Sitio oficial
 

Hablando de vírgenes necias

Los acontecimientos de esta semana son de tal envergadura que ya muchos de quienes no compartimos esta suciedad de gobierno, llegamos al punto de no retorno.

 

Comenzando con la denuncia, que creo sin duda alguna, de las chuzadas orquestadas por los indignos magistrados al teléfono de ÁLVARO URIBE VÉLEZ, para continuar con la captura innecesaria de un personaje que desde siempre ha estado a la disposición de las autoridades y que, cuando se ha requerido, se ha presentado sin tapujos ante ellas. Esa captura, por lo innecesaria, es más bien una manera de alborotar los medios antes que una diligencia judicial.

 

Para colmo un diario regional, aprovechando la identidad que tiene el Presidente Uribe, se atreve a titular: “Uribe a diligencias por los doce apóstoles”. Si hay algo torcido son las intenciones de quien titula puesto que para los colombianos de bien  Uribe es el Gran Colombiano y cualquier generalización con este apellido en las actuales circunstancias es entendida como si se refiriese ÁLVARO URIBE VÉLEZ.

 

No sé cómo funcionan las cosas en estos días en este medio, pero quien titula esto o, quien permite que se quiera engañar a la opinión pública con este tipo de amarillismo, está intentando convertir a un diario respetable, en un pasquín de tercera categoría. Le conocí hasta hace muy poco tiempos mucho mejores, pero va de capa caída  y es necesario que en la mayor brevedad se tomen los correctivos suficientes.

 

Es entendible, pero nunca aceptable, que los miembros de un gobierno, cuyo hedor ya nos tiene hastiados, se comporten como unas marionetas que bailan al amaño de quien maneja los hilos y este, no es en ningún momento el que está en la casa de Nariño. Lo que sí es una gran plasta es que un medio de comunicación use esos artilugios para dañar la imagen de un personaje público muy reconocido y querido por gran parte del pueblo colombiano.

 

Las encuestas en donde el favor del pueblo hacia el tramposo solo llega al 16% y la otra de esta semana en donde la desaprobación a su gestión es del 69%, los tiene inmersos en un ataque de nervios y para intentar cambiar el interés de la opinión pública, acuden los ministros, como perros falderos, al ataque por las redes sociales a los integrantes del Centro Democrático. Ministros cuyo carácter está sumido en un lodazal de su propio estiércol.

 

En estos dos meses del 2016 esa opinión se ha visto bombardeada negativamente hacia quienes han participado directa o indirectamente en: la venta de ISAGEN, el escándalo de REFICAR, el conejo del CONEJO, los contratos amañados y con poca transparencia entre los familiares de los funcionarios, el escándalo de la Tocarruncho, la salida de Vicky Dávila, lo que sucedió con  el director de la policía y las preferencias sexuales de muchos de sus integrantes, el zafarrancho que se armó en la defensoría del pueblo, el  desempleo que sube a niveles no vistos en los últimos 12 años, la inflación galopante y el costo de vida que hace que la papa criolla no esté al alcance del común de la gente son,  sin lugar a dudas, una muestra de la verdadera situación de corrupción, indolencia ineptitud y componendas torcidas todas, usuales y perennes en el usurpador de la dignidad presidencial.

 

De ese listado en donde la opacidad está presente, solo el de la Tocarruncho sucedió en el 2015, de resto todos los demás se han presentado en los dos primeros meses del año de la paz, según los actores muy mediocres ellos, que fingen estar en conversaciones de paz cuando en verdad están dándose la dulce vida que desde tiempo atrás ha ofrecido la Habana

 

El Dane dice que sube el desempleo pero que también se  disminuye la pobreza y la clase media sube al 70% y esto es muestra fehaciente de la incoherencia de las cifras que maneja el gobierno del: “este tal paro no existe”.

 

Una nueva especie de avestruz se está conformando en Colombia y sus representantes son las participantes de la unidad nacional y aquellos que creen que la paz llegará en el 2016; en estos nuevos avestruces también hay algunos empresarios (no visionarios) que se preparan para el post acuerdo y no post conflicto.

 

El tiempo se agota y debemos actuar desde ya para que no nos suceda lo de las vírgenes necias.

 

Postre: En el Estudio Polifónico de Medellín se vive la unidad de todo tipo de personas en torno a un gusto común, la música sinfónica. Allí no se miran, dinero, ideologías, religiones o color de piel; allí se canta y todos buscan la armonía  En esto llevan 50 años y cada que cantan la encuentran.