Sitio oficial
 

PALABRAS DEL PRESIDENTE URIBE AL INSTALAR CONGRESO ANUAL CAFETERO

PALABRAS DEL PRESIDENTE URIBE AL INSTALAR CONGRESO ANUAL CAFETERO

Bogotá, 10 dic (SNE). El presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, instaló este miércoles el LXIII Congreso Nacional Cafetero, con las siguientes palabras:

"Siempre que se acude al Congreso Nacional de Cafeteros, se acude con una profunda vibración sobre la democracia de la Patria. Ninguna actividad ha construido en Colombia tanto afecto a la democracia, tanta trinchera de defensa de la democracia, tanto capital social para que la democracia funcione, como es la caficultura.

Ustedes, cafeteros de mi Patria, han representado en todas las horas una ilusión de defensa de los valores, una garantía de fortaleza de la democracia. Pero no solamente se llega a este Congreso con ese sentimiento de gratitud, de afecto, de reconocimiento al pueblo cafetero, sino también con preocupaciones.

Cuánto quisiéramos que el ingreso de los cafeteros hubiera mejorado. Cuánto nos preocupa ver que se prolonga en el tiempo esta situación tan difícil para ustedes y para toda el área de la caficultura de la Patria. Quiero rendir un testimonio a la institucionalidad. En un coyuntura prolongada tan difícil, de semejantes rigideces, en un país con una estructura con gran participación del microfundio en la producción cafetera, en ausencia de la institucionalidad la caficultura habría desaparecido.

Yo me he preguntado, examinando la problemática cafetera, ¿cómo puede subsistir una caficultura con este deterioro del ingreso? ¿Cómo puede subsistir una caficultura de microfundio en Colombia, si no fuera por la fortaleza de su institucionalidad? Realmente hoy Gobierno y productores debemos tener en claro que en ausencia de la fortaleza de la institucionalidad, la caficultura estaría desapareciendo velozmente en nuestra Patria.

En este momento de angustia, en este momento de tantas dificultades, hay que hacer ese alto en el camino y volver sobre lo que ha significado la institucionalidad, y reconocer clara y tajantemente que en ausencia de la institucionalidad estaríamos del todo fracasados.

Quiero, pues, hacer este reconocimiento a toda la institucionalidad cafetera. A los comités municipales, a los comités departamentales, al Comité Nacional, a la Federación, a todos los que representan a ese Comité Nacional, al señor Presidente del Congreso, al doctor Ramírez Montoya, y al doctor Gabriel Silva. Su juventud, su dinamismo, su compromiso de que esta institucionalidad se modernice, sea austera, imaginativa, empiezan a dar resultados muy importantes. Qué oportuno haber contado en esta crisis, contar en esta crisis, con las luces de su inteligencia, con su fortaleza, con su imaginación y con su iniciativa, doctor Gabriel Silva. Enhorabuena para la institucionalidad.

Necesariamente tengo que referirme al tema de orden público. Cuando era candidato presidencial, aquí en este salón asumí ante ustedes la responsabilidad de proceder como el primer soldado de la Nación, si la suerte de la democracia me permitía llegar a la Presidencia de la República. Falta mucho, pero hemos avanzado.

Al repasar el mapa cafetero de la Patria, hemos avanzado bastante en toda la ladera cundinamarquesa, tanto en la oriental como en la occidental. Persistiremos hasta desalojar de allí al último de los terroristas.

En la Sierra Nevada de Santa Marta, de 12 mil kilómetros cuadrados de área, con una influencia de 60 mil kilómetros cuadrados, estamos operando.

Primero lo hicimos en las estribaciones, en los corredores de movilidad, en las carreteras, y ahora en el corazón mismo de la Sierra. Y la instrucción que tienen los soldados de la Patria es que por lo menos en estos dos años y ocho meses que le faltan a este Gobierno, de la Sierra Nevada no saldremos ni de día ni de noche, hasta que desalojemos de allí al último de los terroristas. Esa ha sido una zona cafetera bien importante y bien maltratada por la presencia terrorista.

En el suroeste de mi departamento también hemos venido avanzando, y en confluencia de Antioquia y Caldas. Ese oriente de Caldas, muy afectado por los terroristas, por el cultivo de droga. Hemos estado en permanente contacto con el Comité Departamental de Caldas, y la decisión también es llegar hasta las última consecuencias. No salirnos de allí hasta desalojar al último de los terroristas.
Cómo nos preocupa el occidente de Caldas y su confluencia con el occidente de Risaralda, y estamos en la misma tarea. En esta zona se han adelantado unas operaciones masivas. Disgustan a muchos observadores nacionales e internacionales, pero es una manera de aislar a los terroristas, de quitarles los puntos de apoyo, de afectarles las fuentes de abastecimiento.

La semana pasada le dije al General Castro Castro que en esa zona no podíamos seguir con capturas masivas de 40 o de 50 todos los domingos, sino de 200, para acelerar el encarcelamiento de los terroristas y golpear estas organizaciones. Esas capturas han sido masivas, pero no arbitrarias. Se han ajustado plenamente al ordenamiento jurídico. Se han hecho sobre el examen cuidadoso de un acervo probatorio.

El Gobierno, por supuesto, ha asumido el liderazgo, pero todo se ha apoyado finalmente en las decisiones de la Fiscalía. Esas capturas representan una política de mano firme con sujeción rigurosa al ordenamiento jurídico.

Aspiramos contar con tres batallones de alta montaña en los próximos meses, de gran importancia para los productores de café: uno en la Bota Caucana, que habrá de cortar esos corredores de movilidad en aquella región. Otro en el Parque de los Nevados, con una gran posibilidad de operación sobre Caldas, Risaralda, el Quindío, el Tolima, el Huila y el sur del Valle del Cauca, y finalmente otro sobre la Sierra Nevada.

Esa tarea de orden público apenas empieza. Falta mucho por hacer. El pueblo colombiano la ha apoyado con gran sacrificio, por ejemplo en el pago de impuestos. Sé cuánto representa eso para una caficultura, en momento en que ha estado bastante empobrecida. Y nos proponemos que todos los días cada peso rinda más en la acción de la Fuerza Pública, que haya mayor eficacia en un marco de total transparencia. Pueden estar tranquilos, que a pesar de reveses y dificultades, la decisión es total para liberar a nuestro país de la plaga del terrorismo. En eso, con la ayuda de Dios, no hay reversa.

En cuanto a los temas del grano, yo quisiera que de este Congreso salieran unas recomendaciones al gremio y al Gobierno, que respondan qué podemos hacer.

Por ejemplo, en el tema del cultivo, ¿cómo podemos acelerar la renovación en un marco de estrechez de recursos fiscales? ¿Cómo podemos avanzar en los cafés especiales, en sus diferentes expresiones, que son los que muestran tener alguna prima importante en el mercado internacional? No sabemos cuánto pueda durar esa prima. Pero definitivamente ese es el producto del presente y del futuro en el mercado internacional de café.

