Sitio oficial
 

MINAS ANTIPERSONAL SON UN INSTRUMENTO REPUDIABLE DE LA GUERRA MODERNA:

Bogotá, 7 oct (CNE).- El vicepresidente de la República, Francisco Santos, dijo que las minas antipersonales "son un instrumento repudiable y terrible de la guerra moderna", por su tremendo impacto sobre los individuos y por los elevados costos económicos y sociales que imponen a las comunidades y al país a mediano y largo plazo.

Durante la instalación del evento "Promoción de un plan de acción para el desminado humanitario en Colombia" el Vicepresidente señaló que en el país entre 1990 y junio de 2002, han ocurrido 1.806 eventos generados por esos artefactos explosivos colocados por grupos armados al margen de la ley. 411 municipios ubicados en 30 de los 32 departamentos colombianos fueron afectados.

"Esto equivale a decir, que las minas instaladas por esos grupos, han afectado por lo menos el 40 por ciento del territorio nacional, con incalculables costos humanos, sociales y económicos, pues sus efectos se expanden para toda una comunidad pues se inutiliza tierra cultivable", expresó Santos Calderón.

En cuanto a las víctimas de estos artefactos explosivos dijo que aunque es difícil calcular el número real de víctimas, los datos provisionales reunidos por el Observatorio de Minas Antipersonal señalan que durante el período 1990-junio de 2002, se han registrado 1.634. El 50 por ciento de las víctimas civiles son niños y niñas.

Los más delicado de la situación, dijo el Vicepresidente, es que el incremento del uso de minas en Colombia es de tal magnitud, que durante los primeros nueve meses de este año 459 personas han perdido la vida. "Cada día hay aproximadamente dos víctimas nuevas como consecuencia de una explosión por minas antipersonal. Estamos hablando de un incremento de eventos del 70 por ciento en relación con el mismo período del año 2001".

Por eso el Vicepresidente resaltó la importancia y la necesidad del trabajo conjunto del Estado, la sociedad civil y los organismos internacionales para adoptar medidas inaplazables de aplicación de la Convención de Ottawa.

Francisco Santos explicó que durante los últimos años el Estado ha establecido importantes políticas públicas en promoción, respeto y garantía de los derechos humanos y un compromiso en la aplicación del derecho internacional humanitario.

"Nuestro Gobierno firmó y adoptó la Convención de Ottawa sobre prohibición del empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonal. Y aplica en forma constante medidas para la destrucción, incautación, desactivación de esos mortales artefactos, la prevención de accidentes y la atención a las víctimas en nuestro territorio", puntualizó.