Sitio oficial
 

SECTOR FINANCIERO DEBE SER PRÓSPERO PERO COMPROMETIDO CON LO SOCIAL: URIBE

Bogotá, 3 dic (SNE). "Que el país vea un sector financiero creciendo en sus utilidades, ampliándose, pero comprometido más y más con sus sectores populares, financiando vivienda social, financiando al sector solidario, financiando microcrédito en general", demandó el presidente Álvaro Uribe Vélez, durante la firma del convenio entre el sector financiero y el Gobierno que garantiza la financiación de 50 mil créditos para vivienda social.

El Presidente habló así durante la firma del convenio:

"Quiero agradecer inmensamente este acuerdo que es fundamental para la Reactivación Económica y Social.

Nosotros le hemos propuesto a la Nación una tarea de gran esfuerzo integral para recuperar la confianza. Esa confianza necesita avanzar en la lucha contra el terrorismo, en la lucha contra la corrupción y necesita mostrar resultados en la recuperación económica y en el camino de la equidad social.

La economía está mostrando buenos síntomas, la situación fiscal sigue muy delicada. La situación fiscal necesita un tratamiento fiscal y político, y el tratamiento fiscal requiere de esfuerzos para aumentar los recaudos para aumentar la base de contribuyentes y también esfuerzos para que eso no se reduzca simplemente al aumento del recaudo, a una presión adicional sobre los colombianos por más dinero para los colombianos, sino que incluya elementos que contribuyan a la reactivación de la economía.

En esa tarea todos tenemos que contribuir porque además hay que unir políticamente a la Nación en lo fundamental. Por eso en esta nueva etapa fiscal hemos propuesto la contribución del Banco de la República para ayudarnos con las reservas, por lo menos, a reducir el costo del endeudamiento, con el compromiso de no aumentar su monto.

Anoche insistí, en la entrega de los premios Portafolio, la necesidad de impedir estas tendencias revaluacionistas que tanto daño han hecho. En el pasado, al amparo de que había mucha confianza en el país, se fue permisivo con la revaluación y terminamos perdiendo la competitividad, la dinámica del crecimiento y afectando severamente el empleo. Esperamos, pues, tener respuestas muy positivas del Banco de la República en esta segunda materia, como ya las empezamos a tener en el tema de las reservas.

Requerimos en esa visión de los acuerdos integrales, que el Gobierno tenga éxito en la reducción de los costos de funcionamiento, que el Gobierno tenga éxito en reforma administrativa, que haya toda la voluntad política para no quedarnos con la tarea empezada.

Requerimos un gran aporte del Congreso con esta reforma tributaria. Reforma tributaria que en ese proceso de concertación tiene hoy cambios sustanciales frente a lo que propuso inicialmente el Gobierno en cuya ponencia, con la aceptación del Gobierno, hay un impuesto al patrimonio moderado, se ha suavizado fundamentalmente la propuesta inicial de IVA y le hemos pedido al Congreso que nos ayude también elevando en un punto el impuesto a las transacciones financieras, que sé que le implica unos sobrecostos al sector financiero.

Pero esa Reforma también tiene unos aspectos positivos para ayudar a construir equidad, para ayudar a que la economía se reactive: un impuesto moderado al patrimonio en un país con tanta inequidad, en un año donde se empieza a percibir una gran confianza en la inversión en Colombia, le hace bien a la política de entendimiento entre los colombianos, se manifiesta como una señal clara de que buscamos construir justicia social, y por su moderación no tiene por qué afectar el ahorro y no tiene por qué afectar la inversión.

Por supuesto que nosotros no podemos simplemente decirle a los empresarios: 'ahí les creamos un impuesto al patrimonio, ahí tiene una sobretasa a la renta, ahí les desmontamos la exención a la valoración a las acciones'. También les tenemos que decir: 'ustedes tienen estímulos para invertir más en Colombia'.

Los estímulos aprobados hace un año, como la eliminación al arancel a la importación de bienes de capital, como la eliminación del IVA a la importación de bienes de capital a las empresas altamente exportadoras, como la devolución del IVA a todas las empresas sobre la adquisición de bienes de capital, empiezan a dar frutos, y creemos que es necesario otro estímulo.

En una reforma tributaria que le aumenta a los empresarios sus impuestos, hay que darles señales muy claras a favor de la inversión. Por eso hemos propuesto una tarifa menor para las utilidades que se reinviertan en la expansión del aparato productivo.

Para nosotros ese es un tema esencial de la reforma tributaria. ¿Por qué? Porque la reforma tiene que buscar resolver un problema fiscal del Estado sin afectar el camino de recuperación de la confianza, de la reinversión y del crecimiento. Además, creemos que eso nos va a producir un efecto muy importante: por un lado gravamos el patrimonio per se y por otro lado estimulamos la ampliación del patrimonio productivo. Yo creo que esa combinación es muy buena para que haya en Colombia más productividad de los activos patrimoniales.

