Sitio oficial
 

REVIVE EL TREN TURÍSTICO DE LAS FLORES

Llegará a Bocas de Ceniza

REVIVE EL TREN TURÍSTICO DE LAS FLORES

Barranquilla, 21 dic. (SNE). Después de 27 años de estar paralizado, este domingo revivió el Tren Ecoturístico de las Flores, que llevará a los turistas a la desembocadura del Río Grande de la Magdalena en el Mar Caribe, en el sitio Bocas de Ceniza.

Con la asistencia del presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, y del ministro del Transporte, Andrés Uriel Gallego, se dio vía libre a este proyecto de gestión y esfuerzo común, adelantado entre 18 entidades y personas naturales del Barrio de las Flores y la caja de compensación familiar Cajacopi.

Freddy Acosta Angulo, director ejecutivo de la Fundación Social Frente Común por las Flores, recordó que después de mucho tiempo de no usarlo, exactamente 27 años, un grupo de entidades sociales y de personas naturales se dio a la tarea de rescatar el Tren, como un medio para generar empleo y revivir el turismo en la región.

El Barrio Las Flores es un sitio de pescadores con muchas dificultades económicas y con pocos ingresos económicos, debido a los problemas que ha afrontado la actividad de la pesca.

El Tren comenzó en 1957 como un planchón para el transporte de piedra y de trabajadores que se movilizaban a las obras de Bocas de Ceniza. Luego se permitió su uso los días domingos para hacer un recorrido turístico por la zona, que permitía apreciar la belleza natural de la Ciénaga de Mallorquín.

Por obra de la señora Rosita Carbonell de Jaramillo, quien fue nombrada Directora de Turismo, se consiguieron tres vagones y comenzó a operar como tren turístico. Con los años fue abandonado.

RESURRECCIÓN

Los habitantes del Barrio de las Flores tuvieron la idea de hablar con el Ministerio del Transporte para solicitarle en concesión la entrega de los equipos del tren, los cuales estaban arrumados y chatarrizados en Bocas de Ceniza.

Todos los promotores, tanto personas naturales como jurídicas, se unieron con la Caja de Compensación Familiar Cajacopi y le solicitaron un crédito para poder reparar los equipos y los 10 kilómetros de la línea férrea.

La obra genera 50 empleos directos. Con un restaurante y todas las ventas de la zona, se estima que se crearán 200 empleos indirectos.

El Tren sale de Bocas de Ceniza, en el antiguo Campamento de las Flores, y va hacia la desembocadura del Río Grande de la Magdalena.

Hasta el momento se han invertido cerca de 180 millones de pesos en logística, diseño, adecuación y dotación del Tren Ecoturístico.

De estos recursos, 130 millones de pesos fueron aportados por Cajacopi y los 50 millones restantes son recursos propios de los 18 integrantes de la Fundación, entre ellos agremiaciones sociales, juntas de acción comunal y personas naturales.

La concesión, que se firmó desde el pasado 22 de agosto con el Ministerio del Transporte, es por 5 años y contempla 4 meses para la utilización de los equipos.

Después hay la posibilidad de que los compren. La idea es seguir con el proyecto.

Acosta Angulo dijo que la obra representa una buena alternativa turística para la zona y una nueva propuesta educativa y cultural. La idea es que la gente mire hacia el Río Grande de la Magdalena y hacia el Mar Caribe.

La caja de compensación familiar Cajacopi facilitará la ejecución del proyecto, la organización empresarial y la puesta en operación.

"El recorrido del tren de 10 kilómetros permitirá admirar la naturaleza, las obras del tajamar y el encuentro de las caudalosas aguas del Río Grande de la Magdalena con el Mar Caribe, las famosas Bocas de Ceniza, por donde entró la navegación y el progreso a Colombia", indicó el director de la Caja, Eduardo Galofre Manotas.

Deja una respuesta

REVIVE EL TREN TURÍSTICO DE LAS FLORES

Barranquilla, 21 dic. (SNE). Después de 27 años de estar paralizado, este domingo revivió el Tren Ecoturístico de las Flores, que llevará a los turistas a la desembocadura del Río Grande de la Magdalena en el Mar Caribe, en el sitio Bocas de Ceniza.

Con la asistencia del presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, y del ministro del Transporte, Andrés Uriel Gallego, se dio vía libre a este proyecto de gestión y esfuerzo común, adelantado entre 18 entidades y personas naturales del Barrio de las Flores y la caja de compensación familiar Cajacopi.

Freddy Acosta Angulo, director ejecutivo de la Fundación Social Frente Común por las Flores, recordó que después de mucho tiempo de no usarlo, exactamente 27 años, un grupo de entidades sociales y de personas naturales se dio a la tarea de rescatar el Tren, como un medio para generar empleo y revivir el turismo en la región.

El Barrio Las Flores es un sitio de pescadores con muchas dificultades económicas y con pocos ingresos económicos, debido a los problemas que ha afrontado la actividad de la pesca.

El Tren comenzó en 1957 como un planchón para el transporte de piedra y de trabajadores que se movilizaban a las obras de Bocas de Ceniza. Luego se permitió su uso los días domingos para hacer un recorrido turístico por la zona, que permitía apreciar la belleza natural de la Ciénaga de Mallorquín.

Por obra de la señora Rosita Carbonell de Jaramillo, quien fue nombrada Directora de Turismo, se consiguieron tres vagones y comenzó a operar como tren turístico. Con los años fue abandonado.

RESURRECCIÓN

Los habitantes del Barrio de las Flores tuvieron la idea de hablar con el Ministerio del Transporte para solicitarle en concesión la entrega de los equipos del tren, los cuales estaban arrumados y chatarrizados en Bocas de Ceniza.

Todos los promotores, tanto personas naturales como jurídicas, se unieron con la Caja de Compensación Familiar Cajacopi y le solicitaron un crédito para poder reparar los equipos y los 10 kilómetros de la línea férrea.

La obra genera 50 empleos directos. Con un restaurante y todas las ventas de la zona, se estima que se crearán 200 empleos indirectos.

El Tren sale de Bocas de Ceniza, en el antiguo Campamento de las Flores, y va hacia la desembocadura del Río Grande de la Magdalena.

Hasta el momento se han invertido cerca de 180 millones de pesos en logística, diseño, adecuación y dotación del Tren Ecoturístico.

De estos recursos, 130 millones de pesos fueron aportados por Cajacopi y los 50 millones restantes son recursos propios de los 18 integrantes de la Fundación, entre ellos agremiaciones sociales, juntas de acción comunal y personas naturales.

La concesión, que se firmó desde el pasado 22 de agosto con el Ministerio del Transporte, es por 5 años y contempla 4 meses para la utilización de los equipos.

Después hay la posibilidad de que los compren. La idea es seguir con el proyecto.

Acosta Angulo dijo que la obra representa una buena alternativa turística para la zona y una nueva propuesta educativa y cultural. La idea es que la gente mire hacia el Río Grande de la Magdalena y hacia el Mar Caribe.

La caja de compensación familiar Cajacopi facilitará la ejecución del proyecto, la organización empresarial y la puesta en operación.

"El recorrido del tren de 10 kilómetros permitirá admirar la naturaleza, las obras del tajamar y el encuentro de las caudalosas aguas del Río Grande de la Magdalena con el Mar Caribe, las famosas Bocas de Ceniza, por donde entró la navegación y el progreso a Colombia", indicó el director de la Caja, Eduardo Galofre Manotas.