Sitio oficial
 

¡Que el país se entere quien es Iván Duque!

En medio del repudio generalizado por el malsano ejercicio de la política contemporánea, para que renazcan las esperanzas de progreso en una nación que ha perdido la confianza en sus instituciones, es necesario que surgen nuevas figuras políticas, honestas, capaces, serias, transparentes, seres humanos normales y bien intencionados.

 

Colombia cuenta hoy con un hombre que goza de capacidad intelectual, inteligencia, conocimientos, juventud, mesura y devoción por del interés general. En oposición a la cuerda que hoy administra nuestro desgobierno, surge, después de 14 años de trabajo dedicado al servicio del pensamiento y de las gestiones de Álvaro Uribe Vélez, un hombre que se ha ganado el respeto intelectual ex Presidente y que con hechos está despertando la admiración de ciudadanos de bien de diversas edades y sectores de opinión. Se trata de un hombre recto y sano en su proceder, comprometido con la defensa de la legalidad, el deber ser y el bien común.

 

Son varios los motivos por los cuales Iván Duque es la persona que se sienta desde el 2014 al lado del presidente Uribe en el Senado de la república.

 

De 2002 a 2010 fue Consejero de Colombia, Perú y Ecuador en los diversos directorios del grupo BID (BID, CII y FOMIN). Allí se destacó como el más brillante de los profesionales con que alternó y fue quien conceptualizó innumerables créditos, proyectos y actividades que impactaron positivamente el desarrollo socio-económico colombiano durante las administraciones de Uribe, y de todas las 26 naciones prestatarias de la entidad multilateral. También fue uno de los 3 negociadores directos de la 9ª reposición de capital de la entidad y participó en múltiples procesos internos de reestructuración y establecimiento de nuevas políticas financieras y de todas las áreas relacionadas con el desarrollo económico y la administración pública.

 

Iván Duque, desde el 2010 lleva 6 años dedicado a trabajar diariamente y hombro a hombro con el ex presidente dentro de una total identidad de criterio y un mutuo respeto intelectual, que están enmarcados en la gran devoción de ambos por servir bien a Colombia, obrando siempre con consistencia, transparencia e independencia.

 

Del 2010 al 2012 Iván Duque asistió a Uribe en la difícil pero exitosa encomienda de las Naciones Unidas de adelantar la mediación internacional que permitió saldar las tensas diferencias  entre los Estados de Turquía e Israel, (caso internacionalmente conocido como la Flotilla del Gazza – Strip), luego Acompañó a Uribe en su trabajo internacional promocionando a Colombia como destino de inversión y turismo y defendiendo valores democráticos a todo lo largo del hemisferio en contra de las amenazas totalitarias, dictatoriales, populistas y comunistas alimentadas por el despilfarro económico del Castro-Chavismo, y desde el 2014 ha estado en el Senado de la Republica al servicio del Doctor Uribe y de su partido político, Centro Democrático.

 

Iván Duque es un colombiano normal y corriente, al que la vida y el ejemplo de un padre íntegro y virtuoso le dio la oportunidad de prepararse y sobresalir intelectual y profesionalmente. Posee una inteligencia limpia, cultivada con seriedad, rigurosidad analítica y cuenta con la sensibilidad social que le ha permitido iniciar una brillante carrera política de profundidad, contenido y excelencia.

 

Iván Duque fue gestor y coautor de uno de los trabajos más importantes que se han realizado recientemente en el Banco Inter-americano de Desarrollo en favor del futuro económico y social de todo nuestro hemisferio; el reconocimiento e inclusión de la economía creativa que está creando núcleos sociales alrededor de la innovación, el conocimiento y el talento humano dentro de la productividad de cada comunidad. Lo cual hoy se conoce como Economía Naranja (Ver link). Idea suya fue también, la elaboración de la primera estrategia de reducción de pobreza para un país de ingreso medio. Este trabajo fue el fundamento cuantitativo para la conceptualización de los planes de Uribe: 2010 y 2019 como políticas de Estado para Colombia.

 

Su trabajo en el BID se destacó por sus gestiones a favor de llevar a los países prestatarios y en particular a Colombia, cooperaciones y créditos que permitieron mejorar las legislaciones y las acciones del gobierno y el sector privado con relación a micro-finanzas, desarrollo de mercado de capitales, el perfeccionamientos de los sistemas de ayudas básicas condicionadas a las poblaciones más vulnerables, la responsabilidad social empresarial, la financiación de exportaciones, el fortalecimiento de las entidades de control del Estado, la capacitación económica de los parlamentarios, la interacción directa del alto gobierno con las comunidades (financiación de consejos comunitarios), la reforma hospitalaria, la ampliación de la cobertura de vacunación infantil, la capacidad de establecer programas de empresariado, franquicias y fondos de capital de riesgo, las capacidad de implementar asociaciones público privadas y la seguridad ciudadana. Siempre intervino directamente desde el concepto de las iniciativas hasta la financiación e implementación de cada proyecto y realizó durante 3 años la coordinación de la decanatura de los Directorios con la Presidencia de la entidad y fue el generador de novedosas modalidades y líneas de crédito incluidas dentro del portafolio de oferta de la entidad a los países prestatarios.

