Sitio oficial
 

ENTREGA DE ACCIONES DEL ESTADO EN LAS SALINAS DE MANAURE
A INDÍGENAS WAYUÚ
Diciembre 21 de 2004 (Manaure – La Guajira)

ENTREGA
DE ACCIONES DEL ESTADO EN LAS SALINAS DE MANAURE
A INDÍGENAS WAYUÚ
Diciembre
21 de 2004 (Manaure – La Guajira)

Querida comunidad:

Quiero felicitarlos a todos por dar finalmente
este paso. Agradezco inmensamente la paciencia de las comunidades
por todos esos años
de brega, que hoy están llegando a un buen puerto. Agradezco
los esfuerzos que se dieron en el pasado en las diferentes instituciones
para dar pasos que antecedieron el paso fundamental de hoy.

Agradezco al equipo del Ministerio de Comercio
e Industria encabezado por el ministro Jorge Humberto Botero, al
viceministro Carlos Alberto
Zarruk por esa dedicación al trabajo de la empresa popular
de la Patria.

Agradezco a Juan Andrés Carreño, que como lo vimos
muy bien en el informe y como lo corroboran los hechos, ha hecho
una gestión brillante, eficiente, que ha permitido este saneamiento
que nos facilita hoy la entrega a la comunidad.

Agradezco el apoyo respetable, institucional,
comprometido, de la Contraloría General de la Nación, que hoy nos honra
con la presencia en este acto del contralor Antonio Hernández
Gamarra.

A todos ellos, mucha gratitud. Al gran pueblo guajiro y a sus comunidades,
muchas felicitaciones.

Nosotros propusimos a la Patria derrotar
el Estado burocrático
y sustituirlo por el Estado Comunitario. Un Estado en el cual la
comunidad participe más en la toma de decisiones, en la ejecución
de decisiones, en la vigilancia de decisiones. Un Estado en el cual
la participación de la comunidad beneficie a la comunidad.

Durante años eran necesarios los subsidios estatales a estas
explotaciones de sal. Permanentes los conflictos. Único conductor,
la insatisfacción de la comunidad. La decisión de sus
directivos, encabezados por el Ministro, el viceministro y el doctor
Juan Andrés Carreño, logró ese saneamiento tan
importante para darle tránsito hoy del Estado burocrático
para el Estado Comunitario.

Ningún hecho pone en mayor evidencia ese tránsito
del Estado burocrático al Estado Comunitario, que la firma
de la escritura que acaba de darse.

Sin demagogia, un proceso serio, una empresa saneada, una empresa
que recibe hoy la comunidad sin temor a encartarse con ella. Una
empresa que garantiza que con buen manejo va haber ese equilibrio
entre ingresos y gastos.

Falta dar el paso del operador, y hay que darlo con toda transparencia
y definirlo con todo acierto.

Aquí quiero resaltar otros dos puntos. El Gobierno Nacional
ha venido en una profunda reforma de la administración pública.
Miren las cifras que ha dado el doctor Juan Andrés Carreño
sobre la reforma de la Concesión Salinas.

Qué tal si no hubiéramos hecho esta reforma. Quién
estaría asumiendo las pérdidas con un Estado en semejante
déficit.

Pero ahí no nos hemos quedado. Esta reforma hace parte de
la reforma de 170 entidades del Estado, de la liquidación
de 38. Una de las liquidadas el IFI. Mantener al IFI le había
costado al Estado colombiano 300 mil millones. Qué bueno haber
dado ese paso de liquidarlo. Porque hay que definir para quién
es la platica del Estado: para servirle a la comunidad o para sostener
feudos burocráticos ineficientes. Vamos a seguir en esa profunda
reforma del Estado.

Y propusimos a los colombianos un País de Propietarios, mayor
participación de todos los colombianos en la propiedad. Hoy
estamos asistiendo a la entrega de la propiedad a sus dueños
históricos y naturales, sus comunidades ancestrales.

Esto hace parte, esto no es un hecho aislado,
hace parte de una política general. Hoy le estamos entregando
el 51 por ciento de la propiedad, que era del Gobierno, a las comunidades.

Cuando empezó el Gobierno, para salvar a Paz del Río
aumentamos la propiedad de los trabajadores del 9 al 41 por ciento
en Paz del Río. Sustituimos el viejo sindicalismo reivindicante
y costoso por un sindicalismo de participación empresarial.

Paz del Río venía de dar cuantiosas pérdidas
que la tenían al borde de la sepultura y genera este año,
para bien de sus trabajadores, sus jubilados y la comunidad de Boyacá,
más de 100 mil millones en utilidad.

