Sitio oficial
 

SEGURIDAD DEMOCRATICA CON LAS CARTAS SOBRE LA MESA

SEGURIDAD DEMOCRATICA CON LAS CARTAS SOBRE LA MESA

Bogotá, 15 ago (CNE).- Una invitación a la comunidad nacional e internacional para que supervise la aplicación de su concepto de Seguridad Democrática, y sean testigos de que se hará bajo el estricto respeto a los derechos humanos, formuló hoy el Presidente de la República, Alvaro Uribe Vélez.

En la ceremonia de Reconocimiento de las Fuerzas Armadas, el Jefe de Estado aseguró que la implementación de este concepto por parte de las autoridades "será de frente y con las cartas sobre la mesa".

"La comunidad nacional e internacional está invitada a supervisarla. La Fuerza Pública con ninguna organización comunitaria será hostil, pero no habrá lugar del territorio excluido de su protección", sentenció el Mandatario.

En su discurso, el Presidente ordenó a los militares ejercer su labor pero sin afectar las libertades ni las garantías ciudadanas y "honrando el buen nombre de la Patria con la observancia rigurosa de los derechos humanos".

"Que el campesino, el obrero, el empresario, sientan trato amable de la Fuerza Pública. Que el ánimo de cooperar se estimule con la reacción oportuna y eficaz", agregó.

"La Fuerza Pública constituye el elemento coercitivo de la Constitución para proteger la vida, la libertad y los bienes de los ciudadanos. No es un actor de guerra ni de conflicto y no debemos permitir que se le iguale a grupos violentos", puntualizó.

 

Deja una respuesta

SEGURIDAD DEMOCRATICA CON LAS CARTAS SOBRE LA MESA

Bogotá, 15 ago (CNE).- Una invitación a la comunidad nacional e internacional para que supervise la aplicación de su concepto de Seguridad Democrática, y sean testigos de que se hará bajo el estricto respeto a los derechos humanos, formuló hoy el Presidente de la República, Alvaro Uribe Vélez.

En la ceremonia de Reconocimiento de las Fuerzas Armadas, el Jefe de Estado aseguró que la implementación de este concepto por parte de las autoridades "será de frente y con las cartas sobre la mesa".

"La comunidad nacional e internacional está invitada a supervisarla. La Fuerza Pública con ninguna organización comunitaria será hostil, pero no habrá lugar del territorio excluido de su protección", sentenció el Mandatario.

En su discurso, el Presidente ordenó a los militares ejercer su labor pero sin afectar las libertades ni las garantías ciudadanas y "honrando el buen nombre de la Patria con la observancia rigurosa de los derechos humanos".

"Que el campesino, el obrero, el empresario, sientan trato amable de la Fuerza Pública. Que el ánimo de cooperar se estimule con la reacción oportuna y eficaz", agregó.

"La Fuerza Pública constituye el elemento coercitivo de la Constitución para proteger la vida, la libertad y los bienes de los ciudadanos. No es un actor de guerra ni de conflicto y no debemos permitir que se le iguale a grupos violentos", puntualizó.