Sitio oficial
 

«LA CAPTURA DEL ESTADO»: UN RETO EN LUCHA ANTICORRUPCIÓN

Bogotá, 20 nov. (SNE).- El Vicepresidente de la República, Francisco Santos, aprovechó su intervención en el primer congreso sobre Ética en la Contratación Pública, para denunciar que la corrupción está capturando al Estado colombiano con técnicas mucho más sofisticadas y difíciles de penalizar con la legislatura existente.

El Vicepresidente Santos explicó que la "Captura del Estado" es "la capacidad que tienen grupos de interés para influir en procesos de decisión política a través de mecanismos de presión o de incentivos ilegítimos". Según el vicepresidente, el objetivo de esta modalidad de corrupción es "satisfacer intereses políticos o económicos particulares afectando el cumplimiento de responsabilidades públicas de interés colectivo y de la moral social".

Aunque hasta el momento es muy poco lo que se ha hecho en el país sobre este tema – puesto que, según el Vicepresidente Santos, no existe una normatividad adecuada para combatir este flagelo – su despacho liderará un proceso para que el año entrante todos los organismos del Estado, los partidos políticos, los entes de control y la academia, se unan y generen planes de acción concretos contra esta forma de corrupción.

Las siguientes fueron las palabras del Vicepresidente Santos durante el primer congreso sobre la ética en la contratación pública.

"La semana pasada precisamente terminamos una primera etapa de algo que nos parece muy importante porque siembra una semilla que tiene que ver con lo que estamos hablando que es lo público, la ética de lo público, la conciencia de lo público.

Es algo que desafortunadamente en este país, en muchas regiones, en muchos sectores, se ha perdido. Y en estos Consejos, al hablar de lo público, al hablar del gasto público, al hablar de las transferencias en salud, educación, agua potable y medir comparativamente departamento por departamento qué ha pasado con estos recursos, cuáles son sus indicadores de gestión, de calidad, de cobertura, se da uno cuenta no sólo del despilfarro que existe en muchos lugares, y en otros cómo han sido bien utilizados y cómo se ve dramáticamente en los resultados; sino que quizás lo que uno ha encontrado con mayor énfasis para poder trabajar, es la ausencia de esa conciencia de lo colectivo, de lo público.

Y así mismo, encuentra uno – quizás demasiado arraigado – un tema que alguna vez mencioné, que quizás no se ha explicado lo suficiente y que debe explicarse, que es el tema de la captura del Estado. Es un tema que recorre transversalmente el Estado y es una visión mucho más amplia, más poderosa y más efectiva para describir lo que es la corrupción, porque tiene unas precisiones y unas especificaciones y unas maneras de actuar que van mucho más allá de lo que penalmente planteamos y conocemos como corrupción.

Captura del Estado es quizás la nueva onda en lo que a lucha contra la corrupción se refiere y es la capacidad que tienen grupos de interés para influir en los procesos de decisión política a través de mecanismos de presión o de incentivos ilegítimos para satisfacer intereses políticos o económicos particulares, afectando el cumplimiento de responsabilidades públicas de interés colectivo y de la moral social.

¿Cómo se manifiesta esto? Hay muchos ejemplos pero voy a dar tan sólo unos porque creo que esta es una discusión pública que hay que llevar y que me voy a dedicar a plantear hasta el último día de Gobierno para que este país empiece a entender que la captura del Estado es quizás la peor forma de corrupción que existe.

Hay una captura del Estado técnica o corrupción técnica en donde a través de conductas como introducir condiciones o modificaciones en la contratación pública, hechas generalmente en términos jurídicos y técnicos, se favorecen sin justificación la contraparte del Estado, como ha ocurrido con inusitada frecuencia en sectores como el de la energía eléctrica, el de las comunicaciones, el de la infraestructura, el de las concesiones viales. En esta categoría, obviamente, quedan comprendidos los casos de pliegos de licitación hechos a medida para favorecer a un determinado proponente.

La corrupción o la captura judicializadora, en el cual el negocio de demandas al Estado, en donde se destaca el caso de Dragacol que por su cuantía y por su frecuencia motiva una clara reflexión sobre los tribunales de arbitramento por un lado, que sin duda son necesarios, pero que necesitan tener una discusión pública, pero que por otro, también se necesita mirar el papel de las demandas del Estado, de la defensa del Estado, de la defensa de lo público por parte del Estado y por parte de quienes quieren esquilmar al Estado.

Otro tema de corrupción que no se ha medido a fondo y que es un tema critico es el de la corrupción en los fallos judiciales. La captura del sistema judicial. Un caso para destacar dentro de muchos, es el de los reconocimiento personales y pensionales de las entidades territoriales sujetas a disposición de la Ley 550. Los embargos judiciales a municipios, a departamentos, las negociaciones pensionales, y les pongo un ejemplo: el señor Gobernador del Atlántico empezó a revisar 500 de las últimas pensiones y encontró que 450 de ella estaban mal otorgadas siempre en detrimento del Estado y eso era una negociación con juez a bordo, era una conciliación judicial.

Otro tema que tiene que ver con captura del Estado, que es bien importante es el manejo de información privilegiada a favor de negocios particulares. Voy a poner un ejemplo: el famoso papel de los expertos, consultores privados especializados en el diseño, y la aplicación de políticas y regímenes como el tributario o el petrolero. Esta puerta giratoria en la que se entra a la DIAN y se sale por un lado, se es director de la DIAN y por el otro se es consultor de las empresas privadas para ver como se evaden impuestos a través de conocimiento privilegiado. La puerta giratoria es tremendamente nociva.

