Sitio oficial
 

EL NUEVO SINDICALISMO COLOMBIANO

 

Atrás
quedaron los discursos reivindicativos y pasaron a los propositivos

EL NUEVO SINDICALISMO COLOMBIANO

Bogotá, 4 dic (SNE). Un nuevo sindicalismo
colombiano avanza a pasos agigantados. Los dirigentes sindicales
dejaron atrás
los discursos reivindicativos, las viejas exigencias de mejora
salarial y prestacional y hoy hacen propuestas serias y quieren
ser dueños de las empresas para las que trabajan.

Ese cambio de ánimo se sintió este sábado
durante el Consejo Comunal de Gobierno número 84, que analizó la
situación de las empresas reestructuradas o intervenidas
por el Gobierno para salvarlas de la quiebra.

El ambiente en el Salón Bolívar de la Casa de Nariño
fue de total cordialidad, hasta el punto que el Presidente Álvaro
Uribe, señaló que le más parecía más
una sesión de junta directiva que una reunión entre
sindicalistas, empresarios y Gobierno.

La exposición de casos exitosos en los cuales la participación
de los trabajadores ha sido fundamental para salvar del desastre
a las empresas empezó con Acerías Paz del Río.

En agosto de 2002, cuando comenzó la Administración
Uribe, los trabajadores y pensionados eran dueños del 9
por ciento de las acciones. Ahora tienen el 43 por ciento, gracias
al programa de reestructuración diseñado por el Gobierno,
en el que siempre se tuvo en cuenta la participación de
los trabajadores en la propiedad de la empresa.

Después que el Superintendente de Valores, Clemente del
Valle, expuso la transformación de Acerías Paz del
Río, el presidente del sindicato, Fernando Bayona, pidió la
palabra para reconocer, en nombre de los trabajadores, la seriedad,
el interés y el trabajo del Presidente Uribe para salvar
a la compañía, base de la economía boyacense.

“En primer lugar, reconocer, en nombre de todos los trabajadores,
la seriedad, el interés y la preocupación que el
Presidente de la República le ha puesto al proceso de Paz
de Río, que fue aspecto o factor fundamental para que esto
se adelantara”, dijo el dirigente sindical.

En su intervención, el sindicalista dueño de la
empresa, propuso acciones concretas para enfrentar los problemas
que se avecinan, los proyectos para mejorar el medio ambiente,
tomar acciones para elevar los niveles de capacitación tecnológica
de los trabajadores, e incluso dijeron que estaban dispuestos a
aumentar su participación en el capital de la empresa.

Paz del Río es la mayor siderúrgica de Colombia,
una de las 100 empresas más grandes del país, produce
300 mil toneladas anuales de acero, irriga más de 400 mil
millones de pesos anuales a la economía a través
de ventas.

Genera más de 2.700 empleos directos y 15 mil indirectos,
413 mil accionistas casi todos minoritarios, influye en la economía
de 27 municipios de Boyacá beneficiando a más de
600 mil habitantes, responde por más de 4.300 pensionados,
cerca de 74 mil familias viven con los ingresos derivados de la
empresa.

El Superintendente de Valores destacó el importante papel
cumplido por los trabajadores y los pensionados en el proceso de
salvación de la empresa, al tomar una actitud empresarial
para sacarla adelante.

¿Qué aportaron los trabajadores? Aceptaron que los
salarios fueron congelados durante 18 meses, los incrementos futuros únicamente
iguales a la tasa de inflación, se suspendió la prima
de navidad por 3 años y se redujeron las primas de antigüedad.

Los resultados: hoy Paz del Río tiene más ingresos
que gastos, en el 2003 obtuvo utilidades de 40 mil millones y en
11 meses de 2004 va ganando 100 mil millones de pesos y ya hizo
las inversiones en renovación tecnológica que no
pudo hacer en 7 años.

El renacimiento de Paz del Río sólo
fue el primer ejemplo. Los casos que muestran el cambio de actitud
y mentalidad
de dirigentes sindicales y trabajadores, siguieron a lo largo de
la tarde.

CASO TELECOM

Luego que el presidente de Colombia Telecomunicaciones,
Alfonso Gómez, explicara las causas que llevaron a la liquidación
de antigua Telecom, informó los resultados que se están
obteniendo.

Se garantizó la continuidad del servicio de las telecomunicaciones;
de 114 cargos directivos se pasó a 21; de una relación
de un empleado operativo por uno administrativo se pasó a
una relación de 4 a uno; de 43 centros de facturación
se pasó a 2; de 8.900 trabajadores se pasó a una
planta de dos mil empleados y 3.300 mediante tercerización
de actividades.

Se ha logrado vincular el esquema cooperativo
al desarrollo de la planta externa de la empresa en seis departamentos
(Cauca, Nariño,
Caquetá, Meta, Tolima y Cundinamarca).

