Sitio oficial
 

El negocio del aborto

En los Estados Unidos se practican alrededor de 1.4 millones de abortos por año. Planned Parenthood (PP) es una entidad que provee “cuidados” para prevenir y terminar embarazos. Es, probablemente, el primer responsable de los abortos en ese país.

 

Hasta ahora yo no entendía por qué prefieren asesinar bebés en vez de usar condones. Pero ahora lo sé: PP está envuelta en un escándalo mayúsculo porque no solamente asesinan bebés sino que descuartizan sus cuerpos y venden sus partes a tarifas previamente convenidas, entre USD 50 y 350 la pieza. El lector que tenga estómago para eso puede ir a https://www.youtube.com/watch?v=Xw2xi9mhmuo&feature=youtu.be. En este video se ven los “médicos” negociando las partes de los bebés. Se trata de “cosechar” (to harvest, en inglés) piezas de bebés para sacarlas al mercado, como si fueran pollos. El video es auténtico y está siendo considerado por el Congreso y los medios gringos.

 

El gobierno federal (y varios gobiernos estatales) contribuyen a PP con más de 500 millones de dólares en recursos. Los fondos públicos son cruciales para el funcionamiento de la entidad. Organizaciones privadas (Pepsi, Unilever, Johnson & Johnson) también contribuyen. Otras, como Coca-Cola, ya le retiraron su apoyo.

 

El debate se ha politizado. La propuesta republicana de quitarles los fondos federales fue bloqueada por los demócratas. ¡Claro, viene de la contraparte! Los columnistas demócratas, aunque reconozcan que el aborto y sus consecuencias son terribles (Ross Douthat, NYT, 7 agosto 2015), consideran que bastaría con sugerirle a PP que descontinúe el negocio de desmembrar fetos. Lo malo no es matar fetos triturándoles el cráneo en el vientre materno. Lo malo es venderlos como piezas de recambio o para investigación científica. ¡El mundo al revés!

 

PP contribuye con fondos a instituciones latinoamericanas, que incluyen en Colombia a Católicas por el Derecho a Decidir; Fundación Educación para la Salud Reproductiva (Esar), Fundación Unidad de Orientación y Asistencia Materna (Oriéntame) y Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres. No creo, sin embargo, que trafiquen con órganos humanos, pero las tres últimas suscribieron una carta calificando a los videos que revelan el tráfico de órganos de bebés abortados por parte de PP como “ataques de grupos extremistas” que buscan “vulnerar los derechos de millones de mujeres en los Estados

 

***

 

Coda uno.Caracol presentó un excelente programa sobre la situación de los indígenas en el país, en el que valientes reporteras investigaron sobre la corrupción en los cabildos y en la cadena de auxilios. El ministro del Interior, responsable del tema, respondió a sus preguntas con evasivas, bobadas y lugares comunes. El presidente debería verlo y…juzgar.

 

Coda dos.Los Black Hawk son helicópteros sofisticados equipados con facilidades para volar de noche hasta 6.000 metros de altura, radares de operación y meteorológicos. Colombia tiene más de 100. Los Arpía (hay más de 30) son artillados y resisten proyectiles de 23mm. Ninguno se cae por una nubecilla baja.