Otro tema de captura del Estado: la exposición de grupos armados en la definición y orientación del gasto público y territorial. El caso de las regalías de Arauca es un ejemplo, pero igualmente en muchas otras partes se ven con los grupos paramilitares, donde estos se apropian del presupuesto público y de las decisiones de lo público.

No menos importante en captura del Estado es la imposición de intereses regionales y caciquismo político con el cual se afecta la legislación regional, la legislación nacional y la legislación local sin la debida consideración de la supremacía del interés colectivo sobre el interés individual o el interés privado. Ejemplo: la ley de regalías, donde por contrario a lo que debería ser aparecen primando intereses puntuales, leyes tributarias que aparecen hechas con nombre propio.

En fin, este es un debate que hay que llevar a fondo sobre todo el tema del concepto de la construcción de las leyes, en todos los niveles, la transparencia en estos procesos y que tiene que ver con el origen de las entidades, el origen de los dineros de las campañas. Es un tema que tiene que ir más allá y que vamos a estudiar junto con todos los políticos en la misión anticorrupción que lanzaremos el otro año.

Otro tema de captura del Estado es la conducción de entidades nacionales al servicio de intereses políticos, o un tema más grave aún, la discrecionalidad de los funcionarios en la interpretación de normas legales para favorecer indebidamente ciertos intereses sin el accountability, y esa palabra desafortunadamente no existe en español, necesaria, la responsabilidad, la visibilidad.

En cuanto a las puertas giratorias, creo que muchas de las personas con conocimiento del Estado podrían considerarse como intereses contingentes, quienes favorecen intereses especiales mientras están activos en el ejercicio de cargos públicos, son a menudo recompensados con cargos tremendamente lucrativos en el sector privado, después de realizar dichas funciones. Eso es captura del Estado.

La captura del Estado funciona y es cada vez más presente y podríamos decir que está enquistada, este es un Estado capturado. Voy a darles un ejemplo, la diversidad de los regímenes pensionales. La dispersión del régimen pensional es un tema de fondo que sorprende y que muestra quien tiene el poder de que. La mesada promedio pagada al ciudadano común por el Seguro Social es de 1.6 salarios mínimos, así mismo en el magisterio es de 2.7 salarios mínimos, en la Universidad del Atlántico es de 9.1 salarios mínimos, en el Congreso de la República es de 34.7 salarios mínimos.

Tenemos que, como tarea prioritaria, entrar a combatir a fondo y erradicar la captura del Estado. Tenemos que diseñar mecanismos para desamarrar el Estado, en todo lo que tiene que ver con contratación y con discrecionalidad para darle transparencia. No es cubrir a todo el mundo con mantos de sospecha, no es cubrir a todo el mundo con leyes que se vuelven inoperantes. Son acciones puntales, como identificar en las instituciones del ejecutivo, del legislativo y del judicial cargos y funciones vulnerables a acciones de captura, y establecer para ellos por ejemplos regímenes de inhabilidades, de incompatibilidades, de publicidad, de rendición de cuentas, para evitar conflictos de interés.

La captura del Estado es quizás hoy uno de los temas más graves que tiene Colombia y que genera el efecto perverso de generar desequilibrios económicos profundos. Por ejemplo, la Contraloría General de la Nación hizo un estudio aleatorio para mirar qué tan representativas eran las compras del Estado, a cuanta gente el Estado le está comprando sus bienes y sus servicios y encontró que dentro del registro único de proponentes solo el promedio era del 4%. Hay un 96% de empresas privadas que no tienen acceso, que ni siquiera se preocupan, que ni siquiera tienen posibilidades de ofrecerles sus servicios al Estado. Ejemplo clásico de captura del Estado: licitación y compras amarradas.

En fin, creo que dentro de los proyectos, o quizás el proyecto más importante que tenemos para el próximo año en lo que se refiere a esto, es el estudio y el diseño conjuntamente con las distintas entidades del Estado, partidos políticos, gremios, asociaciones, planes de acción para combatir la captura del Estado, para lograr mayor eficiencia y eficacia en el Estado. Para diseñar mecanismos con colegios, con universidades, Ministerio de Educación en los que se empiece a generar nueva educación en valores y podamos recuperar esa ética de lo público. Ese conocimiento público, esa preocupación por lo colectivo, que viendo los Consejos Comunales hay, primero un gran interés de la ciudadanía por participar, por enterarse, por actuar, por vigilar, por ayudarle al Estado a preservar lo público pero que también requiere de mayor sofisticación en su conocimiento en su entrenamiento y mayor sofisticación del Estado en el acceso frente al cambio de cultura frente a qué es lo público, qué es lo privado y cómo el funcionario público tiene que interactuar o no interactuar.

Así que en ese sentido, bienvenidos a este seminario. Quiero de todas maneras expresarle mi reconocimiento y admiración al señor Procurador Edgardo Maya Villazón, a su excelente equipo de colaboradores y por ese compromiso que han mostrado en este trabajo de los Consejos Comunales, por los resultados que se han podido dar, por esa labor creativa y entusiasta, sin freno, que es importante en la lucha contra la corrupción. Hemos hechos tareas conjuntas a fondo, hemos trabajado de la mano y en ese sentido escenarios como estos donde se va muchas veces al fondo de los asuntos sirven y ayudan y dejan experiencias y conocimientos para luchar contra la corrupción para profundizar a lo que se refiere a la ética pública, a los recursos públicos, a lo público frente a lo privado, sirve para que ese debate llegue cada vez más a más sectores de la ciudad.

Bienvenidos a este seminario y señor Procurador lo felicito por esta idea. Muchas Gracias.