Si bien, porcentualmente, la oferta de estos cafés está creciendo bastante en Colombia (me decía el doctor Gabriel que en el último año crece en un 50 por ciento), todavía su participación en el volumen exportado es poca. Entonces es bueno que miremos productores y Gobierno qué podemos hacer para incentivar estos cultivos.

Me parece de gran importancia, de cara al mercado, incentivar ese producto de los cafés especiales. El nuevo canal de mercadeo, que son las tiendas. La Federación ha tenido un inmenso éxito con las que hasta ahora ha inaugurado en el país y es absolutamente necesario dar el paso internacional. Veo una comunidad internacional a la expectativa de que se habrán las primeras tiendas en el primer semestre del año entrante.

Para los cafés industrializados, veo en los acuerdos de libre comercio una gran posibilidad. He sido informado que, además del señor Ministro de Agricultura, en el marco del Congreso ustedes se van a reunir con el señor Ministro de Comercio. Es bueno examinar este punto: la incidencia de los acuerdos de libre comercio para facilitar la exportación de los cafés industrializados.

En la tarea de mejorar el ingreso de los cafeteros, tenemos que insistir en esos cultivos alternativos: el maíz, el fríjol. Y en los cultivos complementarios, donde la madera entra a jugar un papel muy importante. Además quiero recordarles la exención tributaria, aprobada en la reforma de diciembre del año pasado, y un descuento tributario bastante significativo para los contribuyentes que inviertan en madera. Lo que se ha hecho en guadua, en Risaralda, en Caldas, da buenos ejemplos de cómo podemos avanzar con la madera.

El Gobierno hará todos los esfuerzos para mantener durante el tiempo que sea necesario el AGC. Para nosotros es una partida presupuestal de nuestro corazón, de nuestro mayor compromiso. Sean cuales fueren las afugias fiscales de la Nación, pueden tener la certeza ustedes de que el AGC no será abandonado.

¿Qué le han dicho, doctor Néstor, en los Estados Unidos del ingreso de los Estados Unidos a la Organización Internacional del Café?

Yo creo que cuando el Presidente Bush me ve a mí, no necesito hablarle. Creo que me nota tres avisitos en la frente: el uno, interdicción aérea, que ya se restableció. El otro, el TPS para los colombianos que viven allí, que está en muy serias dificultades. Y el otro, el ingreso de los Estados Unidos a la Organización Internacional del Café. Todas las veces que allá me reciban seguiré como un cirirí en ese tema, pero usted tiene ayudar, doctor Néstor, a ver si entra.

Y usted tenía por ahí otra tareíta, que era reunir a los mandatarios de los países productores con los presidentes y gerentes de las principales comercializadoras. Eso son muy claros los términos del diálogo y muy elementales.

¿Pero qué dificultad hay para que nos podamos reunir con ellos, como se definió en Cartagena? ¿No se podría inicialmente con agenda abierta? Presionemos eso, porque ese sí es un mandato muy claro de la reunión de Cartagena. Que nos den la oportunidad de plantearles esta problemática social que estamos viviendo, porque yo se la escucho con toda atención, con toda consideración, con todo el respeto, al doctor Ramírez, y la veo frecuentemente en las zonas cafeteras. Pero internacionalmente no la perciben, no saben la magnitud del problema social que se acumula en la zona cafetera. Yo creo que hay que apurar esa reunión con ellos.

El tema del PRAN. Pide el doctor Ramírez, Ministro de Agricultura, una prórroga de seis meses. ¿Tiene alguna dificultad?

MINISTRO DE AGRICULTURA: Presidente, es posible dándole un giro diferente, en el sentido de que hemos estado conversando para poder aprovechar los mayores recursos del Fondo Agropecuario de Garantías, cuya utilización se ha ido flexibilizando hacia el tema cafetero. Y hay un espacio amplio para poder garantizar financiamientos que vayan dirigidos a la diversificación y a la complementación. Sobre eso voy a hablar.

PRESIDENTE URIBE: ¿Habrá algún obstáculo mayor para negarnos a aceptar la solicitud de prórroga de seis meses, para perfeccionar los acuerdos del PRAN?

MINISTRO DE AGRICULTURA: Se puede hacer, Presidente. Hay muchos agricultores que quedaron por fuera del PRAN, y hay unos recursos, de los que están comprometidos en el presupuesto, que pueden ser utilizados para ello. Vamos a tener un pequeño sobrante en eso. Vamos a ver cuánto podemos estirar esa sabana.

Presidente: sobrantes no hay, seguramente sería de otros rubros.

MINISTRO DE AGRICULTURA: sobrantes no hay. Eso es cierto y es muy difícil. Como además son agricultores.

PRESIDENTE URIBE: Miremos eso, doctor Ramírez y doctor Gabriel, a ver cómo podemos atender esa solicitud de ustedes de la prórroga por seis meses.

El Ministro mencionó el tema del Fondo Agropecuario de Garantías. Yo creo que deberíamos comprometerlo a apoyar la financiación de nuevos créditos a los cafeteros. Y apoyar la financiación de los beneficiaderos ecológicos. Pienso que una presencia muy focalizada del Fondo Nacional de Garantías Agropecuarias, que maneja Finagro, y en esos dos frentes recursos frescos para los cafeteros y financiación de los beneficiaderos ecológicos, podría ayudar muchísimo.

¿Cómo ven ustedes el florecimiento de los pequeños exportadores? Por ejemplo, uno ve que la Cooperativa de Marsella, Risaralda, están mandando un café a Madrid. Lo tienen muy bien posicionado. Y que surge mucha pequeña empresa que está industrializando y está buscando unos nichos de mercado muy especiales.

Y uno encuentra una contradicción. Por que un lado ellos se quejan de que la Federación no es suficientemente flexible. Y de otro lado, el doctor Ramírez expresa que si la Federación no es suficientemente cuidadosa, eso puede afectar la calidad de la oferta de exportación de Colombia. ¿Qué piensa de eso, doctor Gabriel?

GABRIEL SILVA LUJÁN: en la actualidad la posibilidad de constituirse en exportador de café está abierta. Se requiere simplemente un registro y una licencia del Ministerio de Comercio Exterior, que no tiene mayor restricción. Pero lo que sí se ha mantenido muy rígido y coincide con las opiniones expresadas por el doctor Ramírez, es que los estándares de calidad de control de exportación en puerto, que es una de las garantías de la prima de café de Colombia, debe mantenerse en nivel de rigurosidad y de disciplina que se mantiene hoy en día. Creemos que esa es una política importante, y casi que es la combinación de abrir para que todos aquellos que tengan la capacidad, la iniciativa, el entusiasmo, de participar en el mercado, lo puedan hacer. Pero que la Federación tenga la claridad que todo saco que sale de aquí, tiene la garantía al comprador que corresponda a los estándares que han garantizado la defensa de la prima nacional.

