Sitio oficial
 

ENTREGA DE VIVIENDAS DE INTERES SOCIAL EN SUBACHOQUE
Diciembre 19 de 2004 (Subachoque – Cundinamarca)

ENTREGA
DE VIVIENDAS DE INTERES SOCIAL EN SUBACHOQUE
Diciembre
19 de 2004 (Subachoque – Cundinamarca)

Compatriotas:

Además de las palabras que ya hemos podido cruzar con ustedes,
quiero felicitarlos, repetirles un saludo muy afectuoso y romper
lo que ha sido la regla de estas reuniones, porque estas reuniones
son consejos comunitarios más extensos, más cortos,
con gran participación, con orden en los temas.

Generalmente yo no hablo del tema seguridad en estos consejos, en
estas reuniones, pero hoy voy a pedir la venia de ustedes para hacer
unas referencias a lo que es el problema de los ciudadanos que están
secuestrados en poder de las Farc.

Desde Subachoque quiero referirme a este tema, haciendo destinatarios
a todos mis compatriotas. Cuando este Gobierno empezó –antes
de empezar, siendo Presidente electo-, repetí lo que había
propuesto en la campaña presidencial a mis compatriotas: el
Gobierno estimulará un acuerdo humanitario, si coincide con
la iniciación de un proceso de paz y ese proceso de paz tiene
que empezar con un cese de hostilidades.

Lo habíamos dicho ampliamente en Cundinamarca. No puede haber
acuerdo humanitario si no va acompañado de un proceso de paz
y ese proceso de paz tiene que iniciarse con un cese hostilidades.
Me reuní con el Presidente (Jacques) Chirac de Francia, con
el Canciller francés, con el Secretario de Naciones Unidas,
Kofi Annan; con familiares de los secuestrados, me pidieron que desvinculara
el proceso de paz del acuerdo humanitario. Finalmente accedimos para
facilitar ese acuerdo humanitario, dijimos: correcto, accedemos a
esta petición.

Propusimos un acuerdo humanitario sobre la base de una mediación
de Naciones Unidas, la condición de que liberaran a todos
los secuestrados, la condición de que aquellos guerrilleros
que lleguen a salir de la cárcel no regresarán a la
guerrilla, se fueran a un país como Francia y ese país
asumiera la obligación de protegerlos y de garantizarle a
Colombia que ellos cumplían la condición de no regresar
a la guerrilla.

Trascurrieron los meses, esa propuesta no tuvo ninguna respuesta
del terrorismo, sin embargo seguimos trabajando.

Meses después me dijo la iglesia: ‘Presidente, acepte
una cosa: que los guerrilleros que salgan de la cárcel no
se tengan que ir a Francia, sino que se puedan quedar aquí’.
Le contesté a la Iglesia: el Gobierno lo acepta siempre y
cuando haya una garantía efectiva de que no regresan a delinquir.
Ahí quedamos, seguimos trabajando.

Al ver el avance del proceso de reinserción, es que hoy Colombia
está ajustando cerca de 10 mil reinsertados en este Gobierno,
ese es un proceso de paz sin antecedentes. Cuando se reinsertó el
M – 19 se reinsertaron 900: 180 guerrilleros y el resto apoyos.
Cuando se reinsertó el EPL hubo 1.000 guerrilleros, 1.200.
Cuando se reinsertó la Corriente de Renovación Socialista:
280. Un proceso de reinserción en este Gobierno que lleva
cerca de 10 mil personas, 4 mil de ellos de las Farc, es el proceso
de paz más importante de la vida de Colombia. Hay 4 mil de
las Farc en ese proceso y el Gobierno los está tratando a
todos generosamente. El Gobierno los está tratando a todos
con generoso patriotismo. ¿Ustedes si saben el esfuerzo que
implica atender 10.000 reinsertados?

Al ver que ese programa viene funcionando bien, le dije un día
a la Iglesia, se lo dije al gobierno de Francia y al gobierno de
Suiza: correcto, aceptamos que aquellos guerrilleros que salgan de
la cárcel, al firmar el compromiso de que no volverán
a delinquir, necesariamente no se tengan que ir a Francia ni al exterior,
que se puedan quedar en Colombia, pero que participen del programa
de reinserción. Miren ustedes los pasos que ha venido dando
el Gobierno.

¿Qué no podemos aceptar? Primero, no podemos aceptar
desmilitarizar zonas.