Eso es lo que queremos de estas Salinas de
Manaure. Con la ayuda de Dios, queremos visitarlos en un año a que nos muestren
las cifras su gestión y a que le mostremos de aquí al
país un gran balance, para tranquilidad de todos los colombianos,
para orgullo de estas comunidades y para su bienestar social. A eso
los invito.

Fue muy grato, hace tres semanas, reunirnos
todo un día para
examinar en un Consejo Comunitario la reforma del Estado. Las electrificadoras
estaban casi todas perdiendo. Hoy están ganando. Estado Comunitario,
Estado sostenible.

Fue muy grato revisar los avances de Telecom,
los avances de Emcali, los avances en la Telefónica de Barranquilla, los avances
en el Acueducto de Cúcuta, los avances, por ejemplo, en el
oriente del país con el nuevo IPSE, dándole mejor servicio
público a nuestros compatriotas. Vamos a seguir esta profunda
reforma del Estado.

Este año, recordaba mi buen amigo, el Gobernador González
Crespo, hago el quinto viaje a La Guajira. El año pasado otro
número viajes realizamos a esta querida tierra. Este Gobierno
empezó haciéndolo el 7 de agosto. Ese viernes estábamos
enfrentando el problema de Emcali. Estaba quebrada. Hoy la tenemos
bien del otro lado.

Ese sábado estábamos en el primer consejo comunitario
en Nariño y al viernes siguiente en el primer consejo comunitario
en La Guajira. A este consejo comunitario llegó el problema
de estas salinas. Ese día el ministro Botero nos comprometió a
hacer una gestión que garantizara el equilibrio y avanzar
para la entrega definitiva a la comunidad. Pero no entregándole
a la comunidad unas pérdidas, no entregándole a la
comunidad un fiasco, no entregándole a la comunidad un equipaje
de mortificaciones, sino una empresa promisoria, que hoy es la que
se entrega.

Cumplimos con ese consejo comunitario. Qué bueno. En ese
mismo consejo comunitario se pidió que finalmente se posibilitara
la instalación de la planta experimental de energía
eólica. Con los congresistas aprobamos la exención
tributaria. Hoy están instalados los primeros 15 mil kilovatios
de energía eólica.

En ese consejo comunitario avanzamos en el
tema de salud. Le voy a dar la palabra al ministro (de la Protección Social) Diego
Palacio. En ese consejo comunitario avanzamos en el tema del turismo
ecológico. Hemos avanzado bastante en el Cabo de la Vela y
ya también hay unos proyectos en otros municipios para financiar
las posadas comunitarias. En el Cabo de la Vela son posadas Wayúu.

Quiero confirmar lo siguiente: con el gobernador
González
Crespo hoy hemos hecho un acuerdo para que la bonanza carbonífera
de La Guajira se invierta en un gran proyecto de agua.

Vengo a proponerle, ya que lo dije en voz
baja, que llevemos ese acuerdo al Conpes. Que queden definidas
allí las obligaciones
de La Guajira y las obligaciones del Gobierno Nacional.

Esa bonanza carbonífera invertida
transparentemente en un gran proyecto de agua, tiene que ser redentora
para esta tierra.

Espero, Gobernador, que en el mes de febrero,
coordinados los acuerdos con la Ministra del Medio Ambiente (Sandra
Suárez), con el
Director Nacional de Planeación (Santiago Montenegro), con
la ayuda del Vicepresidente, esos compromisos queden consignados
en un documento CONPES.

Le voy a pedir al Director de INVÍAS que nos informe sobre
la apertura de licitación para contratar la pavimentación
de la carrera Riohacha – El Pájaro – Manaure,
que la pidió esta comunidad desde el primer consejo comunitario,
fundamental para que fluya el turismo.

Esta mañana desde el helicóptero veía este
mar tan lindo, esta tierra tan bella, me metía en el corazón
de sus gentes tan hospitalarias, cerraba los ojos y después
me decía: con esta carretera pavimentada, esto bien organizadito
de posadas turísticas Wayúu, en paz, en una integración
entre las Fuerzas Militares y de Policía de la Patria y la
comunidad, sin narcotráfico, sin guerrilla y sin paramilitares,
esto lo volvemos un paraíso.

Los mismos periodistas me decían: Presidente, cómo
va el orden público en La Guajira? Y yo les decía:
apaguen las grabadoras. ¿Cómo lo sienten ustedes? Y
me decían: mejorcito.

No les quepa la menor duda que estamos sacrificados
hasta que nos mejoremos del todo. Hasta que derrotemos el último de los
violentos. Porque este país lo que necesita son tres cositas:
derrotar el terrorismo, derrotar la corrupción y reivindicar
a los pobres. Y en esa tarea no le vamos a fallar a Colombia.

Muchas gracias

Deja una respuesta