Sitio oficial
 

El efecto Centro Cemocrático

Hasta hace un par de meses, el Centro Democrático no era más que una idea, un proyecto de un grupo de ciudadanos de diferentes condiciones sociales y de todos los rincones de Colombia que, a pesar de sus orígenes partidistas y filosóficos, encontraron punto de encuentro en un movimiento liderado e inspirado en las políticas públicas diseñada y ejecutadas por el Presidente Álvaro Uribe, desde sus años como Gobernador de Antioquia.

 

A pesar de las diversas denuncias de fraude electoral en contra del Centro Democrático y del sinsabor que queda después de una jornada de elecciones marcada por el desconcierto que generó el cambio en la tendencia a favor del Partido del Presidente Uribe, después de llevar más del 70% de los votos escrutados, la victoria del Centro Democrático marca un hito en la historia política de Colombia, pues quedó demostrado que es posible luchar en contra de las aplanadoras electorales aceitadas por la burocracia, los contratos y los favores con propuestas claras, contacto con la gente, presencia en medios y coherencia en el discurso.

 

En contra de la publicidad engañosa, carente de ética y mal intencionada del Partido de la U, los ríos de dinero que inundaron los diferentes municipios de Colombia de quienes aún creen equivocadamente que la política se hace con plata y la presión armada de las FARC, el Centro Democrático hizo una campaña austera, de presencia en todas las regiones, cargada de ideas y propuestas concretas y realizables. Centro Democrático rompió esquemas, presentó candidatos nuevos, fue coherente con su mensaje y empezó a hacer control político desde el primer minuto de la campaña.

 

Adicional a lo anterior, el experimento de listas cerradas ejecutado por Centro Democrático en diferentes departamentos, resultó altamente exitoso, pues además de conseguir llevar a gente nueva al Congreso de la República, logró que la campaña fuera más económica y cohesionada alrededor de ideas y no de características personales de sus candidatos. Lo anterior resulta en la formación un partido fuerte que cautiva más por lo programático que por quienes lo integran.

 

Centro Democrático ha dinamizado la democracia, puesto a temblar a las maquinarias políticas y dado ejemplo de una campaña vigorosa, vehemente y valiente, llena de caras nuevas y de figuras procedentes de todos los matices políticos, que en últimas demuestra, como decía Álvaro Gómez Hurtado, que, es posible ponerse de acuerdo en lo fundamental.

 

FUENTE: www.federicohoyos.com