Ustedes creen que después de este sacrificio de las Fuerzas
institucionales de la Nación, la cantidad de soldados y policías
mutilados por las minas quiebrapatas, el esfuerzo para derrotar el
terrorismo, lo que le ha pasado al país con zonas desmilitarizadas,
los emporios de drogas, de armas, que se han levantado en las zonas
desmilitarizadas, ¿ustedes creen que podríamos desmilitarizar
hoy zonas?

El Gobierno ha dicho: no podemos desmilitarizar zonas. El Gobierno
ha dicho: los guerrilleros que salgan de la cárcel, que renuncien
a la guerrilla. ¿A ustedes les parece que estaría bien
que el Gobierno permitiera que los que salgan de la cárcel
vuelvan a la guerrilla a delinquir? Eso sería ofender a la
Fuerza Pública.

Y el Gobierno ha dicho: liberamos de la cárcel a aquellos
que hayan cometido delitos no atroces.
El Gobierno tiene tres puntos claros que son esos. ¿Y por
qué? Porque no podemos desmotivar la Fuerza Pública.
Porque no podemos crearle confusiones a la opinión pública
nacional. Porque nosotros vamos en un camino, con la ayuda de Dios,
firme, sin claudicaciones, una Patria sin droga, una Patria sin terrorismo,
eso quiere decir una Patria sin guerrilla y una Patria sin paramilitares. ¡Y
en eso no hay juego!, ¡y en eso no hay dudas! Y para lograr
eso necesitamos una Fuerza Pública motivada, trabajando de
día y de noche, con un designio: Colombia sin droga, Colombia
sin terrorismo guerrillero, Colombia sin terrorismo paramilitar.

Entonces tengo que poner mucho cuidado. Yo no me voy a poner a hacer
un jueguito con las Farc, para desmotivar a la Fuerza Pública.

La historia de la Patria hay que conocerla. En muchas ocasiones
en la Patria, por hacerles juego a los terroristas, han desmotivado
a los soldados y a los policías de la Patria y nosotros lo
que necesitamos es darle gratitud y motivación a quienes están
haciendo ese esfuerzo por liberarnos del terrorismo que son los policías
y soldados de la Patria.

Esa es la razón por la cual el Gobierno ha dicho: no hay
zonas desmilitarizadas. Por la cual el Gobierno ha dicho: los que
salgan de la cárcel tienen que renunciar a la guerrilla, a
la actividad armada y tienen que irse al extranjero o entrar a un
proceso de reinserción. Y por eso, tampoco, podemos liberar
a los que estén incursos en delitos atroces.

Pero, a pesar de que el Gobierno, una y otra vez –atendiendo
el clamor de los familiares de los secuestrados, atendiendo el clamor
de la comunidad nacional e internacional-, ha cedido, en el terrorismo
ha habido oídos sordos.

Me pregunto: cuando secuestran a alguien y le cobran dinero, para
liberarlo no necesitan zona desmilitarizada. ¿Entonces qué es
ese cuento de que hay que desmilitarizarles una zona para liberar
a estos compatriotas secuestrados?

Hace pocos días liberaron a unos de los secuestrados del
Huila porque les cobraron. Ahí si no exigieron zona desmilitarizada.
Así como a los que han pagado esos rescates o los han liberado
sin zona desmilitarizada, también deberían proceder
a liberar a estos otros compatriotas.

¿Qué ha pasado en los últimos días?
El caso de la extradición del señor Trinidad de las
Farc. Cuando la Corte Suprema de Justicia toma una decisión
sobre extradición, el Gobierno debe tomar la decisión
al cabo de unos días fijados en la ley, un plazo legal. Para
el caso del señor Trinidad, el plazo legal se le vence al
Gobierno el 21 de diciembre, si la memoria no me falla.

Teníamos dos opciones. Una opción: simplemente extraditarlo. ¿Por
qué? Porque las Farc no está en proceso de paz, porque
esos señores en nada le han contribuido a la paz de Colombia,
porque esos señores siguen es haciendo terrorismo y maltratando
al pueblo colombiano.

Una segunda opción: explorar la liberación de los
secuestrados. ¿Qué decisión tomamos hace dos
noches? Dijimos: el Gobierno extradita al señor Trinidad pero,
si antes del 30 de diciembre son liberados los secuestrados, los
colombianos que están allí secuestrados, los tres norteamericanos
secuestrados, el alemán secuestrado, el Gobierno revoca la
decisión y no extradita al señor Trinidad.