PRESIDENTE URIBE: En el país hay una especie de reacción a la crisis en lo que yo llamaría la reacción positiva. Es mucha gente bregando a exportar, bregando a posicionar producto, bregando a agregarle valor, bregando a conquistar nichos de mercado. Y con el buen cuidado no dejar afectar la calidad, pienso que eso hay que estimularlo.

El doctor Ramírez ha pedido que el Gobierno le preste toda la atención a la situación social bastante deteriorada de la zona cafetera. Nosotros estamos trabajando en lo que llamamos las siete herramientas de equidad: la revolución educativa, el avance de la seguridad social, el impulso a la economía solidaria, el manejo social del campo, de los servicios públicos, la calidad de vida urbana y el país de propietarios. Me parece que con todas ellas hay que buscar como tienen una mayor presencia en la zona cafetera.

Por ejemplo, en la parte educativa la meta nuestra es crear millón y medio de cupos escolares. Hay cinco temas en la parte educativa: cobertura, calidad, pertinencia, capacitación técnica, ciencia y tecnología. Y en la parte de cobertura básica, la meta es crear millón y medio de cupos escolares. Vamos por 500 mil. Todavía nos falta un tramo muy exigente, a ver cómo ajustamos este otro millón. Voy a mirar con los ministros del área social cómo desagregamos estas herramientas para estarlas midiendo permanentemente en la zona cafetera.

Lo del Sena ha crecido mucho, y lo he visto crecer muchísimo en la zona cafetera. Hace un año el Sena tenía 950 mil estudiantes. Termina este año con dos millones. La meta es llegar a cuatro millones en el 2006. Claro que hemos recortado 3.600 contratos clientelistas, porque ahí es donde se tiene que poner aprueba el modelo de Estado Comunitario. Esto no es de tener menos Estado, sino de derrotar el Estado clientelista y burocrático y construir el Estado social. El Sena tiene que escoger: se gasta el dinero en edificio, se gasta el dinero en burocracia, se gasta el dinero en clientelismo o se gasta el dinero bien aplicado formando colombianos.

Vamos a revisar muy especialmente la presencia del Sena en la zona cafetera. Y yo les propondría un objetivo, me apersono de él, que dentro de un año el Gerente del Sena a este Congreso le puede informar sobre la presencia del Sena en todos los municipios de la zona cafetera. Que no se quede un solo municipio de la zona cafetera sin una presencia agresiva y robusta del Sena.

En el tema de mejoramiento de la protección social, usted reclama la herramienta de la nutrición de los niños. Vamos por los seis millones de niños en Bienestar Familiar. Sumando los de los restaurantes escolares y los niños de los hogares comunitarios y en el nuevo programa de un apoyo nutricional para 500 mil niños menores de cinco años, de estratos uno y dos, ya vamos en 322 mil. La meta es llegar a los 500 mil en el 2004 y si la situación presupuestal nos ayuda, duplicar esa meta para los años 2005 y 2006. Le prestaremos toda la atención a la presencia de ese programa en la zona cafetera.

En el Régimen Subsidiado de Salud hemos logrado crecer este año en millón 150 mil cupos. No sé el comportamiento en la zona cafetera. Tengo el total nacional. La meta del Gobierno es adicional a lo que había en agosto del año pasado: tres millones de cupos. Me parece que es de gran importancia hacer énfasis en la zona cafetera.

No sé cómo está el tema Familias en Acción en la zona cafetera. Ese programa lo concibió la administración del presidente Pastrana. A nosotros nos parece que tiene toda la lógica. Nos hemos propuesto mantenerlo y financiarlo, porque dependía de un crédito externo. Tenemos 340 mil Familias en Acción. Se le da un subsidio a la mamá a condición de que los niñitos estén estudiando y el destino de ese subsidio es la alimentación de los niños. No sé la presencia de este programa en todos los departamentos de la zona cafetera. Creo, doctor Gabriel, que sería bueno con el doctor Montenegro miráramos constantemente la presencia de estas herramientas sociales en la zona cafetera.

De aquello que sí estoy informado es del avance del programa Jóvenes en Acción. Es un programa también concebido por la administración del presidente Pastrana, que nosotros hemos mantenido e implementado. Dependía de un crédito externo y para sustraerlo de esa dependencia de ese crédito externo, lo hemos trasladado al Sena y le hemos exigido al Sena que con sus propios recursos lo tiene que financiar. Ahora estamos haciendo una convocatoria de 25 mil muchachos en el país y la próxima en seis meses será de más de 60 mil, y tiene una presencia fuerte en la zona cafetera. Es para muchachos bachilleres que no han entrado a la universidad, estratos uno y dos.

En fin, si repasáramos todas las herramientas, lo importante, y recogiendo su preocupación social, doctor Ramírez, es que trabajemos muy coordinadamente, gremio y Gobierno, a ver cómo estas siete herramientas de equidad producen un buen efecto en la zona cafetera. Estamos logrando con todos los municipios del país acuerdos para el programa de atención a los ancianos indigentes. Con los recursos de la Reforma Pensional del año pasado, en esta primera etapa estamos financiando 125 mil ancianos indigentes, y ese programa está distribuido en todos los municipios. En algunos departamentos de la zona cafetera hemos venido realizando las reuniones de la Directora de Bienestar Familiar con los alcaldes y creo que ese tema va bien, salvo el número. Es que uno habla de 125 mil ancianos indigentes y eso al presupuesto le cuesta muchísimo. Pero finalmente para la dimensión del problema del país es muy poco, porque tenemos 600 mil. Entonces arbitrar los recursos para cofinanciar 125 mil en este déficit, es bastante difícil. Y cuando uno logra llegarle a 125 mil, encuentra que es una parte relativamente pequeña del problema la que se atiende.

El tema del país de propietarios. Yo veo allí un espacio tanto con el microcrédito como con la vivienda social. De agosto a la fecha, los recursos de microcrédito han aumentado en Colombia en un 54 por ciento. Las colocaciones han ascendido a casi billón 700 mil millones, ha favorecido casi 700 mil compatriotas. De ellos, 200 mil han accedido al crédito por primera vez. El Banco de la Mujer de Cali, en agosto del año pasado tenía 40 mil usuarios, hoy tiene el doble. En agosto del año pasado tenía una cartera de 40 mil millones, hoy la cartera es de 100 mil millones, y no se ha deteriorado. La cartera allí con alguna morosidad es de apenas del 1.7.

En la zona cafetera hemos encontrado mucha institucionalidad para avanzar en microcrédito. Creo que en todos estos temas podríamos integrarnos con los comités, a ver cómo Gobierno y el gremio, a través de los comités, podemos mostrar un resultado social mejor en la zona cafetera.

