Sitio oficial
 

Gracias, Dr. Álvaro Uribe Vélez

Transcurridos ocho interminables años de la pesadilla resultante de la más burda traición de la que ha sido víctima el país, y a pesar de los deseos de algunos, continúa usted siendo la figura central por excelencia de la vida política nacional. Su gran amor por la Patria, la ejemplar dirección que le ha dado al Partido Centro Democrático, su obra, la ausencia de despreciables ataques personales en sus intervenciones, la altura demostrada por usted en todo momento y la firmeza en sus apreciaciones y convicciones le han permitido mantenerse incólume a pesar de los esfuerzos de aquellos enemigos políticos incansables en su afán por desprestigiarlo; afortunadamente para Colombia, nada les ha valido.

 

No han tenido efecto alguno los incontables intentos por sacarlo de su papel fundamental en los designios de la Patria, Dr. Uribe: no han logrado presentar argumentos valederos que respalden las calumnias en su contra, generalmente avaladas por un número considerable de los medios de comunicación capitalinos, los que cada vez más pierden credibilidad entre una buena parte de la población. En cada ocasión en que la realidad demuestra que a usted lo siguen las mayorías y respetan políticamente sus decisiones, “sorpresivamente” se reiteran las viejas, trilladas y múltiples acusaciones apoyadas con falsos testigos. Acusaciones de ese tipo que también han afectado a muchos de sus leales colaboradores, entre otros es bueno citar la abominable persecución de la que ha sido víctima el recordado y muy brillante Dr. Andrés Felipe Arias. Eso sí, él no ha sido premiado con vacaciones en la Isla Margarita ni con descansitos en el Palacio Episcopal; mucho menos con un “puestecito” en el Congreso.

 

Evidentemente sus opositores y los de los integrantes del Centro Democrático, no han podido entender la enorme diferencia entre la forma como ellos actúan y lo que usted ha demostrado, ser importante para dirigir primero un país y después una organización respetable y exitosa como ha sido el Centro Democrático: inculcando a sus seguidores los principios fundamentales de la convivencia y el progreso. Ésta la razón por la que aquellos, en las circunstancias actuales, han aparentado “confundirlo” con un titiritero.  El Dr. Iván Duque lo ha dicho claramente: ni él es un títere ni usted un titiritero. 

 

En ese orden de ideas, se nos ha presentado la opción de respaldar las candidaturas a la Presidencia-Vice-Presidencia del país, del Dr. Iván Duque y la Dra. Martha Lucía Ramírez, quienes han demostrado ser dignos de acompañarlos en su anhelo y el de todos sus seguidores y aliados: ver a Colombia convertida en un país avanzado, serio, educado, en continuo crecimiento y libre de odios bajos, posturas ya desterrados en las culturas avanzadas.    

  

Hoy el país espera que la conclusión de una muy oscura etapa de la vida nacional pase a ser un capítulo olvidado e irrepetible de nuestra Historia, dando paso a una época de realizaciones para todos los sectores de la población: un país en el que crezcan las oportunidades y se reduzcan las nocivas desigualdades que nos han caracterizado, con posibilidades materiales e intelectuales similares para todos, y a la par propiciar una enorme solidaridad entre los colombianos.

 

Nuevamente, gracias por todo, Dr. Uribe, lo acompañamos en sus continuas y justas batallas. Oírlo nos contagia su patriotismo y entereza.  Aprovecho la oportunidad para recordarle lo que han expresado varios intelectuales extranjeros: “Usted no es un personaje de Colombia, sino de toda América”.

 

¡Invito a todos a luchar por alcanzar el sueño del doctor Uribe: contribuir a hacer de Colombia un país grande y a apoyar con entusiasmo, fervor y patriotismo al candidato presidencial por el Centro Democrático y sus aliados, Dr. Iván Duque y su candidata a la Vicepresidencia, la Dra. Martha Lucía Ramírez!

 

Periódico Debate