El mantenimiento de las redes externas
se contrató con
cooperativas formadas por 450 ex trabajadores de Telecom, manejan
contratos por 15 mil millones de pesos y representan el 20 por
ciento de las líneas que tiene la empresa.

De una perdida operacional de 500 mil millones
de pesos que tenía
la vieja empresa, ganó el año pasado 500 mil millones
y para el 2004 se estima que la utilidad operativa será de
888 mil millones de pesos, con los cuales se pagarán las
acreencias reconocidas en el proceso de liquidación.

INRAVISIÓN

Cesar Darío Gómez, quien trabajó como ingeniero
en Inravisión, propuso que se les tenga en cuenta a los
ex trabajadores para la tercerización de todas las actividades
que estaba haciendo el Instituto.

A esto el presidente Uribe aseguró que en muchas de las
labores que van a contratar con terceros, se tendrá en cuenta
a los ex trabajadores si se organizan en cooperativas.

El Mandatario pidió que la nueva empresa RTVC se siente
con los ex trabajadores y analicen cómo pueden organizar
una cooperativa y se contrate con ellos como out sourcing.

Les propuso utilizar los recursos de la
liquidación en
conformar la cooperativa, adquirir los equipos y que incluso podría
aprobárseles un crédito, siguiendo la exitosa experiencia
que se ha tenido con Telecom.

Recordó Uribe Vélez que cuando conversaba con los
técnicos de Inravisión siempre les propuso desmontar
la convención y hacer contratos al estilo Paz del Río,
pero nunca se lograron.

“Qué bueno que fuera posible ahora y que con el nuevo
ente hagan esos contratos. En esos diálogos encontré una
gente preparada, culta, muy razonable y les preguntaba por qué no
se lograban esos acuerdos sin los muchachos del sindicato no me
parecen fundamentalistas, parece que tienen una mente abierta.
Ojalá se hiciera eso y se hace equitativo, que no les pongan
exclusividad. Motoricen, potencien esas cooperativas para que no
solamente le vendan servicios a la nueva Inravisión sino
a cualquier particular o público. Yo no creo que sea difícil
que estos 400 ex trabajadores de Inravisión en un contrato
que les permite utilizar esos equipos y con la disponibilidad de
prestarles lo que requieran para que complementen los equipos,
se conviertan en una o en varias empresas de servicios en el sector
de la televisión exitosas”, afirmó.

Un presidente de una cooperativa de ex
trabajadores del Ministerio de Comunicaciones contó su experiencia. Han desarrollado
5 proyectos, han extendido sus servicios a otras entidades y se
ganaron de más de 500 millones de pesos en el Mincomunicaciones.

“Ha sido una experiencia bastante exitosa para los 32 socios
que pertenecemos a la cooperativa, en 18 meses hemos generado empleo
y generado ingresos suficientes para nuestras familias”,
relató.

Precisamente otra de las alternativas que
propuso el Presidente de la República fue que los ex trabajadores de Inravisión
se afilien a la cooperativa de comunicaciones del Ministerio y
contraten los servicios con la nueva empresa RTVC.

EN EL TOLIMA

Por su parte Jairo Carbonell, presidente
del sindicato de la Empresa de Energía del Tolima y directivo del Sindicato de Trabajadores
del Sector Eléctrico, (Sintraelecol) reconoció la
voluntad del Gobierno que ha analizado y aceptado sus propuestas
para hacer viables las empresas.

Explicó que en las Empresas de Servicios de San Andrés
se estudiarán las propuestas de pensiones y retiro voluntario
de sus trabajadores. Que en la Central Eléctrica del Cauca
se piensa devolver la empresa ya reestructurada al Departamento.
Que en Arauca, la empresa está en proceso de viabilización
y con la ayuda de los trabajadores logró pasar de 33 mil
usuarios a 40 mil y que el recaudo pasó de 900 millones
de pesos a 1.800 millones de pesos mensuales.

Carbonell destacó que en el caso de Enertolima se dio participación
a las cooperativas creadas por los trabajadores que fueron despedidos
de la Electrificadora del Tolima.

El caso de Hidroprado es similar. Tras
su liquidación y
conversión en una nueva empresa, hoy genera 150 empleos
directos a través de contratos con sus trabajadores.

Los trabajadores crearon una empresa con
un capital inicial de mil millones de pesos, en asocio con la
Gobernación del
Tolima y consiguieron en arrendamiento las instalaciones.

“Nos entregaron una empresa en lodo y chatarrizable. Hoy
día está generando a plena potencia y lo han hecho
los trabajadores”, indicó el dirigente sindical.

La recuperación es tal, que la empresa entregó 400
millones de pesos a los municipios de la región y obtuvo
utilidades para repartir entre los trabajadores-propietarios.

Ante estos éxitos Carbonell pidió un trato similar
al de Hidroprado para el caso de reestructuración de Enertolima.

