en toda la Costa con total transparencia.

Mi sugerencia es que todos esos sistemas
tengan participación
comunitaria. Hay que volver a la gente socia directa o indirecta
de los sistemas de servicios públicos. Creo que es lo único
que resuelve esta contradicción que todos los días
es más antagónica y que genera más tensión
entre los prestadores de servicios públicos y los usuarios
de esos servicios.

Para el salvamento de Emcali hemos definido
un fondo de capitalización
social. Parte de la tarifa que pagan los usuarios se llevará a
ese fondo. Los usuarios serán socios de ese fondo, Ese fondo
le dará apoyo financiero a la empresa y tendrá con
la empresa un pacto de buen Gobierno.

Yo creo mucho en esa figura, desde el punto
de vista de construir solidaridad, de dirimir contradicciones,
de construir capitalismo
social, capitalismo de base, de sustituir odios y tensiones por
cooperación, una sociedad menos confrontada, una sociedad
más cooperante. En la Costa Caribe allí hay un reto
muy grande.

Está el otro tema, que es la construcción del país
de propietarios, a lo cual concurren microcrédito, vivienda,
esos fondos de capitalización.

En vivienda está el tema de la vivienda urbana, de la vivienda
rural. Hace dos semanas entregamos los subsidios de mejoramiento
de vivienda rural de este año. Esta semana, el jueves, en
presencia de los congresistas que oportunamente los invitaremos,
vamos a firmar el pacto con el sector financiero, para financiar
vivienda social de menos de 20 millones. Yo creo que ese va a ser
un muy buen paso.

Me he comprometido que en la adición presupuestal del año
entrante vamos a proponerle al Congreso duplicar la partida para
el mejoramiento de vivienda rural, porque la necesidad excede largo
rato las apropiaciones presupuestales.

Quiero invitarlos también a trabajar en vivienda con las
cajas de compensación. Confío que el Congreso, en
pocos días nos apruebe y reivindique ante el país,
un proyecto para que las cajas de compensación tengan secciones
de ahorro y crédito, que les permitan apalancar microcrédito.
Eso puede ayudarnos mucho en vivienda y en microcrédito
productivo.

Y vamos a tener que pensar en que Colombia
no puede sustentar toda su política de vivienda en subsidios. La demanda excede
por años la capacidad del Estado de otorgar subsidios. Por
eso el esfuerzo que hagan ustedes, con adquisición de terrenos,
con servicios públicos y el que ayude a hacer la Nación
para otorgar créditos, a tasa de interés asequible,
a plazos cómodos, puede en el mediano y largo término,
ser mucho mejor que seguir a la espera de que lleguen unos subsidios
estatales que no alcanzan a atender las necesidades de la gente.

Y está el problema de la calidad de vida urbana. Les pedimos
a ustedes presentar sus proyectos de vivienda con mucha atención
a la calidad de vida. A los colombianos pobres no los podemos seguir
metiendo en unas urbanizaciones donde quedan apretujados. Mucho
más con hacinamiento que con alta densidad, eso es una tragedia.
Hay que ser muy exigentes en vías, en senderos, en áreas
recreativas. La casita da espera, la infraestructura no.

Si una urbanización nace con mala infraestructura, así se
quedó, eternamente. Si nace con buena infraestructura y
la casita se hace modularmente, finalmente se consigue un gran
nivel de vida.

El Ministerio (de Vivienda), en la asignación de subsidios
de esfuerzo municipal, le asigna hoy mucha importancia a la variable
de calidad de vida. Quería llamarles la atención
sobre eso.

Y en el tema de calidad de vida, es muy
importante exigir los senderos peatonales, las áreas recreativas y las ciclorutas
en todas las vías.

Por ejemplo, Invías va adjudicar ahora un kilómetro
demostrativo, entre Cereté y el aeropuerto de Montería,
de doble calzada y cicloruta.

Es una tragedia lo que sigue pasando en
la Patria, en el Caribe colombiano, la cantidad de accidentes.
Los vehículos arrollan
permanentemente a una persona que va en una bicicleta, alguien
que va en un burrito, etcétera. Nosotros tenemos que mentalizarnos
hoy que hay que entregarle la infraestructura, antes que a los
vehículos, a los peatones y a las bicicletas.

Yo quiero que el Gobierno Nacional cumpla
con eso y que ustedes nos ayuden a ponerle todo el interés a eso en la construcción
de infraestructura.

Les agradezco mucho su asistencia hoy.

Deja una respuesta