Sitio oficial
 

‘ES LA GUERRILLA LA QUE COMETE ABUSOS, NO EL GOBIERNO’: E.U.

Washington, 13 ago (CNE).- Para el Gobierno de los Estados Unidos, al decretar el Estado de Conmoción Interior, el presidente Alvaro Uribe Vélez busca proteger a la sociedad civil, fortalecer las instituciones democráticas y defender un país que "ahora no está protegido".

El zar antidrogas de ese país, John Walters, expresó hoy el convencimiento de su Gobierno de que durante la aplicación de esta medida de excepción prevalecerá la protección de los derechos humanos y no se alterarán las garantías de los ciudadanos.

"Puedo decir que todos los funcionarios colombianos con los que me he reunido –incluso el presidente Uribe Vélez cuando estuvo en Washington antes de su posesión–, han dedicado gran parte de su tiempo explicándonos sobre la urgente necesidad de que en Colombia se restablezca la seguridad y se preserve la democracia", dijo Walters.

"El presidente Uribe Vélez ha sido muy claro –agregó– acerca de la necesidad de fortalecer las instituciones de la sociedad civil como parte de un país que ahora no está protegido. Y ello significa, también, llevar la ley y el orden a áreas que han sido víctimas de la violencia y de los abusos de derechos humanos".

El funcionario explicó que este estado de excepción constituye una herramienta para afrontar la coyuntura del país: "Colombia vive una guerra y hay ciertas decisiones y circunstancias que hay que tomar durante la guerra".

Ante una pregunta sobre temores a que las medidas adoptadas bajo la Conmoción Interior podrían significar abusos contra los ciudadanos, Walters aseguró:

"Pienso que es importante recordar –y esto es claro para la gente en Colombia pero creo que no lo es en Estados Unidos o en el resto del Hemisferio– que la gran cantidad de violencia y abusos contra la población la viene cometiendo la guerrilla".

"Es la guerrilla la que comete los abusos, no el Gobierno. Siempre pedimos a nuestras instituciones gubernamentales que generen y representen justicia, pero la vinculación forzada de adolescentes en las Farc, el uso de violencia como forma de intimidación, el asesinato de alcaldes en los pueblos como un hecho sistemático para destruir el trabajo del Gobierno y desbaratar a Colombia es un flagrante y brutal ejemplo del dominio del terror", enfatizó.

El funcionario de la administración Bush opinó que si bien es probable que con la conmoción interior se presenten en Colombia interceptaciones telefónicas y algunas restricciones en la que se pedirá a la prensa que ayude a los propósitos de seguridad, "vale la pena preguntarse si eso es legítimo y prudente".

"Creo que el nuevo gobierno de Colombia ha sido claro en que con ello será sensitivo y que lo que está tratando de hacer es proteger sistemáticamente esos intereses nacionales", enfatizó.

"Con esto, el nuevo Gobierno está no sólo asegurando una ambiciosa agenda de seguridad sino también intentando hacer una reforma interna, en la que su política tributaria se extiende a toda la sociedad para asegurar nuevos ingresos y reformar las instituciones de educación, salud y seguridad social", dijo.

"Es realmente una gran agenda que será ambiciosa y difícil. Pero el nuevo gobierno entiende que va más allá del aspecto de seguridad; se trata del restablecimiento de la unidad de la sociedad colombiana haciendo que las instituciones trabajen para todos. Esa es la respuesta correcta", puntualizó.