Sitio oficial
 

MININTERIOR EXPLICA ALCANCES DEL DECRETO 1837

Bogotá, 12 ago (CNE).- El ministro del Interior, Fernando Londoño Hoyos, profundizó sobre los aspectos básicos del Decreto 1837, expedido hoy, mediante el cual el Gobierno Nacional declaró el Estado de Conmoción Interior.

El país está en extrema dificultad. El orden jurídico normal es insuficiente para dar una respuesta a los terroristas que quieren doblegar a la Nación. Frente a eso vamos a responder con todos los instrumentos a nuestro alcance, contando con el pueblo de Colombia que tiene que unirse en torno al principio fundamental de que es un país sin delito y donde se puede vivir y que debe albergar en paz a todos sus hijos.

El articulado del decreto recoge la necesidad del respaldo que se necesita para que las fuerzas armadas y de policía restablezcan el orden donde haya sido turbado e impidan nuevos ataques.

NO TENER MIEDO

Los ciudadanos no deben tener miedo de que se puedan presentar excesos. Como lo recoge los considerandos del decreto, este gobierno es obsesivo en el tema de la prevalencia en todo caso y circunstancia de los derechos humanos y el DIH

Para que el país esté unido en la defensa de sus libertades legítimas hay que partir del principio fundamental de que a nadie se va a ofender ni a limitar sus derechos sino en la medida indispensable para hacerle frente a los únicos enemigos que tiene la nación: los alzados en armas, financiados por el narcotráfico, que están poniendo en peligro la vida de los ciudadanos y la estabilidad de las instituciones.

Aquí no hay víctimas de primera ni segunda categoría, no hay enemigos políticos, eso no existe. La unidad en torno de la defensa de las instituciones y de los derechos individuales tiene que ser absoluta y clara, de modo que nadie tema excesos, que no habrá excesos. Toda la fuerza, la que sea necesaria en contra de quienes están sembrando el terror entre la nación colombiana. Toda la comprensión, toda la ayuda, toda la solidaridad a la sociedad organizada.

GARANTIAS

El gobierno garantiza absolutamente a adversarios y contradictorios políticos que aquí no habrá persecución, es exclusivamente contra la delincuencia.

Esto es un proceso de represión de una violencia que nos afecta a todos, inclusive a esas personas de izquierda, de pensamiento distinto al que inspira al gobierno, quienes son las primeras víctimas de estos ataques aleves. Uno de los grandes objetivos de este gobierno será que en Colombia se pueda hacer política como se debe hacer política: con toda tranquilidad, con toda libertad, proponiendo los programas, discutiendo las ideas, haciendo un análisis de la situación nacional, a la luz de una determinada concepción del mundo. Pero para eso se necesita paz, tranquilidad y respeto. Hay que respetar las ideas de los demás y esa es la primera pedagogía en la que nos vamos a empeñar, no solamente con las palabras, sino principalmente con los hechos. En este gobierno nadie, nadie que no sea un delincuente o un terrorista se puede sentir perseguido.

BIENVENIDAS LA INFORMACION Y LA CRITICA

No habrá censura, el presidente de la República ha sido muy claro en que el gobierno tiene absoluta fe en la capacidad de quienes ejercen la sagrada misión de informar para controlarse a sí mismos en el sentido, no de mentir, no de esconder la verdad, sino de evitar ser portadores de confusión, de mensajes pesimistas cuando no corresponda o exhaltación de cualquier forma del delito. Tenemos la certeza de que toda la prensa será muy celosa en el cumplimiento de estos postulados pues en ellos están los principios fundamentales de su profesión. Además, tenemos la seguridad del compromiso de la prensa con el país. Sería una actitud antipatriótica que en estas horas cruciales la prensa en lugar de difundir confundiera; en lugar de aclarar creara dudas; en lugar de llamar a la unidad y a la concordia hiciera la exhaltación de forma delictiva. Como eso no podrá ocurrir, el gobierno no hará nada para limitar la libertad de información.
Bienvenida sea la información y bienvenida sea la crítica.

CORTE CONSTITUCIONAL

El mensaje a la Corte Constitucional en estas circunstancias es que cumpla con su deber. El gobierno está seguro que lo hará con celo y pleno patriotismo y convicción y desde luego con un análisis clarísimo de la realidad colombiana y de los legítimos intereses del pueblo al que sirven a través de la administración de justicia.

La Corte misma definirá sobre sus competencias en la revisión de los decretos promulgados y estamos seguros que llegará a las conclusiones apropiadas, no solamente desde el punto de vista del derecho interno sino además desde el punto de vista del derecho internacional, pues existe una larga tradición en todo el mundo, en los países que acudan a la ley de excepción en momentos críticos como éste que vive la nación.

Desde luego que se enviará el decreto emitido esta madrugada a la Corte para su revisión de carácter formal y por elemental cortesía para que la Corte pueda examinar los decretos que vienen que sí son los legislativos que crean, modifican o extinguen situaciones jurídicas de carácter general y permanente. Mal podría la Corte ocuparse de los decretos derivados si no tiene pleno y cabal conocimiento del decreto que les dio origen.