Sea esta la oportunidad para recabar una vez más sobre la necesidad de que avancemos en esta reforma. El calendario es crítico y confío muchísimo en el conjunto de normas antievasión que hemos propuesto, que complementan el esfuerzo que se viene haciendo este año. En este año los recaudos han crecido en un 18 por ciento, hemos incorporado 127 mil contribuyentes más y 400 mil declaraciones más.

Las normas propuestas nos van a ayudar en la tarea de ampliar la base de contribuyentes, de derrotar la evasión y nos van a ayudar a formalizar la economía.

Entre esas normas quiero destacar la propuesta de devolver dos puntos de IVA a quienes paguen con dinero plástico. Eso tiene dos elementos sociales de gran importancia: primero, después de la sentencia de la Corte queda sin discusión el tema de ampliación del IVA del 45 por ciento de la canasta de bienes y servicios de Colombia está exenta. Y segundo, el sector financiero nos ha asegurado que por modalidades como el prepago, los colombianos podrán hacer uso del dinero plástico en la modalidad de tarjeta, sin que ello implique costos. Entonces, cualquier consumidor, al adquirir un bien o un servicio gravado con IVA, al pagarlo con la tarjeta débito, si el Congreso de la República así lo aprueba, tendrá una devolución de dos puntos. En otros países, donde eso se ha practicado, ha producido magníficos resultados a favor de la formalización de la economía y del control de la evasión.

Yo les decía esta mañana al Ministro de Hacienda y a algunos congresistas que no debemos cuantificar el costo, porque allí hay una expectativa con gran certeza. El mayor recaudo derivado de la formalización y del control de la evasión. Vamos a ver cómo damos ese paso.

Y es bien importante un conjunto de proyectos sociales que se están discutiendo en el Congreso. La posibilidad de que las cajas de compensación tengan secciones de ahorro y crédito para apoyar el microcrédito. La posibilidad de que los trabajadores independientes de la Patria se afilien masivamente a la seguridad social, sobre una base de cotización de un salario mínimo. Para lograrlo seriamente, sin mayores riesgos hay dos decisiones: primero que ese acceso sea a través de agrupaciones, de muchísimos agrupados. Y segundo, que la potestad reglamentaria del Gobierno tenga flexibilidad para definir los copagos, a fin de garantizar el equilibrio entre la cotización más el copago del costo en la prestación del servicio.

Y creo que en la medida en que nosotros vamos produciendo todos estos resultados, nos llenamos de autoridad moral para solicitarle a los mercados internacionales un mejor tratamiento a Colombia. Espero esa respuesta y de manera contundente.

Ya, por ejemplo, hemos empezado a tener buenas noticias. El sector financiero internacional ha aceptado aplazar unos bonos colombianos de vencimiento año 2005 hasta el año 2009, en unas condiciones de tasa de interés y de costo de comisión muy superiores a las que venía pagando el país.

He hecho el siguiente recorrido: sí, les estamos pidiendo un mayor esfuerzo en IVA y les estamos pidiendo a los empresarios un mayor esfuerzo en tasa de renta, en el pago de impuesto a la valorización de acciones en patrimonio, y le estamos pidiendo al Banco de la República un esfuerzo con las reservas. Ahora le insistimos en tasa de cambio, y les estamos pidiendo a los mercados un esfuerzo en tasas de interés en plazos para Colombia. Esto hoy políticamente no se puede manejar sino de manera integral.

Un país con esta pobreza y con estas desigualdades nosotros no podemos decirle: 'todo el esfuerzo lo van a hacer los contribuyentes del IVA'. Un país que tiene esta falta de inversión y que todavía requiere un índice superior de confianza, no puede recargarlo todo en los empresarios. A trabajadores, a consumidores y a empresarios hay que decirles: 'lo que pasa es que el Banco de la República también va a ayudar y los mercados también van a ayudar'. Y nosotros no podemos llegar al Banco de la República y a los mercados a pedir que nos ayuden sino hacemos nuestro esfuerzo. Hay que decirle al Banco de la República: 'le pedimos esta ayuda porque estamos haciendo este esfuerzo'. Hay que decirle a los mercados: 'le pedimos esta ayuda porque estamos haciendo este esfuerzo'.

O sea que el concepto de la integralidad es bien importante y el primer punto del concepto de la integralidad es el compromiso del Gobierno de avanzar hacia todo lo que tiene que ser la derrota del derroche, la eficiencia en el gasto público.

Nosotros hemos aumentado en defensa, pero en el resto del Estado hay una disminución de gastos en 2.7 por ciento real. En el Gobierno Nacional central, sin incluir los entes autónomos, la disminución este año es de 11 puntos. A pesar de que es un año donde las reformas de esas empresas implican unos costos, como los costos de indemnizaciones, etcétera. Yo confío que al final de este Gobierno podamos mostrarle al país el resultado de medio punto del PIB por esta reforma administrativa.

