Sitio oficial
 

CONSEJO COMUNAL DE GOBIERNO # 55

Enero 31 de 2004 (Florencia – Caquetá)

Querida comunidad:

Quiero confesarles un sentimiento personal.
Esta mañana
cuando me desperté sentí un alborozo que me recorría
todo el cuerpo. Y me pregunté ¿por qué? Y
rápido me llego la respuesta: porque venía a encontrarme
con unos héroes de mi Patria, con los habitantes del Caquetá.
Que han sido asaltados por todas las plagas pero que han mantenido
incólume su dignidad. Bien lo dice el himno del Caquetá este
pueblo, es un pueblo digno de amar.

Desde Florencia invito a todos los colombianos
a pensar en el Caquetá, en la dignidad de sus gentes,
atropelladas por todas las plagas con una dignidad inquebrantable.
Invito a mis
compatriotas a tener toda la solidaridad, todo el afecto, todo
el compromiso con esta gran tierra.

Al entrar a la Brigada el comandante del
Ejército, general
Martín Orlando Carreño; el comandante de la División,
general Hernán Cadavid; el comandante de la Brigada, general
Guillermo Quiñones y el comandante de la Brigada Antinarcotráfico,
General Suárez, nos mostraron los decomisos de las últimas
semanas a la guerrilla. Que el país los vea.

Una guerrilla poderosa económicamente. Esos decomisos de
elementos nuevos que se realizaron con los operativos en la Unión
Peneya y en San Isidro, en el estimativo del General Carreño,
ascienden a 10 mil millones.

El Caquetá ha sufrido la guerrilla, el narcotráfico
y recientemente los paramilitares. La tarea no es fácil,
pero déjenme reasumir un compromiso del alma, del corazón,
de todas las fibras de mi ser, el compromiso de derrotar estas
delincuencias para que aquí vuelva plenamente la paz y la
tranquilidad que merece este pueblo.

En cada soldado, en cada policía de la Patria, encuentro
una expresión de solidaridad. Su heroísmo, su exposición
al riesgo, su dedicación avalan esta palabra y este compromiso.
No lo vamos a conseguir de media noche para el día, no se
producen milagros, pero con persistencia, como persistente e inquebrantable
ha sido la dignidad de este pueblo lo vamos a lograr. Ustedes lo
merecen.

Se siente muy ufana la guerrilla por todos
los santuarios que ha tenido en esta zona de la Patria. Ahí vamos. Lo de Unión
Peneya – San Isidro va mostrando un camino. Va mostrando
un camino para recuperar el imperio de las instituciones. Esta
Patria necesita el dominio de las instituciones y el respeto a
las reglas de la democracia.

Eso sumado con una batalla diaria por la
solidaridad nos va a llevar al triunfo. Ustedes han sufrido mucho,
mis compatriotas
del Caquetá. Pero estos males no pueden durar siempre. Con
buena fe, con persistencia, con afecto a Colombia, vamos a remontar
esta pesadilla y a trabajar para que venga centurias de felicidad
a esta tierra tan bella como lo acabamos de ver en ese vídeo.

Que bueno que este descendiendo el desempleo:
tres puntos. Eso es importante, en esta Patria hay mucha pobreza,
mucho desempleo,
pero ahí vamos. La noticia de ayer como dicen los campesinos
acompaña a trabajar. Se redujo el desempleo de diciembre
del año anterior que estaba en casi 16 por ciento a 12.3
por ciento.

Desde aquí quiero felicitar a la ciudad de Cali. Presentó el
menor índice de desempleo entre las grandes ciudades colombianas.
Y allí hemos tenido el mayor programa de Microcrédito.
Como ha ayudado la pequeña empresa, el programa de Microcrédito,
a ir derrotando el desempleo en Cali.

Pero no nos conformamos con estas cifras.
Hay millones de colombianos que aún están desempleados. Vamos a luchar con toda
la tenacidad para reactivar plenamente esta economía.

A todos un saludo muy afectuoso. Este consejo,
no es un consejo de promesas, es un consejo de compromisos. No
es un consejo de
milagros. Todo en la vida es producto de la dedicación,
de la constancia, siempre conducidas con un hilo de todas las horas:
la buena fe.

Trabajando alcaldes, gobernadores, concejales, diputados, Congreso,
organismos de control, la justicia, la comunidad, con la ayuda
de la iglesia, de esta buena madera del pueblo vamos a salir adelante.

Había venido a Florencia en la tarde del 8 de agosto, al
día siguiente de mi posesión. Hemos vivido momentos
muy difíciles. Aquí encuentro héroes como
el doctor Almario. Lo que le ocurrió. Héroes como
el doctor Serrano. Como han resistido para salvar la democracia.
A ellos mi congratulación porque son un ejemplo para Colombia.
Y aquí encuentro héroes en todos ustedes, en los
policías, en los soldados.

Ahora cuando veníamos del aeropuerto vi que los arbolitos
están bonitos y lo encontramos con aseo y lo van a mejorar
todo porque Colombia tiene que ser muy bella y hay que preocuparse
de todos esos detalles.

Colombia tiene que ser una quinceañera a las siete de la
noche del día de su fiesta. Ustedes se imaginan algo más
bello que una quinceañera cuando la acaban de arreglar antes
de entrar a la fiesta. No hay. Esa es la referencia que tenemos
que tener de Colombia. Y así tenemos que poner los aeropuertos,
y las urbanizaciones, y los ríos. Esta Patria la tenemos
que querer en todos los detallitos.

Cuando veníamos del aeropuerto, el señor Gobernador
me mostró la variante y las casitas donde el terrorismo
puso la casa bomba. Como sufrió Florencia esa noche más
de terror. Pero en fin, esta batalla con buena fe la ganamos.

A todos ustedes no me queda sino decirles un
saludo con afecto infinito. Muchas gracias.

Deja una respuesta