Sitio oficial
 

Expresidente Uribe destaca tres temas importantes sobre Cumbre de las Américas en Panamá

Cúcuta, 10 de abril de 2015 (CD).  A continuación la intervención del expresidente y Senador Álvaro Uribe Vélez sobre la Cumbre de las Américas que se cumple en Panamá.

 

“Obama podrá decir ante la historia que su gobierno fue determinante para que Cuba regresara a la democracia”

 

El Presidente Obama podrá decir ante la historia que su gobierno fue determinante para que Cuba regresara a la democracia. Pero Fidel Castro no tendrá presentación ante la historia, 55 años de atropellos a la democracia  y ahora hacen un acuerdo con los Estados Unidos y dictan una ley para permitir libertad de empresa privada, salvo en unos sectores.

 

Cincuenta y cinco años de atropellos y fracasos y ahora le dicen al mundo que van a  volver a la libre iniciativa privada; ojalá el mundo les crea, pero es que ellos dan una declaración y enseguida un mal trato; cuando se instalaba la Cumbre de Panamá hace unas horas, los disidentes cubanos  mostraban ante el mundo fotografías de los nuevos atropellos que impiden que surja el pluralismo democrático en Cuba.

 

Eso tiene relación con nosotros, porque los terroristas de las Farc dicen que van a cumplir con el desminado y los cultivos ilícitos, pero han pasado los cultivos de droga del Catatumbo  de 300 hectáreas, que dejó nuestro gobierno, a más de 6 mil que hay hoy.

 

En Nariño denuncian los sacerdotes que la guerrilla está sembrando minas para después aparentar que las recogen porque después no están en condiciones de recoger las minas que sembraron en el pasado.

 

Reacción de expresidentes demócratas de América Latina en solidaridad con Venezuela

 

El segundo tema de la Cumbre, el tema de Venezuela: un aspecto positivo y otro negativo.

 

Uno negativo: muchos gobiernos de América Latina, empezando por Unasur, prestan más interés en apoyar la dictadura de Maduro que a reivindicar los derechos de la oposición democrática de Venezuela y a exigir que los presos políticos de Venezuela sean liberados.

 

Un aspecto positivo: la reacción de muchos expresidentes demócratas de América Latina en solidaridad con Venezuela, con la oposición democrática y con los presos políticos.

 

Cumbre de Panamá debe saber que proceso de La Habana quiere restringir las libertades y la empresa privada

 

Lo primero que deben saber los mandatarios reunidos en Panamá es que el problema de Colombia no es el problema de Chile de Pinochet ni de la Argentina de Videla o  Galtieri ni de la Guatemala de las dictaduras militares,+ ni de El Salvador  de las cuasi democracias; en esos países hubo insurgencia civiles sin narcotráfico para enfrentar dictaduras, nosotros hemos tenido una democracia respetable, que ha tenido la virtud de corregir sus defectos y sus yerros. Eso marca una gran diferencia.

 

Aquí lo que hemos tenido es un desafío para derrotar esa democracia, un desafío que comenzó en armas con las ideas marxistas-leninistas de la dictadura del proletariado y que terminó convirtiendo a las Farc en el cartel de cocaína más grande del mundo, en un grupo responsable de 2 mil 780 desaparecidos, en un actor terrorista que entre 1998 y el año 2003 secuestró 17 mil 974 personas, en el mayor reclutador de niños del mundo,  en el tercer grupo terrorista más rico del mundo de acuerdo con la revista Forbes.

 

Al oído de la Cumbre transmito esto: hace poco un senador indígena nos decía horrorizado que él conoció cadáveres de indígenas Awá del sur de Nariño, en la frontera con Ecuador, mujeres, compatriotas indígenas, a quienes las Farc, estando ellas vivas, les abrió el vientre, les extrajo bebecitos y después las mató.

 

Le preguntaba yo a ese senador: ¿y tú todavía insistes que esos deben no  pagar cárcel y venir al Congreso? Se quedó callado. Y le agregué: mira, el tema no es de cóleras ni de odios, el tema es de ejemplo, si esas personas no van a la cárcel, si esas personas les dan derechos  de elegibilidad, aquí nunca va a haber paz, porque esas decisiones se constituirán en un mal ejemplo, independientemente de lo que pueda pasar con los pactos internacionales de los cuales Colombia es signataria como la Corte Penal Internacional, esas decisiones de impunidad serían parteras de nuevas violencias.

 

Hay que decir en Panamá que ese proceso (en La Habana) nos quiere llevar a restricciones a las libertades y a la empresa privada, por eso es muy importante esta discusión, ojalá en todos los rincones del continente.