Sitio oficial
 

PALABRAS DEL PRESIDENTE URIBE EN LOS 90 AÑOS DEL CONSEJO DE ESTADO

 

PALABRAS
DEL PRESIDENTE URIBE EN LOS 90 AÑOS DEL CONSEJO DE ESTADO

Bogotá, 1 dic (SNE). El siguiente es el discurso del presidente
de la República, Álvaro Uribe Vélez, en la
conmemoración de los 90 años de formal existencia
del Consejo de Estado. Durante el evento, realizado en la Casa
de Nariño, el Jefe de Estado impuso la Orden de Boyacá y
la Orden de la Justicia a los miembros del Consejo:

“Exalto los méritos de la altísima institución
a la cual la Constitución, en elaborada y compleja definición
de funciones, ha encomendado ser una de las máximas instancias,
y órgano límite de la administración de la
justicia.

El Consejo de Estado, ha decidido que la
efeméride de su
creación tenga como referencia el año 1914, cuando
el constituyente derivado le dio forma definitiva a su actual estructura.
Así debe ser, y el Consejo de Estado demuestra con ello
el rigor con que se ciñe en todas sus determinaciones a
la letra de la ley y a los hechos históricos.

Es importante que las nuevas generaciones
de juristas, politólogos
y estudiosos de nuestra historia, conozcan el papel de Colombia
para formular y moldear una institución que, con el paso
de los años, fueron acogiendo la mayoría de los países
del mundo, a medida que se constituyeron como Estados de Derecho.

El Gobierno como depositario del poder
ejecutivo, la Institución
Consejo de Estado en su forma primigenia y la Orden de Boyacá,
son tres creaciones del Libertador Simón Bolívar.

En 1817, los reductos patriotas sobrevivientes
de la reconquista española, concentraron sus fuerzas en una pequeña
aldea situada en la angostura del Orinoco, constituyeron un gobierno
provisional bajo la guía de Simón Bolívar.
Es uno de los momentos históricos de mayor contraste entre
la escasez de medios materiales y la abundancia de ideas y de fuerza
moral.

Bolívar y la pléyade de grandes hombres que lo acompañaron,
materializaron en Angostura las ideas revolucionarias del liberalismo,
a partir del cual germinaba el Estado de Derecho, empeñados
en vivir la democracia y la libertad.

El Gobierno de Colombia, fundado por Simón Bolívar
y que existe desde entonces, sin solución de continuidad,
viene, pues, a exaltar al Consejo de Estado cuya creación
fue también su idea, y le impone la Orden de Boyacá,
otro legado del Libertador, quien la instituyó después
del triunfo, para honrar a los héroes de la gran gesta de
la Independencia y a los grandes servidores de la Patria.

El Libertador concibió el Consejo de Estado como un cuerpo
superior de la estructura del Estado, como una reunión de
sabios y prohombres. Al terminar su primer gran discurso de Angostura,
el de 1817, pronunció estas palabras –a las cuales
ya hizo mención el señor Presidente del Consejo,
esta mañana–:

Dijo El Libertador:

“La instalación de un cuerpo tan respetable y digno
de confianza del pueblo es una época fausta para la Nación.
El Gobierno que, en medio de tantas catástrofes y aislado
entre tantos escollos, no contaba antes con ningún apoyo,
tendrá ahora por guía una congregación de
ilustres militares, magistrados, jueces y administradores, y se
hallará en lo futuro protegido, no sólo de una fuerza
efectiva, sino sostenido de la primera de todas las fuerzas, que
es la opinión pública. La consideración popular,
que sabrá inspirar el Consejo de Estado, será el
más firme escudo del Gobierno”.

Concebía El Libertador los pilares modernos del Estado
de Derecho, su legitimidad fundada en la participación de
la opinión pública, en la aceptación de la
opinión pública, que solamente se da cuando se comprueba
que el Ejecutivo ejerce sus funciones sometido a los controles
que el mismo ordenamiento jurídico ha creado.

Los avatares del siglo XIX fueron dándole forma a la institución,
hasta llegar a la Constitución de 1886, que diseñó un
cuerpo judicial y de consulta como el que hoy tenemos. En 1905
los constituyentes suspendieron su existencia, pero un gran debate
nacional hizo que se añoraran sus luces y su aporte a la
seguridad jurídica nacional.

Hernando Holguín y Caro, en su Informe
al Congreso en 1912, sintetizaron de esta manera el sentimiento
nacional:

“Desde que se suprimió el Consejo de Estado, nuestros
cuerpos legislativos han venido dando tumbos para llenar el vacío,
creado en hora de ofuscación y de desdicha para la Patria;
se han creado y abolido y vuelto a fundar, no sabemos cuántas
entidades y cuántos empleos de abogados consultores y de
abogados en los ministerios, y hasta se ha apelado, cosa que sorprende,
al sistema de contratos para encontrar individuos de reconocida
competencia técnica en asuntos jurídicos, que asesoren
a los ministros en materia de trascendencia para el país
y preparen proyectos de ley que faciliten al Gobierno la iniciativa
parlamentaria”.