En vivienda social, las restricciones presupuestales nos ha frenado muchísimo. En mejoramiento de vivienda rural, apenas se pudo dar apoyo a 9.370 familias este año. Un programa que maneja el Banco Agrario y el Ministerio de Agricultura. Eso nos costó 30 mil millones, doctor Jorge. Nos hemos comprometido para el año entrante duplicarlo. Ese es un programa muy bueno por múltiples razones. Una de ellas es: la calidad de vida en el campo retiene al campesino. Entonces yo le rogaría al Ministro y al doctor Restrepo Palacio que se haga un convenio con la Federación sobre un porcentaje de recursos de mejoramiento de vivienda rural, que se asigne a la zona cafetera en el presupuesto del año entrante.

Yo confío, he asumido la responsabilidad de buscar en la adición presupuestal que sea posible, como recursos prioritarios, 30 mil millones, para duplicar el año entrante el esfuerzo realizado este año en mejoramiento de vivienda rural . No sé que se pueda hacer.

La semana pasada realizamos un convenio muy importante con el sector financiero. El sector financiero se comprometió a colocar en los dos años que vienen un mínimo de 500 mil millones en créditos a vivienda de menos de 22 millones. Y eso va ayudar muchísimo. Además hemos fortalecido las Cajas de Compensación para el microcrédito de vivienda. Y van a quedar más fortalecidas porque ya las comisiones de Senado y Cámara aprobaron, falta la aprobación en plenaria y creo que se va a dar, un proyecto de ley para que las Cajas de Compensación abran secciones de ahorro y crédito, a fin de apoyar el microcrédito. Creo que allí tenemos otra herramienta bien importante para trabajar en la zona cafetera.

En fin, la invitación es a lo siguiente: un Gobierno que tiene el Plan de Desarrollo aprobado, un Gobierno ya bastante avanzado, un Gobierno con unos recursos bien limitados, no le queda fácil concebir nuevos instrumentos sociales. La invitación es a que estos que se han concebido y que están empezando a ejecutarse, busquemos como los potenciamos en la zona cafetera.

GABRIEL SILVA LUJÁN: Presidente, usted nos puso la meta de 15 mil hectáreas de maíz asociado a café, hicimos 30 mil. Usted nos puso la meta que produjéramos cafés especiales y duplicamos las exportaciones de café especiales en un año. Usted nos puso la meta de construir una empresa de tiendas y hemos abierto una tienda por mes. Usted nos acaba de poner la meta del cambio social y dentro de un año usted verá que vamos a duplicar sus aspiraciones.

PRESIDENTE URIBE: Qué bueno. No lo aplaudamos mucho, porque él ha demostrado que es muy capaz. Entonces mejor que aplaudirlo, digámosle que está acreditado para que le podamos exigir más y más. Yo creo que ese trabajo social, y ustedes tienen los instrumentos, que son los comités. Entonces rogaría que una de las conclusiones sea que el doctor Santiago Montenegro, el doctor Alejandro Gaviria, estén trabajando permanentemente con ustedes para acentuar estos programas en la zona cafetera.

El tema del precio. La tasa de cambio. Yo aplaudo la decisión del Banco de la República de salir con esta opción de compra. Yo creo que es un gran paso y nos ayuda mucho. La verdad es que este sector sí que lo necesita. Uno se angustia. La situación que vivimos a principios de la semana pasada: café a 61 centavos de dólar, y dólar a 2.811 pesos. Y un presupuesto público bien estresado con la imposibilidad de aumentar el AGC. Entonces confiemos en mantener una tasa de cambio competitiva, en que la recuperemos. La verdad es que lo que pasó el año pasado, entre julio y diciembre en tasa de cambio, fue muy venturoso para el país. Por supuesto, se encarecieron algunos insumos. Buena parte de ese encarecimiento que ustedes registran en los fertilizantes se lo debemos a esa tasa de cambio. Pero esos son costos que vale la pena pagar.

Finalmente lo que defiende al productor es el precio remunerativo del producto final. Esos ahorros en costos, para que coincidan con el deterioro de la producción, conducen a la destrucción del sector y de la economía en general. Y lo que más me preocupa de algunas tendencias recientes de Colombia, es que se frena la tasa de cambio y se frena y se frena, y de pronto se revienta la represa y se lleva a todo el que haya obtenido recursos de crédito, o al que haya proyectado costos de insumos importados con una tasa de cambio revaluada. Para evitar esos sobresaltos lo mejor es mantener una tasa de cambio en un nivel real, estable, pero a partir de que sea competitivo.

Si la tasa de cambio hubiera tenido un comportamiento más regular, lo que paso en el segundo semestre del año pasado no habría tenido que afectar de la manera que afectó el costo de los fertilizantes.

Me preocupa a mí que vamos a tener un buen rato en todo el sector agropecuario para reacomodarnos a la situación de costos de fertilizantes. Pero yo les diría, a riesgo de equivocarme, que lo fundamental es poder obtener un precio, no ese precio que usted llama de supervivencia, sino precio con algún porcentaje positivo en materia de remuneración a los cafeteros.

En ese tema de tasa de cambio, me parece que tiene que haber un diálogo permanente de la institucionalidad cafetera, acompañada de los ministros de Agricultura y Hacienda, con el Banco de la República. Y lo que el Gobierno pueda hacer para combatir el lavado lo hacemos con toda la decisión.

A mí me duele mucho que coincida esta caída de la tasa de cambio con las tres o cuatro semanas cruciales de compra de la cosecha, porque la platica que le llega al cafetero, el cafetero no la atesora. El cafetero no tiene cuentas en el exterior. Esa es una platica que inmediatamente entra a tonificar todas las corrientes de la economía. La que no lleva para abonar a los acreedores se gasta en vestuario, en alimentación.

Uno ve la preocupación por la revaluación en toda América Latina. El sector agropecuario chileno ha perdido mil millones de dólares por revaluación en las últimas semanas. Pero ese no debe ser el consuelo. ¿Por qué nosotros tenemos que dejar que nos arrastren esas corrientes, si hay oportunidades de hacer unos esfuerzos internos, para que mientras los otros estén revaluando nosotros no, y mejorar la recompetitividad relativa nuestra, por qué no lo hacemos?

De pronto somos muy modestos en las aspiraciones y nos conformarnos con muchos consuelos, con consuelos muy simples. Uno ve esas otras economías, por ejemplo, la china, la americana, con esos niveles de crecimiento. La americana en los últimos tres meses y la china en todo el año. La china va a crecer a más del 10 por ciento y nosotros con aspiraciones muy modestas.

Yo creo mucho en esa tasa de cambio para ayudar a tonificar la economía, pero ahí lo dejamos a la sabiduría y a la comprensión del Banco. Nosotros lo que tenemos que hacer es insistir, insistir, insistir. Queridos cafeteros, muchas gracias y muchos éxitos".