Y viene este aporte del sector financiero. A mí me parece muy sano para el país. Este es el segundo. El año pasado en la convención bancaria, con el liderazgo del Ministro Botero y de la doctora Patricia Cárdenas, el sector financiero se comprometió a colocar 300 mil millones en microcrédito. Ha cumplido esa meta con creces. Lo más importante es que se entusiasmó, se envició a favor del microcrédito, y eso está produciendo un fenómeno inercial de gran importancia. Hay que seguir en esa tarea.

Y este paso nos ayuda en la vivienda social. Las colocaciones del sector financiero para cumplir la ley de vivienda se han venido concentrando en vivienda de más de 25, 30 millones. Aquí con este compromiso de colocar 500 mil millones y seguir colocando, si se copara el cupo en vivienda de menos de 22 millones, será un paso social de gran importancia.

Defectos económicos muy importantes. Nosotros no podemos condicionar la vivienda social a subsidios. Me parece un grave error. No es sino comparar las necesidades de subsidio y las posibilidades fiscales del Estado. Cada día que pasa es mayor el número de colombianos que no puede acceder. ¿Por qué? Por la diferencia entre la demanda y la oferta de subsidios.

Además nosotros necesitamos complementar los subsidios que se entregan con el crédito. Generalmente se mantiene un stock muy importante de subsidios asignados que no se puede utilizar porque los beneficiados no encuentran los beneficios complementarios de crédito. Creo que este paso nos va a ayudar muchísimo en esa dirección y me parece muy bueno para el sector financiero. Estas sociedades democráticas tienden a ser todos los días unas sociedades más de clase media con riquitos escasos. El mercado hay que buscarlo es en los sectores medios y populares.

La verdad es que quien piense que va a poder colocar toda la cartera en riquitos no alcanza, porque todos los días son menos. Entonces hay que buscar cómo se amplía ese mercado para la colocación de la cartera. Yo creo que la experiencia de hace un año con el microcrédito, le dio al sector financiero luces sobre un segmento de mercado con un gran potencial que miraba con alguna indiferencia, y pienso que después de hacer ese antecedente, el ingreso ahora del sector financiero en el microcrédito de vivienda, va a ser muy, muy bueno. Además el sector financiero llega con la confianza que le ha dado este esfuerzo adicional en el último año en el microcrédito general. Y van a tener apoyo en el Fondo de Garantías. Estos 50 mil créditos que aspiramos se otorguen, como lo ha dicho la señora Ministra, con estos recursos de ustedes, los 50 mil van a tener el apoyo del Fondo de Garantías, o sea que ahí está jugado también el presupuesto público que apoya el Fondo de Garantías.

Y vemos que hay un creciente entusiasmo de los departamentos y de los municipios para participar con el Fondo de Garantías. Eso nos ha ayudado mucho a que en el último año el microcrédito haya crecido en un 54 por ciento y a que un porcentaje muy importante de ese grupo de casi 700 mil colombianos que se ha beneficiado en el último año de recursos por más de billón y medio, por primera vez hayan accedido a recursos de crédito. Entonces ahí van a tener el apoyo del Fondo de Garantías.

La Patria hay que unirla. A mí me parece muy grave la división entre los sectores productivos y el sector financiero. A mí me parece muy grave la división en el discurso popular frente al sector financiero. Me parece que nosotros tenemos que hacer todos los esfuerzos posibles para unir a la Patria en lo fundamental. Juzgo excelente la combinación entre un sector financiero próspero con solidaridad y prestigio popular.

Un sector financiero próspero, con antipatía popular, no garantiza una prosperidad a largo plazo. La prosperidad en el largo plazo en el sector financiero se la garantiza el prestigio popular. Creo que el paso de hace un año nos ayudó mucho al prestigio popular del sector financiero y este sí que va a ayudar. Que el país vea un sector financiero creciendo en sus utilidades, ampliándose, pero comprometido más y más con sus sectores populares, financiando vivienda social, financiando al sector solidario, financiando microcrédito en general.

Este paso, que han pedido mucho los congresistas, que por eso los hemos invitado a esta reunión, nos va a permitir avanzar por el camino de un sector financiero que cosecha prosperidad y que gana prestigio popular. Eso es muy importante para unir a la Patria, para unir a la Nación.

Le agradezco inmensamente al sector financiero esta muestra de confianza. Se ha hecho también de manera atípica, porque se descartó el decreto de intervención y se sustituyó por el acuerdo que acaba de firmarse. Ha sido un proceso más de concertación y menos de imposición, y eso también marca precedentes, porque cuando los gobiernos, por el afán de resolver problemas, no hacen esfuerzos de concertación, se causan pánicos dañinos, bastante dañinos al capital, y tenemos experiencias donde se ha producido estampida del capital.

Aquí no queremos estampida del capital, aquí lo que queremos es que el capital se vuelque sobre los sectores populares.

Y pienso que en esa dirección ha sido mejor esta concertación, de lo que hubiera sido un decreto de intervención firmado por el Presidente de la República.

Mil gracias, recorramos este camino, el de la unión de la Nación, el de la unidad de la Nación, el camino de un sector financiero próspero, comprometido con los sectores sociales y con gran prestigio popular.

Muchas gracias".