Sitio oficial
 

«LOS ENFERMOS DE AMARGURA QUE SE QUEDEN EN LA CASA»: URIBE

Bogotá, 13 nov. (SNE).- El presidente Álvaro Uribe Vélez instó esta noche a los microempresarios y a los colombianos en general a continuar trabajando por el futuro de Colombia, sin detenerse en triunfalismos ni abatimentos. “Para adelante”, dijo.

“Recuerden: ni triunfalismo ni abatimiento. Los enfermos de amargura que se queden en la casa, porque nosotros lo que vamos a hacer es trabajar para sacar esta Patria adelante”, sostuvo el Mandatario.

El presidente Uribe habló así, durante la entrega del Premio Compartir a microempresarios:

“Al asistir a este evento de fin de año de Compartir, les confieso que se renuevan todas las esperanzas en Colombia, se cargan las pilas para luchar por Colombia con mayor arrojo, con mayor devoción.

Y a pesar de los problemas de la Patria, cuando observo la tarea de Compartir, la convocatoria a ustedes, los microempresarios de Colombia, sus esfuerzos, sus logros, llego a una conclusión, a una conclusión que no admite discusión:

Los problemas de la Patria quedan se quedan chiquiticos ante la dimensión del espíritu de sus gentes. Los problemas de la Patria son chiquiticos cuando aparece una Compartir. Los problemas de la Patria son chiquiticos cuando hay microempresarios como ustedes.

Empresarios, gerentes, trabajadores sociales, instructores, microempresarios, estudiantes, en fin. Gentes como las que se reúnen alrededor de la acción inmensa de Compartir, confirman que Colombia tiene de sobra para derrotar todas las dificultades, para sacar el país adelante.

Los colombianos debemos todo el reconocimiento, gratitud infinita, a Pedro Gómez Barrero. Debemos aprender de él, seguir su ejemplo de dedicación, de aprovechamiento de la inteligencia, para servir al bien. De amor a su Patria, de indeclinable solidaridad con su prójimo.

Hace una semana la bandera de Colombia ondeaba victoriosa en Panamá, cuando él inauguraba allí, en el Primer Centenario de la Independencia de la hermana República, un centro comercial.

Y hoy nuestro corazón vibra de emoción al participar en esta convocatoria que él lidera, para premiar, como lo ha hecho en los últimos 22 años, los mejores microempresarios.

Cuando por allá en 1979 ocurrió la inundación de Patio Bonito, uno de los sectores más deprimidos de Bogotá, el doctor Pedro respondió fundando a Compartir, para llevar apoyo material, apoyo moral y para comprometerse en soluciones de largo alcance.

Esas 25 mil familias damnificadas lo vieron personalmente. Lo vieron apoyar las tareas de auxilio y adelantar un amplio programa de vivienda para los damnificados, que no se quedó allí, que se ha proyectado en el tiempo para bien de la Nación entera.

Después, otras catástrofes tuvieron la misma presencia, dando órdenes, coordinando respuestas, ejecutando acciones, todo lo que demandaba el momento para apoyar a nuestros compatriotas.

Compartir se ha destacado por sus programas propositivos. Siempre sabe mirar críticamente el pasado, corregir el presente, mejorarlo, planear el futuro.

La lista de esos programas y realizaciones es grande. El Centro de Desarrollo Productivo, que ayuda a los microempresarios del sector textil a enfrentar los retos de la internacionalización de la economía.

El Programa de Desarrollo Empresarial, cuyos resultados demuestran la justeza de una consigna, que enmarca buena parte de la política social, que ayuda a hacer de Colombia un país de propietarios.

También en educación la tarea de Compartir es un ejemplo para Colombia. Veintiocho colegios construidos, con ambientes pedagógicos adecuados, en los que se preparan con el mejor nivel más de 24 mil muchachos de los sectores pobres de nuestra comunidad.

Participó en la creación de la Corporación mixta para la Investigación y el Desarrollo de la Educación Básica y la Fundación para la Gerencia de la Educación.

Compartir le dio vida a uno de los proyectos que mejores efectos ha tenido en el desarrollo de ideas pedagógicas, el Premio Compartir al Maestro, escenario ideal para reafirmar cada año lo grande que es el pueblo de Colombia, para valorar cada año el esfuerzo de nuestros maestros.

Estructuró Compartir el programa del Club de Informática Educativa en el Museo de los Niños, que democratiza el acceso de los colombianos a todos los adelantos de la tecnología.

En la concepción del Estado Comunitario hay la idea de un Estado promotor y de miles de organizaciones populares gestionando. El Estado Comunitario conlleva la idea de que no debemos fundar nuestra confianza en una autoridad encargada de nuestros asuntos, sino que debemos darle vida política a cada porción del territorio y a cada reunión de compatriotas.

El Estado Comunitario debe trabajar para que se multipliquen hasta el infinito las oportunidades de actuar, de producir, de interesarse en el bien público. Un paradigma de ello es Compartir.