Deja una respuesta

PALABRAS DEL PRESIDENTE URIBE AL INSTALAR CONGRESO ANUAL CAFETERO

Bogotá, 10 dic (SNE). El presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, instaló este miércoles el LXIII Congreso Nacional Cafetero, con las siguientes palabras:

"Siempre que se acude al Congreso Nacional de Cafeteros, se acude con una profunda vibración sobre la democracia de la Patria. Ninguna actividad ha construido en Colombia tanto afecto a la democracia, tanta trinchera de defensa de la democracia, tanto capital social para que la democracia funcione, como es la caficultura.

Ustedes, cafeteros de mi Patria, han representado en todas las horas una ilusión de defensa de los valores, una garantía de fortaleza de la democracia. Pero no solamente se llega a este Congreso con ese sentimiento de gratitud, de afecto, de reconocimiento al pueblo cafetero, sino también con preocupaciones.

Cuánto quisiéramos que el ingreso de los cafeteros hubiera mejorado. Cuánto nos preocupa ver que se prolonga en el tiempo esta situación tan difícil para ustedes y para toda el área de la caficultura de la Patria. Quiero rendir un testimonio a la institucionalidad. En un coyuntura prolongada tan difícil, de semejantes rigideces, en un país con una estructura con gran participación del microfundio en la producción cafetera, en ausencia de la institucionalidad la caficultura habría desaparecido.

Yo me he preguntado, examinando la problemática cafetera, ¿cómo puede subsistir una caficultura con este deterioro del ingreso? ¿Cómo puede subsistir una caficultura de microfundio en Colombia, si no fuera por la fortaleza de su institucionalidad? Realmente hoy Gobierno y productores debemos tener en claro que en ausencia de la fortaleza de la institucionalidad, la caficultura estaría desapareciendo velozmente en nuestra Patria.

En este momento de angustia, en este momento de tantas dificultades, hay que hacer ese alto en el camino y volver sobre lo que ha significado la institucionalidad, y reconocer clara y tajantemente que en ausencia de la institucionalidad estaríamos del todo fracasados.

Quiero, pues, hacer este reconocimiento a toda la institucionalidad cafetera. A los comités municipales, a los comités departamentales, al Comité Nacional, a la Federación, a todos los que representan a ese Comité Nacional, al señor Presidente del Congreso, al doctor Ramírez Montoya, y al doctor Gabriel Silva. Su juventud, su dinamismo, su compromiso de que esta institucionalidad se modernice, sea austera, imaginativa, empiezan a dar resultados muy importantes. Qué oportuno haber contado en esta crisis, contar en esta crisis, con las luces de su inteligencia, con su fortaleza, con su imaginación y con su iniciativa, doctor Gabriel Silva. Enhorabuena para la institucionalidad.

Necesariamente tengo que referirme al tema de orden público. Cuando era candidato presidencial, aquí en este salón asumí ante ustedes la responsabilidad de proceder como el primer soldado de la Nación, si la suerte de la democracia me permitía llegar a la Presidencia de la República. Falta mucho, pero hemos avanzado.

Al repasar el mapa cafetero de la Patria, hemos avanzado bastante en toda la ladera cundinamarquesa, tanto en la oriental como en la occidental. Persistiremos hasta desalojar de allí al último de los terroristas.

En la Sierra Nevada de Santa Marta, de 12 mil kilómetros cuadrados de área, con una influencia de 60 mil kilómetros cuadrados, estamos operando.

Primero lo hicimos en las estribaciones, en los corredores de movilidad, en las carreteras, y ahora en el corazón mismo de la Sierra. Y la instrucción que tienen los soldados de la Patria es que por lo menos en estos dos años y ocho meses que le faltan a este Gobierno, de la Sierra Nevada no saldremos ni de día ni de noche, hasta que desalojemos de allí al último de los terroristas. Esa ha sido una zona cafetera bien importante y bien maltratada por la presencia terrorista.

En el suroeste de mi departamento también hemos venido avanzando, y en confluencia de Antioquia y Caldas. Ese oriente de Caldas, muy afectado por los terroristas, por el cultivo de droga. Hemos estado en permanente contacto con el Comité Departamental de Caldas, y la decisión también es llegar hasta las última consecuencias. No salirnos de allí hasta desalojar al último de los terroristas. 
Cómo nos preocupa el occidente de Caldas y su confluencia con el occidente de Risaralda, y estamos en la misma tarea. En esta zona se han adelantado unas operaciones masivas. Disgustan a muchos observadores nacionales e internacionales, pero es una manera de aislar a los terroristas, de quitarles los puntos de apoyo, de afectarles las fuentes de abastecimiento.

La semana pasada le dije al General Castro Castro que en esa zona no podíamos seguir con capturas masivas de 40 o de 50 todos los domingos, sino de 200, para acelerar el encarcelamiento de los terroristas y golpear estas organizaciones. Esas capturas han sido masivas, pero no arbitrarias. Se han ajustado plenamente al ordenamiento jurídico. Se han hecho sobre el examen cuidadoso de un acervo probatorio.

El Gobierno, por supuesto, ha asumido el liderazgo, pero todo se ha apoyado finalmente en las decisiones de la Fiscalía. Esas capturas representan una política de mano firme con sujeción rigurosa al ordenamiento jurídico.

Aspiramos contar con tres batallones de alta montaña en los próximos meses, de gran importancia para los productores de café: uno en la Bota Caucana, que habrá de cortar esos corredores de movilidad en aquella región. Otro en el Parque de los Nevados, con una gran posibilidad de operación sobre Caldas, Risaralda, el Quindío, el Tolima, el Huila y el sur del Valle del Cauca, y finalmente otro sobre la Sierra Nevada.

Esa tarea de orden público apenas empieza. Falta mucho por hacer. El pueblo colombiano la ha apoyado con gran sacrificio, por ejemplo en el pago de impuestos. Sé cuánto representa eso para una caficultura, en momento en que ha estado bastante empobrecida. Y nos proponemos que todos los días cada peso rinda más en la acción de la Fuerza Pública, que haya mayor eficacia en un marco de total transparencia. Pueden estar tranquilos, que a pesar de reveses y dificultades, la decisión es total para liberar a nuestro país de la plaga del terrorismo. En eso, con la ayuda de Dios, no hay reversa.

En cuanto a los temas del grano, yo quisiera que de este Congreso salieran unas recomendaciones al gremio y al Gobierno, que respondan qué podemos hacer.

Por ejemplo, en el tema del cultivo, ¿cómo podemos acelerar la renovación en un marco de estrechez de recursos fiscales? ¿Cómo podemos avanzar en los cafés especiales, en sus diferentes expresiones, que son los que muestran tener alguna prima importante en el mercado internacional? No sabemos cuánto pueda durar esa prima. Pero definitivamente ese es el producto del presente y del futuro en el mercado internacional de café.