¿Qué más podríamos agregar a las palabras
de Holguín? Es evidente que son inseparables la idea de
una vigencia tranquila, pacífica y fluida de las instituciones
de la democracia colombiana, con la existencia del Consejo de Estado,
según el modelo de Bolívar, complementado por los
constituyentes del 86 y que reestableció el Congreso en
septiembre de 1914.

Este Gobierno, en particular, no tiene
sino reconocimiento con el Consejo de Estado, como institución,
y con cada uno de sus magistrados.

Colombia no podría avanzar en una política de derrota
del terrorismo, con todo el vigor de la Fuerza Pública y
del Ejecutivo para tomar la iniciativa, si no hubiera una legitimidad
de opinión, y esa legitimidad sólo se da con la presencia
de instituciones de control como el Consejo de Estado.

El Consejo, a través de sus conceptos como organismo consultor,
emitidos por la Sala de Consulta y Servicio Civil, ha orientado
nuestros pasos en la difícil pero trascendental tarea de
modernizar la estructura estatal, crear una gran y eficiente carrera
administrativa y llenar de transparencia y garantía la contratación
estatal, desde las instancias locales hasta la nacional.

Es encomiable la cooperación del Consejo de Estado con
las otras ramas del poder, para determinar políticas que
permitan el acceso expedito de todos los colombianos a la administración
de justicia.

El Consejo de Estado ha sido infatigable
en el trabajo de crear y recrear cada día el Estado Social de Derecho, en predicar
la armonía, en defender la independencia de la justicia,
en hacer más ágil su trabajo y en superar las trabas
que hoy nos impiden que tengamos el ideal de una justicia pronta
y cumplida.

El Gobierno, con la cooperación de las Cortes, ha presentado
al Congreso de la República un proyecto de reforma a la
Ley Estatutaria de la Justicia. Se busca accesibilidad, oportunidad
y calidad, cualidades indispensables para garantizar los derechos
y libertades de los ciudadanos.

Esperamos que el debate democrático de la representación
nacional, nos entregue a los colombianos una legislación
que desjudicialice materias que pueden ser atendidas administrativamente
de manera satisfactoria; que facilite la pronta y ágil resolución
de conflictos tanto en la jurisdicción ordinaria como en
la contencioso administrativa, que involucran montos pequeños
e importantes para las partes, que descongestione la rama judicial
a través de programas especiales y dé una mayor flexibilidad
en la organización interna del Consejo de Estado y la Corte
Suprema de Justicia, que mejore el sistema de información
estadística como herramienta en la toma de decisiones y
fortalezca la casación como herramienta para unificar la
jurisprudencia.

Confiamos, en el mes de enero, presentar
al debate de los colombianos una reforma constitucional que incluya
otros puntos que ha venido
reclamando la justicia colombiana, teniendo muy buen cuidado con
preservar la esencia de las instituciones sociales de la Constitución
de 1991.

Respetados Magistrados: me honra entregar
la condecoración
que merece ser llevada por cada uno de ustedes, por su esfuerzo
al servicio de la Patria.

Saludo la decisión de los magistrados actuales, para honrar
también a quienes los precedieron en la dura brega judicial,
otorgando la “Orden de la Justicia”. Me uno a ustedes
en la exaltación de los méritos de tantos grandes
de la judicatura, cuyos nombres son sinónimo de sabiduría,
estudio y ponderación, en cuyos textos y jurisprudencias
formamos y moldeamos nuestro criterio jurídico.

Saludo a los doctores Aydeé Anzola Linares, Jorge Enrique
Arboleda Valencia, Rafael Tafur Herrán, Luis Carlos Sáchica,
Carlos Restrepo Piedrahita, Alfonso Ángel de La Torre, Jacobo
Pérez Escobar, Álvaro Lecompte Luna, Carlos Galindo
Pinilla, José Ignacio Narváez García, Guillermo
González Charry, Juan Benavides Padrón, Diego Younes
Moreno, Humberto Mora Osejo, Carlos Betancur Jaramillo, César
Hoyos Salazar.

Hoy, al entregar la Orden de Boyacá al Consejo de Estado
y al entregar a ustedes la Orden de la Justicia, simplemente decimos
a Colombia: la construcción de normas, la interpretación
del derecho, la formulación de jurisprudencia que en la
brega del Consejo de Estado se ha dado con el esmerado y patriótico
esfuerzo de ustedes, ha traído calma y reposo a la República.

Muchas felicitaciones. La gratitud inmensa
de la Nación
entera, distinguidos ex Magistrados. Y la gratitud inmensa de la
Nación entera, a la institución que concibiera El
Libertador en 1817 y a la que hoy le celebramos 90 años,
del último periodo de formal existencia”.

Deja una respuesta