Sitio oficial
 

Intervención del expresidente y senador, Álvaro Uribe Vélez, en el debate sobre aumento de cultivos ilícitos

 

 “¡Cuidado! El problema más sentido hoy en las familias de nuestras ciudades y campos es el microtráfico”.

 

Bogotá, 25 de octubre de 2016 (CD). 

 

“Cuando se dio el resultado del plebiscito del 2 de octubre, nuestra primera preocupación fue para que ese resultado no tuviera efectos en un factor de violencia con Farc. Por fortuna la extensión de ese estatus de no violencia entre Farc y el Gobierno, la buena voluntad de Naciones Unidas, le ha disipado al país allí bastantes preocupaciones.

 

Pero la verdad es que cuando uno oye al señor Fiscal General de la Nación dar las cifras de las Naciones Unidas de 96.000 hectáreas o la del Gobierno americano que nos aproximamos a 200.000, se pregunta cuánta es la criminalidad que gira alrededor de eso. Aquí se ha hablado de 3.500 bandas.

 

Cuando empezó el Plan Colombia, Colombia tenía 170 mil hectáreas de droga y se decía que era un país inviable, ahora estamos llegando a 200.000. Les dejo esa preocupación.

 

Ecuador. Por razones de amistad en algún momento se suspendió la fumigación en la franja de los 10 kilómetros a partir de la frontera. Al año siguiente hubo que reanudarla a pesar del disgusto del Gobierno ecuatoriano porque habían sembrado 20.000 hectáreas.

 

El desarrollo alternativo. Una de las cosas que me choca de esta intervención es que yo quisiera quitarme características que va adquiriendo uno a medida que se va volviendo viejo, que es estar hablando del pasado.

 

Pero cuando oí al doctor Eduardo Díaz, dije ‘voy a tener que hablar del pasado’, y recordarle los Conpes de desarrollo alternativo de cultivos sustitutivos de 2003 y de 2010.

 

Y se atendieron muchos de los lugares que usted mencionó: Tumaco, Villagarzón, Sierra Nevada, Paramillo, La Macarena. Espero que todavía esté la fábrica de aglomerados en Villagarzón, que no la hayan dejado acabar.

 

La infraestructura del Putumayo. Era un departamento sin carreteras. Ahí se hizo la carretera de Pitalito – Mocoa – Villagarzón, abajo a Puerto Asís y se dejó contratado todo a Santa Ana al puente Internacional de San Miguel y era usted gobernador doctor Antonio Navarro cuando se firmó el contrato de 826 mil millones que incluía ese tramo de la variante del Valle del Sibundoy abajo a Mocoa.

 

Por supuesto, hubo las zonas de consolidación que dirigía el doctor Álvaro Balcázar. Esos cultivos con la semilla, la asistencia técnica y el mercadeo; vainilla, la producción de miel de abeja, de cafés especiales, los canales de exportación, 35.000 hectáreas de cacao.

 

Colaboraba con el senador Manuel Enríquez. Cuando empezó ese gobierno se adoptó un plan alternativo para Tumaco. Tenía unas pocas hectáreas de palma africana, se llegó a 35.000, las destruyó la pudrición del cogollo, hoy hablan de 18.700. Me preocupa mucho porque cuando terminó el gobierno nuestro ya había 17.000 recuperadas.

 

Turismo. Esos planes incluyeron nueve pueblos indígenas, en el perímetro de La Sierra Nevada y, además, todo ese programa de turismo ecológico, por eso se adjudicaron las concesiones de turismo ecológico en los parques nacionales que se habían convertido en el epicentro de la siembra de coca.

 

Habíamos llegado a 100.000 Familias Guardabosques, ahora veo que en este Gobierno han atendido 56.515, y que lo que tienen para los años que vienen son 8.740.

 

América Latina tiene el 57 por ciento de la selva virgen del planeta. Colombia tiene 600.000 kilómetros todavía en selva virgen, 460.000 en la Amazonía, 140.000 en el resto, que no se deben tocar, hay que protegerlos, y hay que remunerar la protección, era la razón de ser del programa Familias Guardabosques que era un programa líder en ese programa de desarrollo alternativo.

