Sitio oficial
 

ACTIVACIÓN DEL BATALLÓN DE ALTA MONTAÑA NÚMERO 6
Mensaje de Navidad a Soldados de Colombia
Diciembre 24 de 2004 (Fundación – Magdalena)

ACTIVACIÓN
DEL BATALLÓN DE ALTA MONTAÑA NÚMERO 6
Mensaje de Navidad a Soldados de Colombia
Diciembre
24 de 2004 (Fundación – Magdalena)

Compatriotas.

Qué grato llegar este 24 de diciembre a la Sierra Nevada,
a este promontorio Caribe, único en el mundo, a ver que los
soldados de la Patria no solamente han clavado la bandera de Colombia
donde había sido usurpada y pisoteada, sino que han regresado
al corazón de estos niños y de estos habitantes la
esperanza de una Patria amable, justiciera, en permanente progreso.

Qué bueno que aquí donde estaba la emisora del terrorismo,
hoy estén los medios de comunicación del Ejército
de la Patria para apoyar a la ciudadanía.

Qué bueno que aquí donde estaba
la bandera del terrorismo, hoy flamee, segura y victoriosa, la
bandera de Colombia.

Qué bueno que aquí donde se escondían los terroristas,
planeaban sus hechos torturantes contra el pueblo colombiano, hoy
instalemos este Batallón de Alta Montaña para que desde
acá cuide los cerros de la Sierra y las tierras del Magdalena,
del Cesar y de La Guajira.

Pero fundamentalmente, qué bueno que estos niños,
que estas familias desplazadas, hayan podido regresar a cultivar
sus tierras, a vivir tranquilamente este aire puro de la Sierra Nevada.

Qué bueno, Ministro (de Defensa, Jorge Alberto Uribe), General
Ospina, muy apreciados comandantes, que lo que ha hecho el Ejército
aquí para recuperar la planta de energía de Santa Clara,
para recuperar la carretera, para pintar las casitas, lo haga en
toda la Patria. Un Ejército a cada momento más profundamente
anclado en el corazón del pueblo colombiano.

Soldados de mi Patria: un compromiso de este
24 de diciembre, que estos niños no tengan por qué conocer el terrorismo
que sometió a sus padres al sufrimiento. Que estos niños
crezcan con la protección y el buen ejemplo del Ejército
de la Patria. Que estos niños en esta Navidad puedan vivir
felices por la seguridad de su Patria y añorar una Patria,
y concebirla como fuente de felicidad para toda su existencia.

Mil gracias a todos por este esfuerzo. Agradezco a los alcaldes,
al Gobernador, su permanente apoyo a las fuerzas institucionales
de la Patria. Agradezco a los congresistas del Magdalena, del Cesar
y de La Guajira su permanente apoyo para esta tarea.

Agradezco al pueblo campesino de la Sierra
Nevada su rechazo al terrorismo, su abrazo, la apertura de su corazón,
a los soldados de la Patria.

Estos picos de la Sierra, que en las palabras
de El Libertador fueran referidos como paraísos de ensueños, picos impolutos,
se habían convertido en paraísos de delincuencia y
en picos de contaminación del narcotráfico y del terrorismo.

Con la acción de los soldados de la Patria, con la integración
entre la ciudadanía y los soldados de la Patria, que estos
picos de la Sierra vuelvan a ser aquello que se presentó ante
El Libertador: paraísos de ensueños, picos impolutos,
para que estos niños a su amparo puedan vivir y crecer felices.

Desde acá un saludo de Navidad a todos los soldados de la
Patria, situados en todos los puntos cardinales. Mientras muchos
colombianos están hoy preparando la Navidad, todavía
reuniendo regalos para los niñitos, haciendo turismo o beneficiándose
del turismo, los soldados de la Patria hacen un inmenso sacrificio
en muchas regiones. Se exponen al riesgo, al riesgo de sus vidas,
para luchar por darnos tranquilidad a todos los colombianos.

Soldados de la Patria: la Navidad cristiana
es feliz para toda la Patria por el sacrificio de ustedes. Que
el 2005 sea un año
venturoso para Colombia en seguridad, en empleo, en justicia social.

Que esta Navidad de hoy sea una Navidad más tranquila, una
Navidad de sueños, pero con esos sueños que requerimos:
los sueños que puedan convertirse en realidades, como los
vamos a convertir con el esfuerzo de ustedes.

Que jamás vuelva a ser pisoteada la bandera de Colombia en
esta Sierra Nevada. Que los pocos terroristas que quedan aquí huyendo,
se sometan rápidamente, sean finalmente derrotados por las
Fuerzas Militares o escojan el camino de la reinserción.

Hoy 24 de diciembre, con la bandera de la
Patria flameando tranquila y victoriosa en la Sierra Nevada, encontramos
un motivo de más
tranquilidad y de felicidad para esta Navidad.

Gracias, soldados de la Patria”.

Deja una respuesta