Sitio oficial
 

LLEGAN A BÉLGICA 30 OBRAS MAESTRAS DEL ARTE COLONIAL COLOMBIANO

Amberes, Bélgica, 4 oct (CNE).- Hoy se inauguró en esta ciudad la exposición del pintor colombiano de la época colonial Gregorio Vásquez de Arce y Ceballos.

Esta muestra es una ocasión para los europeos de acercarse a la vida y obra de un artista que ocupa un lugar primordial en la historia de la pintura colonial colombiana e iberoamericana.

La exposición está constituida por 30 obras, algunas de gran formato, pertenecientes en su mayoría a la Capilla del Sagrario de la Catedral de Bogotá, y otras provenientes de diversos templos de la capital colombiana, todas ellas de propiedad de la Arquidiócesis de Bogotá.

La mayor parte de las obras nunca han sido exhibidas fuera de su contexto y constituyen una muestra importante del desarrollo de Gregorio Vásquez como dibujante y colorista.

Hace más de 300 años, en el siglo XVII, el arte flamenco ejerció su influencia en un lejano país, en las alturas de los Andes Suramericanos.

Los miles de kilómetros que separan Europa del Nuevo Mundo no fueron obstáculo para que los vientos de la cultura impregnaran los talleres de la Santafé de Bogotá colonial con el espíritu de las realizaciones logradas en Amberes.

Ello se hace patente en los cuadros de Gregorio Vásquez de Arce y Ceballos, en los cuales la tradición europea se conjuga con la originalidad y el genio del pintor criollo que, sin duda alguna, refleja en su obra toda la riqueza y la variedad de la tierra colombiana que lo vio nacer en 1638.

Los grabados flamencos de Plantin Moretus y otros impresores de Amberes que circulaban libremente por los territorios gobernados por la Corona Española ejercieron una influencia definitiva no sólo en la obra de Vásquez Ceballos, sino en la de la inmensa mayoría de los pintores de la época a lo largo de toda la América Española.

Se produjo así un arte mestizo fruto del encuentro de la cultura europea con la realidad indígena a través de la evangelización, que utilizó el arte como medio de inculturación y transmisión de los contenidos de la fe y la tradición.

Estas pinturas salen por primera vez de Colombia y después de haber sido expuestas en Moscú y Sevilla, llegan ahora a Amberes, la mítica ciudad del arte flamenco, donde tuvieron origen las modernas técnicas de la pintura, imitadas por Vásquez con la constancia y la originalidad de un alquimista que utiliza los medios a su alcance para buscar la perfección a través de elementos y materiales autóctonos, de ensayos y fracasos, tras la búsqueda de la piedra filosofal que le descubriría los secretos del color, la transparencia y la perspectiva.

Esta exposición del Maestro del Nuevo Reino de Granada trae a Bélgica el espíritu de Vásquez de Arce y Ceballos, el pintor artesano que nunca soñó con abandonar su ciudad natal y menos aún con llegar a Amberes, cuna de los maestros flamencos.

De alguna manera, este es un reconocimiento a la tenacidad y a la inspiración de uno de los más grandes pintores de Colombia, creador fundamental de la identidad histórica y cultural nacional.

La exposición es una magnifica oportunidad para que el público belga pueda conocer más de cerca la riqueza cultural colombiana.

La muestra, coordinada por la Embajada de Colombia en Bélgica, ha sido posible gracias a la colaboración del Banco KBC que acoge las obras en su sala Scaldis, situada en el corazón histórico de Amberes.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, a través del Plan de Promoción de Colombia en el Exterior y la Arquidiócesis de Bogotá, que ha facilitado las obras propiedad de la Catedral Primada de Bogotá, han hecho todos los esfuerzos necesarios para hacer realidad esta magnífica exposición, la cual permanecerá en Amberes hasta el 7 de diciembre del presente año.