Sitio oficial
 

¿Qué le pasa a la oposición venezolana?

Lo que muchos temíamos, está ocurriendo en Venezuela. La oposición está dividida frente a la marcha que propuso Leopoldo López –quien se encuentra en huelga de hambre- para ayer sábado, con el objetivo de exigir la libertad para los presos políticos de ese país, de los cuales él mismo es uno, detenido como está desde febrero del año pasado, como todo mundo sabe. En un video que logró grabar y hacer llegar a la opinión pública dijo: “"Salgamos de la mano, como hermanas y hermanos, sin distingo de ideología o afiliación partidista para demostrar que estamos del lado del cambio para Venezuela. Salgamos en paz y en democracia".

 

Se trató, entonces, de un llamado unitario. Pero éste no fue bien recibido por Capriles y otros sectores de la Mesa de Unidad Nacional, MUD quienes vieron que López estaba asumiendo un protagonismo que rompía el equilibrio del liderazgo de la oposición.

 

Mala cosa. Porque la actitud de estos dirigentes deja ver que están anteponiendo sus intereses personales y de grupo a los del pueblo venezolano, que se supone, ellos representan. Y claro, la dictadura bolivariana, feliz, porque la oposición dividida es fácil de derrotar, como ocurriría, por ejemplo, en unas elecciones que ha estado tratando de postergar, precisamente por la fortaleza que hasta ahora venía mostrando la MUD.

 

Es cierto que Capriles se retractó, luego de significativas veinticuatro horas de haber rechazado la movilización citada por López, pero ya el daño está hecho: la gente se dio cuenta de que lo hacía de mala gana y sólo accedía a regañadientes a participar en ella, por el torrente de críticas que su actitud despertó en las redes sociales, con la gente molesta y decepcionada por la ruptura de la unidad de acción de la oposición.

 

Otros grupos de este sector, no obstante, como Acción Democrática –una de las organizaciones responsables del descalabro de la democracia del vecino país- se mantuvieron en sus trece, sin importar el mensaje que le enviaban al pueblo venezolano, que ve cómo su esperanza de derrotar la dictadura se desvanece y, proporcionalmente, se fortalece la dictadura, a pesar de que las condiciones sociales y económicas del país hacen que el descontento popular se extienda y profundice en todo el territorio. Difícilmente los venezolanos encontraran otra coyuntura como esta, tan favorable para sacudirse la tiranía de su país.

 

Actitudes así, entre otras cosas, facilitan que los esfuerzos de los sectores democráticos de la comunidad latinoamericana e internacional sean ridiculizados e ignorados por Maduro y compañía, como ocurrió esta semana, cuando la visita a los presos políticos Leopoldo López y Daniel Ceballos, por parte de los expresidentes Andrés Pastrana Arango, de Colombia y Jorge Quiroga, de Bolivia, fue saboteada y convertida en objeto de burla por el gobierno bolivariano.

 

La gente creía que la oposición había aprendido de las lecciones del pasado, cuando el pueblo venezolano fue pisoteado a discreción, precisamente, porque la unidad de la oposición fue imposible. Se pensaba que la MUD representaba la superación de ese viejo vicio, pero todo parece indicar que ese no es el caso todavía. La responsabilidad cae sobre los hombros de quienes no han sabido poner a su patria por encima de sus egos y sus intereses mezquinos.

 

Post scriptum

 

He seguido con detenimiento la denuncia de que varias decenas de ex-funcionarios de Bancolombia han visto reducidas sus pensiones, en muchos casos hasta en un 50%, debido a que la empresa no reportó al Seguro Social, en junio de 1992, el salario real devengado – cifra que sirve de base para el cálculo del bono pensional -. No lo puedo entender. Si eso es así, allí habría varias conductas irregulares, como defraudación a particulares, con la respectiva vulneración de sus derechos laborales;  pero también engaño a la Dian en la información suministrada, entre otros. Y esto se le haría a la gente que ayudó a la empresa a forjar su inmenso imperio económico. ¡Qué manera de ponerle el alma a la confiscación de los dineros de sus ex servidores! Hay una gran explicación que dar. Porque los resultados no pueden obtenerse a costa de los derechos de la gente que se ganó su dinero cumpliendo con la empresa. Más si todo el tiempo se habla de ética en los negocios.