Sitio oficial
 

En cese bilateral, inconstitucional, las Fuerzas Armadas no sabrán si quien delinque es Farc, ELN u otro grupo narcoterrorista: Uribe Vélez

El expresidente insistió en la propuesta del cese unilateral, “con verificación y con concentración; en un sitio de tamaño prudente, no en frontera, no estratégico para la economía, sin población civil y aceptamos que allí, al cumplir Farc con ese cese unilateral, estaría también a salvo de acciones ofensivas de nuestras Fuerzas Armadas”.

Bogotá, 14 de julio de 2015 (CD). El expresidente y senador, Álvaro Uribe Vélez, aseguró este martes que el cese unilateral anunciado por la guerrilla será un engaño como el que adelantó en diciembre pasado y enfatizó su negativa a un posible cese bilateral, argumentando que lo que haría el Gobierno sería poner en pie de igualdad a las Fuerzas Armadas democráticas con los narcoterroristas.

Durante su intervención en el foro Diálogos, Innovación y Democracia organizado por la Asociación Primero Colombia, Uribe Vélez recordó que “hace cinco años pudo exigirse el cese unilateral de actividades criminales por el grupo terrorista Farc como condición para dialogar, seguramente el diálogo habría empezado más tarde pero habría empezado con pie firme”.

Sin embargo, dijo que esta situación hoy es más difícil, en la medida en que “este grupo, en los últimos cinco años, ha ganado poder criminal, ha recuperado presencia en 60 municipios y lo más peligroso le han permitido vocería política que la tenía proscrita por acción de los gobiernos de la Seguridad Democrática”.

En este sentido, hizo una reflexión: “¿Permitirían los Estados Unidos en una eventual negociación con Isis o con Al Qaeda, que estos grupos continuaran asesinando soldados americanos o ejerciendo vocería política? Yo creo que aquí hay una humillación a nuestros valores democráticos”.

Por ello, al referirse al anuncio de las Farc, el expresidente recordó que el cese del pasado 20 de diciembre sin concentración, “¿qué produjo? Menos delitos espectaculares, más delitos menos visibles y engaño a la comunidad urbana”.

“En efecto, en ese cese unilateral decretado el 20 de diciembre, a partir de allí, hubo menos secuestros masivos, menos asesinatos de militares y policías, menos masacres, menos explosiones y destrucciones a infraestructura, menos delitos de aquellos que llamamos espectaculares o de mayor visibilidad”, comentó.

No obstante llamó la atención porque, según dijo, durante ese tiempo las Farc aprovecharon para “expandir los cultivos de droga. En efecto, cuando este país había bajado una producción 180 toneladas métricas de cocaína, en el 2013 registró 290; en el 2014, 440, y este año amplió la producción y eso ha sido permitido por el Gobierno”.

Adicionalmente, la guerrilla de las Farc, según comentó el exmandatario, “aprovecharon también esa declaratoria de tregua para llegar municipios de los cuales habían salido, aumentaron extorsiones, control territorial, por supuesto, delitos menos visibles”, por lo que añadió: “Y entonces con la disminución de los más visibles le dan alguna tranquilidad, llamémosle por su nombre, engaño a la población urbana”.

Cese bilateral

En su intervención, el expresidente no dudó en afirmar que “el cese bilateral es imposible. Imposible constitucionalmente porque no se puede seguir poniendo en pie de igualdad el terrorismo con las Fuerzas Armadas de la democracia. La nuestra no es la fuerza armada de (Jorge Rafael) Videla, no es la fuerza armada de (Augusto) Pinochet, no es un ejército dictatorial de Centroamérica, la nuestra es la fuerza armada de la democracia que no se le puede poner en pie de igualdad con el terrorismo”.

Haciendo un análisis alejado del mandato de la Constitución y la Ley sobre las obligaciones de los organismos castrenses, el exjefe de Estado se refirió al tema de conveniencia. “Desde el punto de la conveniencia cómo van a parar a las Fuerzas Armadas en la lucha contra el terrorismo so pretexto que hay un cese bilateral con las Farc, si las Farc están en alianza con otras guerrilla como el Eln o con bandas criminales”.

Sustentó lo anterior asegurando que “en el Catatumbo o en el Nudo de Paramillo las guerrillas producen coca y las negocian con las que se llaman Bacrim, con las nuevas bandas criminales que ayudan a estos grupos guerrilleros a llevarlas al extranjero”.

La propuesta

Con base en los hechos, Uribe insistió en que “nuestra propuesta es un cese unilateral, con verificación y con concentración; en un sitio de tamaño prudente, no en frontera, no estratégico para la economía, sin población civil y aceptamos que allí, al cumplir Farc con ese cese unilateral, estaría también a salvo de acciones ofensivas de nuestras Fuerzas Armadas”.

Reiteró que “tememos que la anunciada tregua a partir del 20 de julio será idéntica en sus resultados que la que decretaron el 20 de diciembre” y añadió: “Nosotros pensamos que Farc dosifica al Gobierno y a la comunidad colombiana. Da suficientes anuncios para que el Gobierno se defienda electoralmente y también produce suficiente violencia para imponerse en la mesa de La Habana”.

Otra de las propuestas es la que tiene que ver con la responsabilidad penal de los miembros de la guerrilla, de la cual dijo que “nos preocupa la impunidad, la elegibilidad política de los cabecillas, al margen de los compromisos de Colombia como país signatario de la Corte, la impunidad da mal ejemplo, la impunidad genera muchas violencias”.

“Nosotros hemos propuesto que al guerrillero raso no se le lleve a la cárcel, que le permitan el ejercicio de sus derechos políticos, pero que al cabecilla lo lleven a la cárcel así sea con sentencia reducida y no le permitan elegibilidad política”, aseguró.

Se refirió además al tema de las armas en poder de los subversivos y recordó que “dejación de armas en la historia colombiana equivale a que el grupo las guarda y define cuándo usarlas, por eso tiene que haber entrega de armas” y concluyó: “¿Se imaginan, Farc haciendo política con sus armas y su dinero, sería el final de la democracia colombiana?”.

(Fin)