Yo le he preguntado a algunos compatriotas: ¿ustedes esperaban
eso? ‘No, Presidente. Como las Farc no ha hecho esfuerzos de
paz, conociéndolo a usted, lo único que esperábamos
era que lo extraditara simple y llanamente’.

Creo que lo que hemos hecho es generoso, es un paso más,
una oferta grande y generosa. Decir: a pesar de que no están
en proceso de paz, nos abstenemos de extraditarlo si liberan a los
secuestrados. Eso es generoso.

Algunos me han dicho: ‘Presidente, es grave mezclar la extradición
con un tema político, como es el tema de la liberación
de los secuestrados’. Yo he contestado: ‘si, es grave’.
Reconozco que esa mezcla no debería existir. ¿Por qué he
puesto esa condición? Porque he querido darle una señal
clara a los compatriotas, que este Gobierno tiene toda la decisión
de derrotar el terrorismo y toda la voluntad para negociar la paz.
Si no tuviéramos esa voluntad para la paz, Colombia no tendría
hoy 10 mil reinsertados en este Gobierno.

No es fácil mezclar el tema de la extradición con
el tema de la liberación de los secuestrados, pero lo hemos
hecho por el bien de la Patria, para explorar una posibilidad de
que liberen a los secuestrados. Por eso, pido la comprensión
de todos mis compatriotas.

Miren, habría podido decir simple y llanamente lo que estaban
esperando los colombianos del común: ‘como las Farc
no está en proceso de paz, se extradita el señor Trinidad’,
sin más. Sin embargo, pensando en los compatriotas secuestrados,
en los tres norteamericanos y en el alemán secuestrado, dijimos:
se extradita, pero si los liberan, se revoca la extradición.

¿Qué me preocupa?, que cuando lo normal habría
sido extraditarlo simple y llanamente y lo anormal es lo que estamos
haciendo –en nombre de la generosidad-, ofreciendo que si liberan
a los secuestrados no será extraditado Trinidad, algunos tratan
de desacreditar esa opción.

Pero miren, el Gobierno tiene que ser firme contra el terrorismo
y tiene que ser cuidadoso para procurar la liberación de los
secuestrados. Lo que no puede seguir pasando en la Patria, es que
siempre sean los terroristas los que ponen las condiciones. Lo que
no puede seguir ocurriendo en la Patria, es que sean los terroristas
los que toman la iniciativa.

Es un paso generoso, reitero esa oferta. Hoy está ordenada
la extradición del señor Trinidad, si las Farc liberan
a todos los secuestrados, que son más de 60, tres norteamericanos,
un alemán y los otros colombianos, se revoca esa extradición.

El problema es que, con un terrorismo tan vanidoso, con un terrorismo
que se ha sentido tan potente –porque es un terrorismo rico-,
no hay oferta generosa del Gobierno que valga. ¡Ojalá en
esta oportunidad reflexionen! Pero tiene que tener en claro que en
Colombia hay un designio: una Patria sin guerrilla, una Patria sin
paramilitares y una Patria sin droga. Y tengo que recordarle a los
compatriotas que el Gobierno ha sido generoso no sólo de palabra
sino de hecho: hoy hay 23 de las Farc indultados, salieron de la
cárcel, están en el programa de reinserción,
atendidos con generosidad.

Quería desde Subachoque, enviar este mensaje al oído
de todos mis compatriotas.

Alcalde, muy querida comunidad, los saludo muy afectuosamente,
todo está hablado, a ver cómo seguimos con estas
obritas y les deseo una Navidad Feliz, un 2005 feliz. Trabajemos
con mucho amor por Colombia. Lo más importante del trabajo
por la Patria es hacerlo con amor, para que esta Patria sea un
Patria mejor.

Cuando veo ese reguero de muchachitos, esa cosecha de niños,
pienso con angustia, ¿Señor, será que van a
vivir felices en Colombia?

Quiero agradecer inmensamente al Congreso de la República –aquí representado
por los senadores Leonor Serrano, Álvaro Sánchez, Andrés
González, los representantes Nancy Patricia Gutiérrez,
Milton Rodríguez, Armando Bennedetti, Buenaventura León-,
todo el esfuerzo que han hecho. La política de reforma administrativa
que es bien útil para el país, empieza a verse en estos
mecanismos de transformación del programa de vivienda.

Y a todos ustedes en Subachoque, que sigamos trabajando con amor
por Colombia para que las nuevas generaciones puedan vivir felices
en esta gran Patria.

Muchas gracias a todos”.

Deja una respuesta