 

Yo quiero recordar cómo esas familias guardabosques en un lugar como Necoclí, Antioquia, llegaron a producir un gran agregado agroindustrial, pero se trabajó. Nunca encarcelamos cocaleros, doctor Díaz Uribe, extraditamos sí 1.200 narcotraficantes. Nosotros protegimos al cocalero, buscamos para él alternativas. Mire, en esa época… usted habló de los laboratorios, cuando llegamos Colombia exportaba 600 toneladas de coca, cuando salimos muchas, todavía exportábamos 180, no pudimos llegar a cero, pero algo le indica a usted la diferencia.

 

La extinción de dominio. Trabajamos intensamente para arrebatarle la tierra y los bienes a quienes los habían adquirido ilícitamente. Reformamos en dos ocasiones esa Ley de Extinción de Dominio.

 

Ustedes han hablado de lo que cuesta la fumigación. En 2013, el propio Gobierno de Colombia reportó 47.000 hectáreas, si hubieran fumigado esas 47.000 hectáreas 20 veces, nosotros ya habríamos resuelto el problema. Yo no creo que haya que fumigar 20 veces. Si se fumiga y se actúa con autoridad y con cultivos alternativos, muchas menos, pero me atengo a la cifra que ustedes dieron esta noche. Se perdió la posibilidad que el país tenía cerquitica de acabar con la coca, reducirla a la más mínima expresión cuando teníamos 47.000 hectáreas y llamo la atención que la curva de regreso hasta aproximarse a 96.000, según Naciones Unidas, o a 200.000 según los Estados Unidos, se da justamente cuando el Gobierno Nacional anuncia las decisiones de indulgencia a las Farc.

 

¡Cuidado! El país había declarado que se había acabado la amapola, ya se habla de 595 hectáreas que están produciendo dos toneladas de heroína. ¡Cuidado! Cuando teníamos 100.000 familias guardabosques ya había muy poquitas familias cocaleras, ustedes hablan hoy de 75.000 y hay otras cifras que nos indican que se está llegando a las 100.000 familias cocaleras.

 

La fumigación con el producto cuando se hace en la agricultura comercial se toman unas decisiones de altura, de que no haya brisa, evitar la volatilidad, la mezcla, el peso específico, etcétera, que no es dañina. Yo creo que lo mismo se puede hacer en estos temas.

 

Y quiero proponerles dos cosas para que ustedes las tengan en cuenta en lo que hemos llamado el Acuerdo Nacional para reforma los textos de La Habana. 

 

Si bien… presiento que no esté el senador Benedetti, porque nosotros hemos propuesto, que quede claro, que el Gobierno tenga la facultad de decidir si fumiga o no. En el acuerdo uno lee que las Farc dice: ‘no fumigación’, y que el Gobierno no le acepta eso, pero eso hay que reforzarlo porque las Farc también han entendido que lo que se diga en el discurso presidencial es complementario del texto, y el discurso presidencial recientemente dijo que no fumigaba. Entonces es muy importante reservar esa facultad del Estado.

 

También se dice en los Acuerdos que el Estado y las familias cocaleras definirán los sistemas de erradicación, muy bien que eso sea lo prioritario, pero yo creo que hay que complementar eso reservando la facultad para el Estado cuando no haya acuerdo con las familias cocaleras de definir cómo se elimina la droga.

 

Pongamos cuidado con esto. Le preguntaba ahora al ministro Alejandro Gaviria, que me pareció leerle cuando empezaba nuestro Gobierno, que la coca estaba representando -el narcotráfico- 5 puntos del PIB de Colombia. No quería atreverme a citarlo sin corroborar con él, que aquí está presente. Eso se había bajado al 0,8. Qué tal que nos aparezca una cifra con este problema tan grande que tenemos hoy, una cifra nuevamente preocupante que distorsiona toda la economía.

 

Un comentario muy respetuoso al senador Navarro. A mí me dio mucho gusto apoyar ese acuerdo que usted hizo con Luis Alfonso Hoyos, hoy en el exilio,  para el ‘Sí se puede en Nariño’ y le cumplimos. No se fumiga, se apoya ese acuerdo que tiene el gobernador con las familias; usted dice que con apoyo internacional, es cierto, pero mientras el Gobierno nuestro estuvo le sostuvimos el programa y yo creo que Nariño iba avanzando bastante en eso.

 

Termino con esto señor presidente. ¡Cuidado! El problema más sentido hoy en las familias de nuestras ciudades y campos es el microtráfico.

 

Mucha gracias”.

 

(Fin)