 

MININTERIOR EXPLICA ALCANCES DEL DECRETO 1837

MININTERIOR EXPLICA ALCANCES DEL DECRETO 1837

Bogotá, 12 ago (CNE).- El ministro del Interior, Fernando Londoño Hoyos, profundizó sobre los aspectos básicos del Decreto 1837, expedido hoy, mediante el cual el Gobierno Nacional declaró el Estado de Conmoción Interior.

El país está en extrema dificultad. El orden jurídico normal es insuficiente para dar una respuesta a los terroristas que quieren doblegar a la Nación. Frente a eso vamos a responder con todos los instrumentos a nuestro alcance, contando con el pueblo de Colombia que tiene que unirse en torno al principio fundamental de que es un país sin delito y donde se puede vivir y que debe albergar en paz a todos sus hijos.

El articulado del decreto recoge la necesidad del respaldo que se necesita para que las fuerzas armadas y de policía restablezcan el orden donde haya sido turbado e impidan nuevos ataques.

NO TENER MIEDO

Los ciudadanos no deben tener miedo de que se puedan presentar excesos. Como lo recoge los considerandos del decreto, este gobierno es obsesivo en el tema de la prevalencia en todo caso y circunstancia de los derechos humanos y el DIH

Para que el país esté unido en la defensa de sus libertades legítimas hay que partir del principio fundamental de que a nadie se va a ofender ni a limitar sus derechos sino en la medida indispensable para hacerle frente a los únicos enemigos que tiene la nación: los alzados en armas, financiados por el narcotráfico, que están poniendo en peligro la vida de los ciudadanos y la estabilidad de las instituciones.

Aquí no hay víctimas de primera ni segunda categoría, no hay enemigos políticos, eso no existe. La unidad en torno de la defensa de las instituciones y de los derechos individuales tiene que ser absoluta y clara, de modo que nadie tema excesos, que no habrá excesos. Toda la fuerza, la que sea necesaria en contra de quienes están sembrando el terror entre la nación colombiana. Toda la comprensión, toda la ayuda, toda la solidaridad a la sociedad organizada.

GARANTIAS

El gobierno garantiza absolutamente a adversarios y contradictorios políticos que aquí no habrá persecución, es exclusivamente contra la delincuencia.

Esto es un proceso de represión de una violencia que nos afecta a todos, inclusive a esas personas de izquierda, de pensamiento distinto al que inspira al gobierno, quienes son las primeras víctimas de estos ataques aleves. Uno de los grandes objetivos de este gobierno será que en Colombia se pueda hacer política como se debe hacer política: con toda tranquilidad, con toda libertad, proponiendo los programas, discutiendo las ideas, haciendo un análisis de la situación nacional, a la luz de una determinada concepción del mundo. Pero para eso se necesita paz, tranquilidad y respeto. Hay que respetar las ideas de los demás y esa es la primera pedagogía en la que nos vamos a empeñar, no solamente con las palabras, sino principalmente con los hechos. En este gobierno nadie, nadie que no sea un delincuente o un terrorista se puede sentir perseguido.

BIENVENIDAS LA INFORMACION Y LA CRITICA

No habrá censura, el presidente de la República ha sido muy claro en que el gobierno tiene absoluta fe en la capacidad de quienes ejercen la sagrada misión de informar para controlarse a sí mismos en el sentido, no de mentir, no de esconder la verdad, sino de evitar ser portadores de confusión, de mensajes pesimistas cuando no corresponda o exhaltación de cualquier forma del delito. Tenemos la certeza de que toda la prensa será muy celosa en el cumplimiento de estos postulados pues en ellos están los principios fundamentales de su profesión. Además, tenemos la seguridad del compromiso de la prensa con el país. Sería una actitud antipatriótica que en estas horas cruciales la prensa en lugar de difundir confundiera; en lugar de aclarar creara dudas; en lugar de llamar a la unidad y a la concordia hiciera la exhaltación de forma delictiva. Como eso no podrá ocurrir, el gobierno no hará nada para limitar la libertad de información.
Bienvenida sea la información y bienvenida sea la crítica.

CORTE CONSTITUCIONAL

El mensaje a la Corte Constitucional en estas circunstancias es que cumpla con su deber. El gobierno está seguro que lo hará con celo y pleno patriotismo y convicción y desde luego con un análisis clarísimo de la realidad colombiana y de los legítimos intereses del pueblo al que sirven a través de la administración de justicia.

La Corte misma definirá sobre sus competencias en la revisión de los decretos promulgados y estamos seguros que llegará a las conclusiones apropiadas, no solamente desde el punto de vista del derecho interno sino además desde el punto de vista del derecho internacional, pues existe una larga tradición en todo el mundo, en los países que acudan a la ley de excepción en momentos críticos como éste que vive la nación.

Desde luego que se enviará el decreto emitido esta madrugada a la Corte para su revisión de carácter formal y por elemental cortesía para que la Corte pueda examinar los decretos que vienen que sí son los legislativos que crean, modifican o extinguen situaciones jurídicas de carácter general y permanente. Mal podría la Corte ocuparse de los decretos derivados si no tiene pleno y cabal conocimiento del decreto que les dio origen.

 

Deja una respuesta