Si el Gobierno tiene entre sus metas un País de Propietarios, requiere capacitar a los jóvenes para el empresarismo, otorgar crédito, coadyuvar las redes de distribución, operar en el interior y en el exterior, para proyectar a los nuevos empresarios de la Patria.

Compartir es un ejemplo de gestión comunitaria. Yo veo en esta reunión tres actores : los microempresarios, la Fundación Compartir y el Estado. Y les confieso que de esos tres actores el más rezagado es el Estado.

Hemos tenido un Estado inmensamente burocrático, que no ha estado a la altura de las posibilidades que al país le han ofrecido sus instituciones privadas sin ánimo de lucro como Compartir.

Y que no ha estado a la altura de lo que representa ese germen microempresarial que hace de Colombia una Nación con mayor inclinación a la producción, a la creatividad, que a la mera subalternatividad laboral.

Pero estamos haciendo un gran esfuerzo para que el Estado se desatrase. Queremos que en Colombia se recupere plenamente la confianza. La confianza para invertir en Colombia, la confianza para trabajar en Colombia, la confianza para estudiar en Colombia.

Y para construir esa confianza, estamos trabajando tres ejes: la recuperación de la seguridad, de manera democrática. Yo creo que podemos estar tranquilos de lo que acaba de pasar en este proceso electoral.

Nunca los sectores contestatarios, nunca los sectores alternativos, habían tenido en la Patria tanta eficacia en sus garantías para participar en las contiendas de la democracia.

Eso se lo debemos gracias a que este país ha tomado la decisión de apoyar su democracia y de derrotar el terrorismo

Aquí antes se contempló a los violentos. Se creía que se era democrático en la medida que se les brindaban espacios. Ahora le hemos brindado todos los espacios a las ideas que concurren a la competencia democrática, pero ahí vamos paulatinamente cerrándole todos los espacios al terrorismo. En esa tarea debemos persistir. No puede haber paso atrás

Como tampoco puede haberlo en el segundo eje de nuestra lucha: la derrota de la corrupción y de la politiquería. Un resultado electoral no puede amargarnos ni detenernos. Hay que seguir buscando, concretar en el ordenamiento jurídico, en la cultura del comportamiento colectivo de los colombianos, en las herramientas a disposición del Estado, todo aquello que se requiera para derrotar la corrupción y la politiquería.

Por eso vamos a hacer un gran esfuerzo, para que buena parte de esos artículos del Referendo, directamente orientados a la derrota de la corrupción y de la politiquería, aquellos que el pueblo asimiló unánimente, aquellos que no tuvieron controversia, aquellos como la necesidad del voto público, para que el pueblo sepa cómo votan sus congresistas, sus concejales, sus diputados, aquel artículo como lo muerte civil de los corruptos, para que los corruptos no puedan volver al Estado, y que eso sea una pena perpetua, vamos a insistir ante el Congreso de Colombia.

Nosotros creemos en la perseverancia. Yo he dicho que en Colombia no puede haber ni triunfalismo, ni amargura. En Colombia lo que tiene que haber es constancia para lograr lo que el país requiere y ustedes pueden tener la certeza que no vamos a perder un minuto, ni en el día, ni en la noche, para sacar adelante esos propósitos.

Y qué bueno el tercer eje: el de la política social, que empieza a mostrar resultados en medio de tantas dificultades.

La semana anterior empezamos ya a ponernos al día con 340 mil Familias en Acción de la Patria. Familias de los estratos más pobres están recibiendo 38 mil millones bimestrales, para subsidiar la alimentación de sus niñitos, con la condición de que puedan asistir a los establecimientos escolares.

Y este domingo, el Ministro de Protección Social estará convocando a todos los alcaldes del país, para que presenten sus proyectos a fin de que antes de terminar diciembre 125 mil ancianos pobres de la Patria estén recibiendo el subsidio del Presupuesto Nacional.

Qué bueno que hayamos podido crear, con el apoyo de Compartir, con el sector privado, de los maestros, 500 mil cupos escolares en estos 15 meses, y que estemos tratando de obtener los recursos para completar millón y medio que le faltan a Colombia, a fin de que no quede un solo niñito en edad escolar en las calles.

Qué bueno encontrar en la Revolución Educativa apoyos para la tarea de Compartir. Nosotros encontramos un Sena burocratizado, privatizado por la politiquería, y hemos venido desalojando del Sena la politiquería.

Pero miren: ese Sena el año pasado tenía millón cien mil estudiantes. Este año termina con dos millones de estudiantes. Y con la ayuda de Dios, en el 2006 tendrá cuatro millones de estudiantes, para que los colombianos puedan saber que los recursos del Estado no se están yendo a manos de la corrupción, sino que se están aplicando a educar a nuestro pueblo. Esa educación que es la garantía de la productividad, de la equidad, de la distribución del ingreso, del mejoramiento de la competitividad.