Los trabajadores pidieron que en el proceso
de la emisión
primaria de acciones, por el 10 o 15 por ciento de las acciones
de la empresa, se les de prioridad, créditos con baja tasa
de interés y amplio plazo de pago, pero asegurándoles
una buena parte de las acciones.

La respuesta del Ministro de Minas y Energía, Luis Ernesto
Mejía, fue inmediata:

“Yo entiendo perfectamente que ustedes, que han colaborado
inmensamente con enderezar este sector, tengan la ambición
de tener un buen porcentaje de la empresa. Eso se logra de dos
maneras: una, entrando en consorcio con otros proponentes para
ganarse la puja y dos, a través de la capitalización
que se va a exigir a quien ordena. De ahí para adelante
esto se vuelve un proceso comercial en el cual seguramente esas
acciones estarán disponibles a los terceros que hagan una
buena oferta. Yo no puedo dar señales diferentes porque
sería totalmente irresponsable frente al grado de madurez
que tiene el proceso”.

Para destacar la vinculación de los trabajadores a las
empresas se informó que en el caso de Enertolima se está contratando
con cooperativas de los trabajadores de la antigua Electrificadora
del Tolima, la reparación de transformadores, el mantenimiento
de líneas y las obras de electrificación.

EN LETICIA

Mario Medina, de Sintralecol, indicó que
el sindicato no le tiene miedo a participar en los diferentes
procesos que le ha
propuesto el Gobierno, siempre y cuando se les permita participar
directamente.

Pidió crear una comisión de alto nivel del Gobierno,
los usuarios y los trabajadores para hacerle seguimiento a todos
los procesos que se están llevando dentro de las empresas
del país.

Hugo Sánchez, también de Sintraelecol y de la Electrificadora
de Leticia, señaló que “como Sintraelecol hoy
ya no es un sindicato sindicalero, sino un sindicato de participación,
los trabajadores de Leticia hemos propuesto al Gobierno que queremos
ser dueños de la empresa y hemos llegado a un acuerdo en
que la generación tenía que tomarla el Gobierno Nacional
y nosotros podemos tener acceso a la distribución y la comercialización”.

Reveló que los trabajadores hicieron una asamblea en la
que se comprometieron, con documento ante Notaría a colocar
como garantía sus prestaciones sociales y obtener acceso
a la propiedad de la empresa.

“Otro de los propósitos que los trabajadores tenemos
allá es que estamos y no la jugamos sin temor alguno, a
hacer la reestructuración que sea necesaria para hacer una
empresa liviana, que sea sólida financieramente y que sea
sostenible en el tiempo”, afirmó.

EN EL CAUCA

Alex Iván Ortiz, directivo del Sindicato de Trabajadores
del Sector Eléctrico y de la Central Eléctrica del
Cauca reveló que el compromiso adquirido con el Gobierno
se está cumpliendo.

Dijo que el 5 de noviembre terminó la etapa de reestructuración
de la empresa y que espera la ayuda del Gobierno.

“Hemos hecho el esfuerzo todos: la administración,
el Ministerio de Minas, la Superintendencia de Servicios y los
trabajadores. La convención colectiva que firmamos este
año ya tiene un avance de flexibilización y también
una oportunidad para una contratación distinta que hoy nuestro
presidente ha ratificado y se lo informamos a usted”, le
dijo Ortiz al Jefe de Estado.

Reveló que hay desarrollados tres tipos de contratos con
la empresa, pero que como expertos consideran que es posible tercerizar
más áreas, los trabajadores están dispuestos
a ir más allá.

“Pero le diríamos, la Nación tiene que hacer
un esfuerzo, lo hemos hecho todos, podemos hacer esfuerzos adicionales.
Tenemos pactadas en la convención unas pensiones anticipadas
que podemos evaluar, un plan de retiro, pero necesitamos renegociar
unas deudas que las puede capitalizar el Ministerio de Hacienda”,
puntualizó.

“Sintraelecol, a nivel nacional y regional tiene una actitud
propositiva y participativa para resolver los problemas que les
quitan viabilidad a las empresas”, solicitó Alex Iván
Ortiz.

CAMBIO DE ÁNIMO

Ante esta petición, el Presidente Uribe se declaró entusiasmado
y optimista por el cambio de ánimo del sindicalismo.

“Yo veo distinto esto: aquí hay un estado de ánimo
distinto. Esta reunión con los sindicatos es una reunión
sumamente constructiva, parece una junta directiva con ganas de
acertar todo el mundo. Yo no veo difícil que hagan eso.
Háganlo”, señaló.

El Mandatario destacó que en los dirigentes sindicales
de las empresas examinadas en el Consejo Comunal, se ve un discurso “cortico” y
una gran capacidad para tomar decisiones de fondo, que le ayudará inmensamente
al país.

Deja una respuesta