Sitio oficial
 

Preocupantes tendencias

Señalar el alarmante retroceso de nuestra patria es concepto pesimista para algunos, tristemente cierto para las mayorías. Datos desalentadores sobre el régimen santista, que a Dios gracias circulan libremente por celulares y computadores, sin mordaza o mermelada.

 

De acuerdo con Fedesarrollo, “en diciembre el Índice de Confianza del Consumidor se ubicó en -10,7 %. Esta lectura fue inferior tanto a la expectativa del mercado -5,3 %, como a nuestra estimación de -6,9 %. Con este resultado, el ICC cerró un año en el que se mantuvo de forma permanente un terreno negativo… De las cinco ciudades en las que se realizó la encuesta, Barranquilla es la única que registra un balance positivo con 2,3 %, en tanto que Bogotá, -12 %; Medellín, -16,1 %; Cali -3% y Bucaramanga -19,3 %”.

 

Y según la encuesta de enero de 2017, de Yanhaas: “El Presidente inicia este año con 21 % de aprobación y la adhesión a nuestro Mandatario junto con su gabinete solo es de 2 por cada 10 encuestados colombianos, una cifra baja teniendo en cuenta la firma del acuerdo de paz con las Farc, el premio Nobel de Paz y los diferentes homenajes”.

 

Y más datos de Yanhaas: “El 2017 inicia con solo 11 % de los colombianos encuestados creyendo que la economía está progresando… Por otra parte, los efectos de la reforma tributaria también son evidentes, 88 % de los encuestados manifiesta estar en desacuerdo con la misma… Sobre el pesimismo y la baja aprobación presidencial y el estado de ánimo actual de los encuestados, muestra que el 73 % cree que el país va por mal camino y las perspectivas a futuro tampoco son las mejores, 38 % es pesimista frente a lo que nos depara en nuestro país”. Otras fuentes pronostican que la inflación anual será de 4,51 %.

 

A lo anterior súmele el poco movimiento de las acciones de las sociedades anónimas. También dicen algunos expertos que la deuda externa del país es del 106,35 % (Uribe terminó su mandato con 46,4%). La carga tributaria y la mermelada aumentan a la par que el derroche oficial, los viajes, comitivas y recepciones.

 

Y sigo con tristezas, analizadas por distintas fuentes, imposible enumerarlas todas. Para Arturo Arrázola “El santismo es el camino silencioso al castro chavismo… Cobardía disfrazada de prudencia, la mentira ataviada del ropaje de la discreción”. Otros señalan que la cubanización del país empezó cuando Santos escogió a ese país para los diálogos. A. Ramírez analiza el tipo de democracia castro-chavista, con visos de legalidad que vivimos hoy y sostiene que el país está resignado y callado al mismo tiempo. Para S. Uribe es necesario nombrar una veeduría transparente al Presidente y al ministro Cárdenas e investigar más sobre la marcha del país y que no sigan viajando y pidiendo limosnas por todos lados. Y otros definen a Santos como “Candil de la calle, oscuridad de la casa”.

 

También conllevan desaliento las numerosas concesiones y dádivas a la Farc, sumados a un trato que legitima el secuestro, el narcotráfico, el terrorismo y aunque usted no lo crea, a los miles de soldados cubanos que ahora viven en Colombia.

 

Sin embargo, Colombia con sus riquezas naturales y su valiente pueblo… es más que el actual régimen y tiene futuro.