Y qué bueno que podamos trabajar con el Fondo de Garantías, con el sistema financiero, con Compartir, con Bancóldex, para apoyar el microcrédito, para construir un País de Propietarios. En los últimos 15 meses hemos crecido en un 50 por ciento el microcrédito.

Asisto a las reuniones del Banco de la Mujer en Cali. En el período de este Gobierno han duplicado el número de usuarios del microcréditos y también han duplicado la cartera.

Y qué bueno que el Fondo de Garantías esté trabajando hombro a hombro con Compartir para que el Estado, a través de ese Fondo, le ayude a los microempresarios a acceder a los recursos de crédito.

Y qué bueno que estemos comprometiendo a los alcaldes y a los gobernadores, para que aporten de los presupuestos locales, a fin de que la garantía no proteja solamente el 50 por ciento del crédito sino el 70 por ciento del crédito.

Hace pocos días asistí a una reunión de microempresarios con el Ministro de Desarrollo. Y la mayoría estaban quejosos porque no habían recibido crédito. Y el Ministro me dijo: ‘Bueno, Presidente, ¿pero qué hacemos, si hemos crecido tanto, y aquí por qué hay tanta protesta?’ Y le dije: ‘Ministro, porque aquí no vinieron los que tienen crédito, sino que vinieron los que todavía no han accedido al crédito’.

Y lo que le toca al Gobierno no es estar haciendo el balance de lo bueno, sino ver lo que falta, a ver cómo salimos adelante. De pronto yo les he estado haciendo un balance de lo bueno esta tarde, contradiciendo el consejo que le dí al Ministro de Desarrollo.

Pero tengan la certeza que así como somos optimistas por la circunstancia de que 600 mil empresarios se hayan beneficiado de estos recursos de crédito en estos 15 meses, también somos conscientes de que la tarea apenas empieza, que lo grande es lo que falta, y tengan ustedes la certeza que seguiremos con más entusiasmo en cada nueva hora, con renovadas energías, buscando responder a nuestros compatriotas.

Sí, no se pudo aprobar un articulado importante del referendo. Pero ahí buscamos cómo lo vamos compensando, cómo lo vamos compensando en lo fiscal, cómo lo vamos compensando en lo político.

Recuerden: ni triunfalismo ni abatimiento. Los enfermos de amargura que se queden en la casa, porque nosotros lo que vamos a hacer es trabajar para sacar esta Patria adelante.

No estamos preocupados por las discusiones políticas: que el reparto, que la nueva realidad política, ese tema es ajeno a nosotros.

A nosotros lo que nos interesa y lo que nos compete es cómo le resolvemos a la Patria el problema del terrorismo, el problema de la corrupción y el problema de la falta de reactivación económica y social.

Confío que el Congreso nos ayude y que le podamos entregar una reforma al país en lo fiscal, que oblique a que todos pongamos:

— Un Gobierno con más autoridad.

— Un Banco de la República que nos ayude a reducir las tasas de interés de los mercados internacionales.

— Unos mercados internacionales que entiendan que los sacrificios del pueblo colombiano requieren un mejor tratamiento en las condiciones de deuda a Colombia.

— Unos contribuyentes que van a hacer el esfuerzo con el IVA. Pero vamos a dejar un 45 por ciento de la canasta sin cobrarle IVA.

— Un Estado con mecanismos innovativos.

Hemos propuesto en la reforma que cuando alguien de ustedes pague con la tarjeta de débito, le devuelvan dos punticos del IVA, porque eso nos ayuda a controlar la evasión. Y que esas tarjetas de débito no les impliquen costos.

Y que también cuando los empresarios reinviertan en proyectos productivos, por la parte reinvertida de las utilidades se les cobre una tarifa menor.

Vamos para adelante. Doctor Pedro. ¿Cuántos microempresarios capacitó este año? 900. ¿A cuántos les entregaron crédito? A unos dos mil. ¿Es capaz de duplicar el número el año entrante? Aquí me tiene de socio para que duplique el número de usuarios de crédito el año entrante con el apoyo del Fondo de Garantías.

En la Presidencia de la República poco tiempo queda de ver televisión y uno alcanza apenas a ojear las páginas de los periódicos, y por supuesto, los periodistas siempre tienen la obligación de presentar todas las noticias, y como abundan malas noticias, generalmente las buenas noticias no son noticia.

Pero esta sí que es una buena noticia: este concurso de compartir. ¿A dónde están Luz Marina Vargas y María Consuelo y Diego Leonardo y Libia Carola, que se hizo representar, y Walter Humberto y Marina Claudia?

Miren: un país que tiene microempresarios como ellos, es un país que no se puede afligir por las malas noticias, porque con ellos, ustedes que nos hacen quedar tan bien a los colombianos, nos van a ayudar a sacar esta Patria adelante.

Y ustedes, con el apoyo de Compartir y con compatriotas como Pedro Gómez, no hay por qué temerle ni al presente ni al futuro. Para adelante”.