Si bien, porcentualmente, la oferta de estos cafés está creciendo bastante en Colombia (me decía el doctor Gabriel que en el último año crece en un 50 por ciento), todavía su participación en el volumen exportado es poca. Entonces es bueno que miremos productores y Gobierno qué podemos hacer para incentivar estos cultivos.

Me parece de gran importancia, de cara al mercado, incentivar ese producto de los cafés especiales. El nuevo canal de mercadeo, que son las tiendas. La Federación ha tenido un inmenso éxito con las que hasta ahora ha inaugurado en el país y es absolutamente necesario dar el paso internacional. Veo una comunidad internacional a la expectativa de que se habrán las primeras tiendas en el primer semestre del año entrante.

Para los cafés industrializados, veo en los acuerdos de libre comercio una gran posibilidad. He sido informado que, además del señor Ministro de Agricultura, en el marco del Congreso ustedes se van a reunir con el señor Ministro de Comercio. Es bueno examinar este punto: la incidencia de los acuerdos de libre comercio para facilitar la exportación de los cafés industrializados.

En la tarea de mejorar el ingreso de los cafeteros, tenemos que insistir en esos cultivos alternativos: el maíz, el fríjol. Y en los cultivos complementarios, donde la madera entra a jugar un papel muy importante. Además quiero recordarles la exención tributaria, aprobada en la reforma de diciembre del año pasado, y un descuento tributario bastante significativo para los contribuyentes que inviertan en madera. Lo que se ha hecho en guadua, en Risaralda, en Caldas, da buenos ejemplos de cómo podemos avanzar con la madera.

El Gobierno hará todos los esfuerzos para mantener durante el tiempo que sea necesario el AGC. Para nosotros es una partida presupuestal de nuestro corazón, de nuestro mayor compromiso. Sean cuales fueren las afugias fiscales de la Nación, pueden tener la certeza ustedes de que el AGC no será abandonado.

¿Qué le han dicho, doctor Néstor, en los Estados Unidos del ingreso de los Estados Unidos a la Organización Internacional del Café?

Yo creo que cuando el Presidente Bush me ve a mí, no necesito hablarle. Creo que me nota tres avisitos en la frente: el uno, interdicción aérea, que ya se restableció. El otro, el TPS para los colombianos que viven allí, que está en muy serias dificultades. Y el otro, el ingreso de los Estados Unidos a la Organización Internacional del Café. Todas las veces que allá me reciban seguiré como un cirirí en ese tema, pero usted tiene ayudar, doctor Néstor, a ver si entra.

Y usted tenía por ahí otra tareíta, que era reunir a los mandatarios de los países productores con los presidentes y gerentes de las principales comercializadoras. Eso son muy claros los términos del diálogo y muy elementales.

¿Pero qué dificultad hay para que nos podamos reunir con ellos, como se definió en Cartagena? ¿No se podría inicialmente con agenda abierta? Presionemos eso, porque ese sí es un mandato muy claro de la reunión de Cartagena. Que nos den la oportunidad de plantearles esta problemática social que estamos viviendo, porque yo se la escucho con toda atención, con toda consideración, con todo el respeto, al doctor Ramírez, y la veo frecuentemente en las zonas cafeteras. Pero internacionalmente no la perciben, no saben la magnitud del problema social que se acumula en la zona cafetera. Yo creo que hay que apurar esa reunión con ellos.

El tema del PRAN. Pide el doctor Ramírez, Ministro de Agricultura, una prórroga de seis meses. ¿Tiene alguna dificultad?

MINISTRO DE AGRICULTURA: Presidente, es posible dándole un giro diferente, en el sentido de que hemos estado conversando para poder aprovechar los mayores recursos del Fondo Agropecuario de Garantías, cuya utilización se ha ido flexibilizando hacia el tema cafetero. Y hay un espacio amplio para poder garantizar financiamientos que vayan dirigidos a la diversificación y a la complementación. Sobre eso voy a hablar.

PRESIDENTE URIBE: ¿Habrá algún obstáculo mayor para negarnos a aceptar la solicitud de prórroga de seis meses, para perfeccionar los acuerdos del PRAN?

MINISTRO DE AGRICULTURA: Se puede hacer, Presidente. Hay muchos agricultores que quedaron por fuera del PRAN, y hay unos recursos, de los que están comprometidos en el presupuesto, que pueden ser utilizados para ello. Vamos a tener un pequeño sobrante en eso. Vamos a ver cuánto podemos estirar esa sabana.

Presidente: sobrantes no hay, seguramente sería de otros rubros.

MINISTRO DE AGRICULTURA: sobrantes no hay. Eso es cierto y es muy difícil. Como además son agricultores.

PRESIDENTE URIBE: Miremos eso, doctor Ramírez y doctor Gabriel, a ver cómo podemos atender esa solicitud de ustedes de la prórroga por seis meses.

El Ministro mencionó el tema del Fondo Agropecuario de Garantías. Yo creo que deberíamos comprometerlo a apoyar la financiación de nuevos créditos a los cafeteros. Y apoyar la financiación de los beneficiaderos ecológicos. Pienso que una presencia muy focalizada del Fondo Nacional de Garantías Agropecuarias, que maneja Finagro, y en esos dos frentes recursos frescos para los cafeteros y financiación de los beneficiaderos ecológicos, podría ayudar muchísimo.

¿Cómo ven ustedes el florecimiento de los pequeños exportadores? Por ejemplo, uno ve que la Cooperativa de Marsella, Risaralda, están mandando un café a Madrid. Lo tienen muy bien posicionado. Y que surge mucha pequeña empresa que está industrializando y está buscando unos nichos de mercado muy especiales.

Y uno encuentra una contradicción. Por que un lado ellos se quejan de que la Federación no es suficientemente flexible. Y de otro lado, el doctor Ramírez expresa que si la Federación no es suficientemente cuidadosa, eso puede afectar la calidad de la oferta de exportación de Colombia. ¿Qué piensa de eso, doctor Gabriel?

GABRIEL SILVA LUJÁN: en la actualidad la posibilidad de constituirse en exportador de café está abierta. Se requiere simplemente un registro y una licencia del Ministerio de Comercio Exterior, que no tiene mayor restricción. Pero lo que sí se ha mantenido muy rígido y coincide con las opiniones expresadas por el doctor Ramírez, es que los estándares de calidad de control de exportación en puerto, que es una de las garantías de la prima de café de Colombia, debe mantenerse en nivel de rigurosidad y de disciplina que se mantiene hoy en día. Creemos que esa es una política importante, y casi que es la combinación de abrir para que todos aquellos que tengan la capacidad, la iniciativa, el entusiasmo, de participar en el mercado, lo puedan hacer. Pero que la Federación tenga la claridad que todo saco que sale de aquí, tiene la garantía al comprador que corresponda a los estándares que han garantizado la defensa de la prima nacional.

