Sitio oficial
 

¿Pelea de tigre con burro amarrado?

Para nadie es un secreto que el arma de mayor efectividad contra los narcoterroristas de las Farc., ha sido la aviación. Con sus bombardeos consigue con mayor eficacia los objetivos que se fija el alto mando.

 

En una negociación nunca se renuncia al empleo de las estrategias más poderosas si se quieren conseguir los resultados más beneficiosos para las partes que negocian. Claro que lo de La Habana es extraño y no sé cómo se puede tildar, pues allá suceden cosas y se dan declaraciones tan contradictorias que el desinformado pueblo no alcanza a entender esas divergentes posiciones que se pueden vislumbrar entre lo que dicen los facinerosos o los petulantes, aunque ambas partes tienen muchas cosas en común y entre ellas podemos descubrir la estrategia del engaño continuado. No sé si se quieren engañar entre ellos o, están de acuerdo para mantener engañados a quienes estamos pagando esas tertulias

 

Tampoco sé si quienes están allá, en esas caribeñas playas de una ciudad que otrora tuvo un reconocimiento internacional, en nombre del gobierno representan al pueblo colombiano o están haciendo las labores encomendadas para conseguirle un reconocimiento internacional al traidor.

 

Día a día vemos como el arrodillamiento es más frecuente y prolongado. Este empezó cuando se iniciaron las conversaciones y se definieron los sitios de realización, continuó con la aceptación de dialogar en medio del terror que propicia una sola de las partes, se acrecentó con el nombramiento de los veedores, todos o casi todos de esos mamertos internacionales que están sentimentalmente apoyando a los criminales de lesa humanidad, ( Aunque según ellos nunca los han cometido pues lo que ellos hacen es defenderse de un estado que los ataca y sus acciones son estrategias de guerra empleadas para conseguir los medios para su defensa) sigue su curso aceleradamente con la definición de la agenda aceptando en ella temas que son innegociables para un estado de derecho.

 

Aparecen decisiones como las Zonas de Reserva Campesina que son una entrega real de territorio a los narcoterroristas, se conviene en buscar la manera de convertir todos los delitos cometidos por estos “angelitos”, en acciones conexas con el de sedición o delito político, estos señores, los delincuentes (en ocasiones me pregunto a cuales me refiero con esta palabra y es que si nos vamos a la realidad caben en ella todos los que allí están pues unos traicionan la confianza y los otros son así por conveniencia), afirman categóricamente que no entregarán las armas puesto que no confían en la veracidad de sus interlocutores y en eso estoy de acuerdo, pero lo que pasa es que allá están conversando entre mentirosos. Esta es tal vez, la única certeza que tenemos.

 

Esas armas que no entregarán se mantendrán encaletadas, así como los miles de millones de dólares acumulados en estos años de terror, en esas ZRC en donde gobernarán a su antojo y que a su vez estarán vedadas a las fuerzas legítimas del estado.

 

Las muestras de sumisión son demasiadas y en verdad genera rabia esa actitud entreguista y subyugada a los intereses de ese cartel de narcoterroristas y, en ese avance, acabamos de entregar una de las más disuasivas como es la suspensión de los bombardeos con todas las consecuencias negativas para el Estado que esto puede acarrear y todos los beneficios incontables que le traerán a los facinerosos. ¿Estamos de acuerdo en que esto es una pelea de tigre con burro amarrado?

 

Postre: Falta la cereza que será la entrega de la casa de Nariño a un narcotraficante.

 

[email protected]