Sitio oficial
 

Duque Presidente

Ayer leí en Kienyke La verdad sobre las mentiras, el artículo de Camilo Rubiano que desvirtuó las acusaciones surgidas desde el Centro Democrático contra su más visible candidato presidencial, el senador Iván Duque Márquez. Recomiendo su lectura, porque después de Álvaro Uribe, si alguien es icónico en la oposición a los horrores económicos y corrupción de Santos, y a las FARC con sus acuerdos impuestos contra la voluntad popular, ese es el senador Duque.

 

En dos meses se escoge entre Carlos Holmes Trujillo, Oscar Iván Zuluaga e Iván Duque al candidato del partido con más opción de triunfo. No por nada Álvaro Uribe es el mayor elector del país y su candidato Zuluaga ganó las elecciones pasadas. El país le votará, porque es lo mismo que votar contra Santos y FARC.

 

Los tres precandidatos son muy buenos pero la revelación es Duque, no solo por su carisma y su juventud similar a la juventud de Kennedy cuando comenzó su campaña, sino porque evidencia en cada intervención, la sapiencia económica que adquirió en el BID y el perfil de estadista que forjó al lado de Uribe. Además porque en lugar de disociar, convoca.

 

Cualquiera que se escoja puede ganar la presidencia, pero si es Iván Duque, arrasa Duque fue el líder más radical de la victoria del No, y aun así, es el único con capacidad para disolver la fractura nacional, el espanto de la polarización santista, sin ceder ni un milímetro en sus convicciones, pero esto tiene un precio. Duque chocó contra las ambiciones, y entonces intentaron desprestigiarlo con calumnias y suposiciones inverosímiles, porque no tiene mancha.

 

Se le acusó de tener afinidad teórica con George Soros, de haber asesorado a Santos, de ser comunista, de ser elegido por sus compañeros como el mejor senador, y que de él hablaran bien: Semana, la W Radio, Claudia López y el Senador Robledo. Esto hizo mazacote en cerebelos calenturientos y lo acusaron de traidor.

 

Cuando el excremento cae sobre mármol, resbala.

 

Contra la bancarrota nacional, la continuidad FARC Santos y el fracaso socialista, no hay otro camino que Duque presidente.

 

Nota: En noviembre pasado el mismo Pacheco había dirigido a Ricardo Puentes Melo la siguiente carta sobre el mismo tema.

 

En Defensa de Iván Duque. Carta de Mario Javier Pacheco

 

Panamá noviembre 16 de 2016

 

Apreciado

Ricardo Puentes Melo

Director Periodismo Sin Fronteras

 

La academia me aguzó el olfato para intuir al creador literario desde el primer verso de la estrofa y desde el preámbulo de la novela. Tú sabes pescar con el cedazo de la imagen y el lector se engarza hasta el último de los puntos.

 

Compartimos la trinchera ideológica, eres un disparador de palabras que no se arredra; que combate al poder de la corrupción sin dejarse apabullar del dinero, ni de la justicia politizada, ni de la persecución, ni de los grandes medios.

 

Pero la verticalidad me impone rechazar tu nota del 10 de noviembre, Si la sal se corrompe, en la que desdibujas al senador Iván Duque y lo acusas de nuevo Santos; de infiltrado marxista; de apoyar a Carrillo; de ser amigo del senador Robledo y de recibir el premio Mejor líder de Colombia. No necesito defenderlo, son sus actos sus voceros, pero te digo que entre Perdomo, María Mercedes y Carrillo, tenía que ser Carrillo, Ahora, lo de admirar un contradictor no le quita lo contradictor, y si lo que admira es la inteligencia de Robledo, lo secundo, la que nada tiene de admirable es Claudia López y ahí sí estoy de acuerdo contigo Ricardo, pero ese no es un pecado político sino estético.

 

Al senador Duque lo reconozco desde su impecable desempeño en el BID en Washington y como asesor económico de Uribe casi desde la adolescencia. Con él se formó, ¿Qué más garantía? Su sola producción intelectual humanística, social y económica lo libra de sospechas, especialmente de la horrible tara de la traición, que le endilgas. Si hay un político confiable en Colombia, es Iván Duque, si hay un personaje capaz de descifrar las perversidades de Santos y de las FARC y derrotarlos, es Iván Duque

 

Ricardo. Estamos pagando un alto precio en exilio por nuestra posición de oposición, por eso valoro a quienes como Cirineos cargan nuestra carga, y por eso también temo al fuego amigo que corroe, desestimula, y complace al tirano.

 

Perdí mi inocencia política en los noventa, al lado de Álvaro Gómez, desde que encabecé la lista de Salvación Nacional al Senado, y no pierdo de vista que Iván Duque es un objetivo político por ser precandidato presidencial junto a Oscar Iván Zuluaga y Carlos Holmes Trujillo, y es el más visible de los tres, por su trabajo sin noche ni mañana. Tratará de ser destruido desde todas las esquinas, como lo fueron hace poco Luis Alfredo Ramos, Andrés Felipe Arias y el mismo Oscar Iván. No le hagamos nosotros el trabajo a la guerrilla.

 

Un abrazo Ricardo, y te reitero, Si hay alguien con carisma, honorable, listo para ser seguido por los colombianos y ser nuestro presidente en el 2018, ese es Iván Duque Márquez.

 

@mariojpachecog