PRESIDENTE URIBE: En el país hay una especie de reacción a la crisis en lo que yo llamaría la reacción positiva. Es mucha gente bregando a exportar, bregando a posicionar producto, bregando a agregarle valor, bregando a conquistar nichos de mercado. Y con el buen cuidado no dejar afectar la calidad, pienso que eso hay que estimularlo.

El doctor Ramírez ha pedido que el Gobierno le preste toda la atención a la situación social bastante deteriorada de la zona cafetera. Nosotros estamos trabajando en lo que llamamos las siete herramientas de equidad: la revolución educativa, el avance de la seguridad social, el impulso a la economía solidaria, el manejo social del campo, de los servicios públicos, la calidad de vida urbana y el país de propietarios. Me parece que con todas ellas hay que buscar como tienen una mayor presencia en la zona cafetera.

Por ejemplo, en la parte educativa la meta nuestra es crear millón y medio de cupos escolares. Hay cinco temas en la parte educativa: cobertura, calidad, pertinencia, capacitación técnica, ciencia y tecnología. Y en la parte de cobertura básica, la meta es crear millón y medio de cupos escolares. Vamos por 500 mil. Todavía nos falta un tramo muy exigente, a ver cómo ajustamos este otro millón. Voy a mirar con los ministros del área social cómo desagregamos estas herramientas para estarlas midiendo permanentemente en la zona cafetera.

Lo del Sena ha crecido mucho, y lo he visto crecer muchísimo en la zona cafetera. Hace un año el Sena tenía 950 mil estudiantes. Termina este año con dos millones. La meta es llegar a cuatro millones en el 2006. Claro que hemos recortado 3.600 contratos clientelistas, porque ahí es donde se tiene que poner aprueba el modelo de Estado Comunitario. Esto no es de tener menos Estado, sino de derrotar el Estado clientelista y burocrático y construir el Estado social. El Sena tiene que escoger: se gasta el dinero en edificio, se gasta el dinero en burocracia, se gasta el dinero en clientelismo o se gasta el dinero bien aplicado formando colombianos.

Vamos a revisar muy especialmente la presencia del Sena en la zona cafetera. Y yo les propondría un objetivo, me apersono de él, que dentro de un año el Gerente del Sena a este Congreso le puede informar sobre la presencia del Sena en todos los municipios de la zona cafetera. Que no se quede un solo municipio de la zona cafetera sin una presencia agresiva y robusta del Sena.

En el tema de mejoramiento de la protección social, usted reclama la herramienta de la nutrición de los niños. Vamos por los seis millones de niños en Bienestar Familiar. Sumando los de los restaurantes escolares y los niños de los hogares comunitarios y en el nuevo programa de un apoyo nutricional para 500 mil niños menores de cinco años, de estratos uno y dos, ya vamos en 322 mil. La meta es llegar a los 500 mil en el 2004 y si la situación presupuestal nos ayuda, duplicar esa meta para los años 2005 y 2006. Le prestaremos toda la atención a la presencia de ese programa en la zona cafetera.

En el Régimen Subsidiado de Salud hemos logrado crecer este año en millón 150 mil cupos. No sé el comportamiento en la zona cafetera. Tengo el total nacional. La meta del Gobierno es adicional a lo que había en agosto del año pasado: tres millones de cupos. Me parece que es de gran importancia hacer énfasis en la zona cafetera.

No sé cómo está el tema Familias en Acción en la zona cafetera. Ese programa lo concibió la administración del presidente Pastrana. A nosotros nos parece que tiene toda la lógica. Nos hemos propuesto mantenerlo y financiarlo, porque dependía de un crédito externo. Tenemos 340 mil Familias en Acción. Se le da un subsidio a la mamá a condición de que los niñitos estén estudiando y el destino de ese subsidio es la alimentación de los niños. No sé la presencia de este programa en todos los departamentos de la zona cafetera. Creo, doctor Gabriel, que sería bueno con el doctor Montenegro miráramos constantemente la presencia de estas herramientas sociales en la zona cafetera.

De aquello que sí estoy informado es del avance del programa Jóvenes en Acción. Es un programa también concebido por la administración del presidente Pastrana, que nosotros hemos mantenido e implementado. Dependía de un crédito externo y para sustraerlo de esa dependencia de ese crédito externo, lo hemos trasladado al Sena y le hemos exigido al Sena que con sus propios recursos lo tiene que financiar. Ahora estamos haciendo una convocatoria de 25 mil muchachos en el país y la próxima en seis meses será de más de 60 mil, y tiene una presencia fuerte en la zona cafetera. Es para muchachos bachilleres que no han entrado a la universidad, estratos uno y dos.

En fin, si repasáramos todas las herramientas, lo importante, y recogiendo su preocupación social, doctor Ramírez, es que trabajemos muy coordinadamente, gremio y Gobierno, a ver cómo estas siete herramientas de equidad producen un buen efecto en la zona cafetera. Estamos logrando con todos los municipios del país acuerdos para el programa de atención a los ancianos indigentes. Con los recursos de la Reforma Pensional del año pasado, en esta primera etapa estamos financiando 125 mil ancianos indigentes, y ese programa está distribuido en todos los municipios. En algunos departamentos de la zona cafetera hemos venido realizando las reuniones de la Directora de Bienestar Familiar con los alcaldes y creo que ese tema va bien, salvo el número. Es que uno habla de 125 mil ancianos indigentes y eso al presupuesto le cuesta muchísimo. Pero finalmente para la dimensión del problema del país es muy poco, porque tenemos 600 mil. Entonces arbitrar los recursos para cofinanciar 125 mil en este déficit, es bastante difícil. Y cuando uno logra llegarle a 125 mil, encuentra que es una parte relativamente pequeña del problema la que se atiende.

El tema del país de propietarios. Yo veo allí un espacio tanto con el microcrédito como con la vivienda social. De agosto a la fecha, los recursos de microcrédito han aumentado en Colombia en un 54 por ciento. Las colocaciones han ascendido a casi billón 700 mil millones, ha favorecido casi 700 mil compatriotas. De ellos, 200 mil han accedido al crédito por primera vez. El Banco de la Mujer de Cali, en agosto del año pasado tenía 40 mil usuarios, hoy tiene el doble. En agosto del año pasado tenía una cartera de 40 mil millones, hoy la cartera es de 100 mil millones, y no se ha deteriorado. La cartera allí con alguna morosidad es de apenas del 1.7.

En la zona cafetera hemos encontrado mucha institucionalidad para avanzar en microcrédito. Creo que en todos estos temas podríamos integrarnos con los comités, a ver cómo Gobierno y el gremio, a través de los comités, podemos mostrar un resultado social mejor en la zona cafetera.

