Sitio oficial
 

RESPUESTA A AMNISTÍA INTERNACIONAL

Carta del Viceministro de Justicia y el Director de la Oficina de Derechos Humanos de Colombia

RESPUESTA A AMNISTÍA INTERNACIONAL

Bogotá, 27 feb (SNE). El siguiente es el texto de la carta enviada por el viceministro de Justicia, Rafael Nieto, y el director de la Oficina de Derechos Humanos del Gobierno de Colombia, Carlos Franco, a la secretaria general del organismo no gubernamental Amnistía Internacional, Irene Khan.

«Bogotá, D.C. 26 de febrero de 2004

Señora
IRENE KHAN
Secretaria General de Amnistía Internacional
Londres

 

Respetada señora Khan:

El Gobierno Nacional expresa su preocupación por la persistente campaña de deslegitimación y descrédito de nuestro Estado de derecho. El contenido del comunicado de Amnistía del pasado 23 es un ejemplo.

Insisten ustedes en desconocer el profundo respeto de las autoridades colombianas por los derechos humanos, y en descalificar las decisiones judiciales señalándolas como arbitrarias o producto de persecución política. Amnistía no se ha tomado el trabajo de averiguar si hay indicios de que los capturados pudieron incurrir en conductas criminales, ni reconoce el hecho cierto de que gozan de la garantía de la defensa, reciben un trato digno y sus procesos tienen control y vigilancia de la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo.

En el caso de la señora Luz Perly Córdoba y el señor Juan de Jesús Gutiérrez, miembros de la Asociación Campesina de Arauca, la Fiscalía , órgano perteneciente a la rama judicial y totalmente independiente del ejecutivo, ordenó su captura para que rindieran indagatoria por varios delitos. Amnistía, sin conocer el proceso, tachó a los funcionarios judiciales como prevaricadores y dijo que la medida era irregular.

La autoridad judicial tiene la obligación de investigar los hechos, y, al mismo tiempo, dar todas las garantías a los sindicados para controvertir las pruebas. El Gobierno solicita a Amnistía que se abstenga de prejuzgar y permita que fluyan las investigaciones contra quienes pueden haber violado la ley. La Fiscalía investiga sin ninguna discriminación por creencias políticas o ideológicas o condiciones sociales o económicas a los ciudadanos, sean ellos particulares o miembros de la Fuerza Pública.

Amnistía basa sus aventuradas informaciones en publicaciones de una ONG colombiana que califica de arbitrarias las detenciones por determinados delitos sin considerar si cumplen o no los requisitos legales. Es imprescindible que cese el círculo vicioso e injusto que, primero, califica los actos terroristas en Colombia como oposición armada; segundo, denuncia la represión legal a los criminales describiéndola como violación de los derechos humanos y, tercero, justifica la actividad terrorista como una consecuencia de que en Colombia haya quienes violen los derechos y libertades ciudadanas.

Amnistía acusa a la Fuerza Pública , sin acudir a pruebas, de estar aliada con «paramilitares». El Gobierno de Colombia protesta enérgicamente por esa sindicación genérica e irresponsable y pide su solidaridad a todos los demócratas del mundo, a los gobiernos, a los académicos, a las ONG, a los partidos y movimientos políticos, para que cese el reiterado irrespeto a la Nación colombiana.

Pedimos a Amnistía respeto por el Estado colombiano, cuya legitimidad no se puede desconocer. Como bien dice nuestra centenaria Academia de Jurisprudencia, » la Nación tiene derecho, por el solo hecho de su existencia, a la inviolabilidad y respeto de su buen nombre. Como consecuencia de este fuero, todo país amerita el goce del honor, la dignidad y el decoro ante el concierto de las demás naciones del mundo, partiendo del análisis, objetivo, ecuánime e imparcial de su vida interna».

Que la calumnia quede, señora Khan, quede como dañado instrumento para individuos como Raúl Reyes, autor intelectual de los peores ataques terroristas, quien se atreve a decir que «los derechos humanos son pisoteados grotescamente por el gobierno de Colombia» y que esa es «la causa principal del alzamiento armado del pueblo en Colombia contra el Estado y sus gobiernos».

A los opositores, el Estado ha dado, da y seguirá dando todas las garantías. A los críticos los oímos con respeto, aunque reivindicaremos nuestro derecho de responder y de que se nos oiga. A los terroristas de las autodefensas y de la guerrilla, se les perseguirá hasta derrotarlos.

 

Cordialmente,

 

RAFAEL NIETO
Viceministro DE Justicia

 

CARLOS FRANCO
Director Oficina de Derechos Humanos».

Deja una respuesta