Sitio oficial
 

INCUBADORAS DE EMPRESAS: MODELO ALTERNATIVO PARA GENERAR EMPLEO

Bogotá, 26 ago (CNE).- Un confeccionista y vendedor de sus propias manualidades, una ama de casa creadora de artículos de lencería o un estudiante de administración, pueden ser protagonistas del modelo de Incubadora de Empresas, que hoy recobra toda su importancia frente a la necesidad del país de generar empleo y reactivar la economía social.

"Salimos ahora con más bríos para rescatar la importancia de la economía solidaria", dice Juan Carlos Botero, director de Incubar en Colombia, una de las 22 empresas de este género que funcionan en el país.

Las Incubadoras empezaron a funcionar en 1958 en Stanford –Estados Unidos–, donde obtuvieron gran éxito. En Colombia se promueven desde la década de los años 70's, pero requieren de mayor respaldo para que logren su objetivo social.

Treinta y dos de estas empresas que funcionan en el país generan alrededor de 150 mil empleos en manufacturas, procesamiento de alimentos, transporte de correo urbano, servicios de telefonía e internet y microempresas de aseo y limpieza en zonas residenciales y comerciales.

El modelo consiste en que la Incubadora preste su sede, ofrezca oficinas a cada microempresario, facilite la generación de mano de obra y asesore a los gestores de los proyectos para que aumenten sus posibilidades de acceso al crédito bancario.

"Las incubadoras reciben los proyectos, los evalúan y los viabilizan en la medida en que sean creativos" dijo Botero, quien ofreció su respaldo al proyecto de Reforma Laboral que el Gobierno presentó al Congreso de la República.

Para el dirigente empresarial, es ahora cuando se debe mirar a las Incubadoras como el epicentro del fomento de empleo productivo. "Tenemos inclusive profesores convertidos en microempresarios, quienes ofrecen el bachillerato dentro del modelo de educación a distancia", afirmó el promotor en entrevista con Radio Nacional Noticias.

Esta modalidad ha sido ofrecida hoy al Gobierno Nacional con el propósito de fortalecer el concepto de las reformas laboral y pensional y el compromiso de hacer que los microempresarios sean gestores de su propio empleo.