 

A Iván Duque lo conocí en el verano del año 2002 en la banca de un parque cercano a la Casa Blanca. Aquél hombre precoz daba la sensación de estar ante una persona erudita en conocimientos y con más de 50 años de experiencia pero que escasamente pasaba los 25. Me pareció amable, extremadamente serio, profesional, maduro, respetuoso, de mente vivaz e inquisitiva, con un descomunal interés por todo lo que suponía ampliar conocimientos. Pronto comprendí que sin que hiciera alarde alguno de ello, sus lecturas y estudios habían sido siempre extensivas, profundas y realizadas con un método de estudio que no dejaba una duda sin despejar. Su interés por dominar cada tema, siempre estaba acompañado de una precisa síntesis escrita, que archivaba de forma meticulosa tanto en su mente como en carpetas juiciosamente clasificadas y marcadas con un método ordenado que siempre le permitiría consultarlas con toda facilidad.

 

Su buen manejo del idioma fortalecía la potencia de sus razones y argumentos en los temas económicos, de desarrollo social, de derecho, política internacional y del complejo manejo y administración de las finanzas públicas. Sin duda aquel joven con empaque de Estadista, ya conocía de memoria la historia política y económica colombiana y de todo el hemisferio occidental, se conocía la historia de cada presidente y cada congreso desde la colonia, y relataba en detalle los acontecimientos de la compleja política de la capital norte-americana y su histórica tradición republicana. Dominaba todos los indicadores de los otros 47 países que integraban el grupo BID.

 

Durante 14 años he sido el principal testigo y de qué manera, que Iván Duque es digno hijo de su padre quién había sido conocedor de la historia política colombiana, gobernador de Antioquia, ministro de Estado, presidente de banco popular, registrador general de la nación, empresario e intelectual de talla insuperable, con quien cada conversación resultaba en una espléndida exposición de racionalidad y humanismo.

 

Después de haber estudiado leyes en la Universidad Sergio Arboleda, de haber manejado con juicio negocios privados de allegados, de haber militado en el partidismo político liberal y de haber sido funcionario del Ministerio de Hacienda, Iván ahora aprovechaba con lujo de detalle cada momento y cada información que la capital Norteamericana le ofrecía como contribución a su formación. Durante el tiempo que trabajó en los Directorios del BID y sin faltar una hora ni en nada a su excelencia profesional, cursó dos posgrados en las Universidades American University y George Town y un sin número de cursos en otras universidades entre ellas Harvard donde cursó estudios en administración pública, negociaciones y derecho internacional público.

 

Aparte de toda la prolífera trayectoria profesional de Iván Duque Márquez, lo más importante es destacar las virtudes que como persona lo acompañan de siempre y que provienen del hogar y el ejemplo bajo el cual creció. Iván Duque es típico el colombiano familiar, sano, normal, juicioso, dedicado a su trabajo. Un hombre con obsesión por contribuir al desarrollo socio-económico de Colombia, es el joven que se ha propuesto ser líder entrenándose con sacrificios para ello.

 

Iván quiere, y es capaz de ser un buen presidente de Colombia, con el único propósito de que otros encuentran oportunidades como las que él se ha labrado en la vida con su persistencia ética, su dedicación al estudio, su trabajo que siempre apunta a identificar las causas de los problemas y a proponer e implementar solucionarlos de la mejor manera posible de acuerdo con el interés general y el bien común.

 

Sobra decirlo, pero importa mucho; Iván Duque es un esposo, un hijo, un padre, un familiar y amigo ejemplar; es responsable, serio, juicioso que ha dejado brillantes oportunidades públicas y privadas en el exterior, pues está determinado a servirle a Colombia y a los colombianos.

 

A quienes les genere envidia por ser hombre íntegro, brillante, competitivo, resuelto, determinado, noble y correcto; ahí les dejo al Iván Duque que conozco, pues el Senador, sin duda como lo fue Uribe en el 2001 es la nueva figura que representa esperanza para la política democrática Colombiana, un “James” que debe jugar los 90 minutos de cada partido y con la camiseta del 10.