En vivienda social, las restricciones presupuestales nos ha frenado muchísimo. En mejoramiento de vivienda rural, apenas se pudo dar apoyo a 9.370 familias este año. Un programa que maneja el Banco Agrario y el Ministerio de Agricultura. Eso nos costó 30 mil millones, doctor Jorge. Nos hemos comprometido para el año entrante duplicarlo. Ese es un programa muy bueno por múltiples razones. Una de ellas es: la calidad de vida en el campo retiene al campesino. Entonces yo le rogaría al Ministro y al doctor Restrepo Palacio que se haga un convenio con la Federación sobre un porcentaje de recursos de mejoramiento de vivienda rural, que se asigne a la zona cafetera en el presupuesto del año entrante.

Yo confío, he asumido la responsabilidad de buscar en la adición presupuestal que sea posible, como recursos prioritarios, 30 mil millones, para duplicar el año entrante el esfuerzo realizado este año en mejoramiento de vivienda rural . No sé que se pueda hacer.

La semana pasada realizamos un convenio muy importante con el sector financiero. El sector financiero se comprometió a colocar en los dos años que vienen un mínimo de 500 mil millones en créditos a vivienda de menos de 22 millones. Y eso va ayudar muchísimo. Además hemos fortalecido las Cajas de Compensación para el microcrédito de vivienda. Y van a quedar más fortalecidas porque ya las comisiones de Senado y Cámara aprobaron, falta la aprobación en plenaria y creo que se va a dar, un proyecto de ley para que las Cajas de Compensación abran secciones de ahorro y crédito, a fin de apoyar el microcrédito. Creo que allí tenemos otra herramienta bien importante para trabajar en la zona cafetera.

En fin, la invitación es a lo siguiente: un Gobierno que tiene el Plan de Desarrollo aprobado, un Gobierno ya bastante avanzado, un Gobierno con unos recursos bien limitados, no le queda fácil concebir nuevos instrumentos sociales. La invitación es a que estos que se han concebido y que están empezando a ejecutarse, busquemos como los potenciamos en la zona cafetera.

GABRIEL SILVA LUJÁN: Presidente, usted nos puso la meta de 15 mil hectáreas de maíz asociado a café, hicimos 30 mil. Usted nos puso la meta que produjéramos cafés especiales y duplicamos las exportaciones de café especiales en un año. Usted nos puso la meta de construir una empresa de tiendas y hemos abierto una tienda por mes. Usted nos acaba de poner la meta del cambio social y dentro de un año usted verá que vamos a duplicar sus aspiraciones.

PRESIDENTE URIBE: Qué bueno. No lo aplaudamos mucho, porque él ha demostrado que es muy capaz. Entonces mejor que aplaudirlo, digámosle que está acreditado para que le podamos exigir más y más. Yo creo que ese trabajo social, y ustedes tienen los instrumentos, que son los comités. Entonces rogaría que una de las conclusiones sea que el doctor Santiago Montenegro, el doctor Alejandro Gaviria, estén trabajando permanentemente con ustedes para acentuar estos programas en la zona cafetera.

El tema del precio. La tasa de cambio. Yo aplaudo la decisión del Banco de la República de salir con esta opción de compra. Yo creo que es un gran paso y nos ayuda mucho. La verdad es que este sector sí que lo necesita. Uno se angustia. La situación que vivimos a principios de la semana pasada: café a 61 centavos de dólar, y dólar a 2.811 pesos. Y un presupuesto público bien estresado con la imposibilidad de aumentar el AGC. Entonces confiemos en mantener una tasa de cambio competitiva, en que la recuperemos. La verdad es que lo que pasó el año pasado, entre julio y diciembre en tasa de cambio, fue muy venturoso para el país. Por supuesto, se encarecieron algunos insumos. Buena parte de ese encarecimiento que ustedes registran en los fertilizantes se lo debemos a esa tasa de cambio. Pero esos son costos que vale la pena pagar.

Finalmente lo que defiende al productor es el precio remunerativo del producto final. Esos ahorros en costos, para que coincidan con el deterioro de la producción, conducen a la destrucción del sector y de la economía en general. Y lo que más me preocupa de algunas tendencias recientes de Colombia, es que se frena la tasa de cambio y se frena y se frena, y de pronto se revienta la represa y se lleva a todo el que haya obtenido recursos de crédito, o al que haya proyectado costos de insumos importados con una tasa de cambio revaluada. Para evitar esos sobresaltos lo mejor es mantener una tasa de cambio en un nivel real, estable, pero a partir de que sea competitivo.

Si la tasa de cambio hubiera tenido un comportamiento más regular, lo que paso en el segundo semestre del año pasado no habría tenido que afectar de la manera que afectó el costo de los fertilizantes.

Me preocupa a mí que vamos a tener un buen rato en todo el sector agropecuario para reacomodarnos a la situación de costos de fertilizantes. Pero yo les diría, a riesgo de equivocarme, que lo fundamental es poder obtener un precio, no ese precio que usted llama de supervivencia, sino precio con algún porcentaje positivo en materia de remuneración a los cafeteros.

En ese tema de tasa de cambio, me parece que tiene que haber un diálogo permanente de la institucionalidad cafetera, acompañada de los ministros de Agricultura y Hacienda, con el Banco de la República. Y lo que el Gobierno pueda hacer para combatir el lavado lo hacemos con toda la decisión.

A mí me duele mucho que coincida esta caída de la tasa de cambio con las tres o cuatro semanas cruciales de compra de la cosecha, porque la platica que le llega al cafetero, el cafetero no la atesora. El cafetero no tiene cuentas en el exterior. Esa es una platica que inmediatamente entra a tonificar todas las corrientes de la economía. La que no lleva para abonar a los acreedores se gasta en vestuario, en alimentación.

Uno ve la preocupación por la revaluación en toda América Latina. El sector agropecuario chileno ha perdido mil millones de dólares por revaluación en las últimas semanas. Pero ese no debe ser el consuelo. ¿Por qué nosotros tenemos que dejar que nos arrastren esas corrientes, si hay oportunidades de hacer unos esfuerzos internos, para que mientras los otros estén revaluando nosotros no, y mejorar la recompetitividad relativa nuestra, por qué no lo hacemos?

De pronto somos muy modestos en las aspiraciones y nos conformarnos con muchos consuelos, con consuelos muy simples. Uno ve esas otras economías, por ejemplo, la china, la americana, con esos niveles de crecimiento. La americana en los últimos tres meses y la china en todo el año. La china va a crecer a más del 10 por ciento y nosotros con aspiraciones muy modestas.

Yo creo mucho en esa tasa de cambio para ayudar a tonificar la economía, pero ahí lo dejamos a la sabiduría y a la comprensión del Banco. Nosotros lo que tenemos que hacer es insistir, insistir, insistir. Queridos cafeteros, muchas gracias y muchos éxitos".