Sitio oficial
 

«GILBERTO ECHEVERRI, UN PATRIOTA ÍNTEGRO»: URIBE

Rionegro (Antioquia), 22 nov (SNE). En un sentido homenaje rendido hoy al ex ministro de Desarrollo y de Defensa, Gilberto Echeverri Mejía, el presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, afirmó que este ilustre antioqueño fue un patriota por su transparencia, por sus convicciones morales y por su ética.

Al descubrirse una estatua en homenaje a Gilberto Echeverri, asesinado por las Farc el pasado 5 de mayo, junto con el gobernador de Antioquia, Guillermo Gaviria, el Jefe de Estado indicó que Echeverri era un patriota en la familia, el estudio, el trabajo, el servicio público, la vida comunitaria y en todo lo que él intervino.

Estas fueron las palabras que pronunció el presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, durante el descubrimiento de la estatua del doctor Gilberto Echeverri Mejía, acto al que asistieron sus familiares, amigos y las principales autoridades de Antioquia:

"Acudo a este acto con sentimientos encontrados: con la fe en la Patria que se renueva cuando se tiene la oportunidad de volver sobre alguno de los mejores; con afecto profundo por la figura ejemplar que destacamos; con admiración por los valores que derrochó; con gratitud por la generosidad con que nos albergó a compatriotas, coterráneos, amigos y especialmente a mí; con solidaridad por esta bella familia; y, con tristeza porque si alguien debió regresarlo sano y salvo al seno de su hogar, ese alguien tendría que haber sido yo por la circunstancia del cargo presidencial que desempeño.

Confieso que me es difícil pronunciar palabras sobre Gilberto desde que se dieron los luctuosos acontecimientos que mantendrán en mi alma un sino de dolor por los días de mi existencia.

Nada de aquello que sobre él pueda decirse será importante al lado de aquello que él hizo.

Gilberto Echeverri Mejía era un patriota en la familia, el estudio, el trabajo, el servicio público, la vida comunitaria, en fin, en todo cuanto intervino e intervino en todo.

Era un patriota por su transparencia, sus convicciones morales, su ética. Totalmente abierto, cognoscible, predecible. La alegría sin malicia era su alma. Riguroso en sus convicciones y coherente en su práctica. Actuaba en consecuencia, sin fundamentalismo en la prédica y sin alardes. No dejó una sola herida que deba restañarse. Al contrario, quien recuerde una relación episódica o de largo trance con él, conserva un inventario de afabilidad, familiaridad, buen trato, consideración por la idea contraria, búsqueda inagotable de opciones y de acuerdos. En el hervir de su constante creatividad, por la naturaleza arrolladora de su ser, vivió un intenso debate dialéctico con sus propias ideas políticas y sociales. Procedió como constructivo generador de alternativas, que expuso y defendió ardorosamente y nunca lastimó el pensamiento ajeno.

Que cuando por este lugar pasemos las generaciones actuales recordemos un gran ejemplo a seguir, o cuando pasen quienes crecen o habrán de venir conozcan un prototipo de patriota que ayude a guiarlos por el camino correcto.

Que los de hoy y los de mañana sepamos que este bronce recuerda que siempre estará vivo en el alma de la gente, quien siempre quiso a la gente, quien la quiso en el afecto filial, en el trabajo, en la diferencia, quien trató por igual al humilde que al destacado, quien tuvo una noción pura de la fraternidad".