Sitio oficial
 

TRES POZOS YA FUERON APAGADOS EN PUTUMAYO

Bogotá, 19 ago. (CNE).- La emergencia ambiental provocada por un atentado terrorista contra cinco pozos petroleros en Puerto Asís (Putumayo) está apunto de ser controlada. Este fin de semana fueron apagados los pozos Quinde, Quillacinga y Quiricinga. En el transcurso de la semana será sofocado el fuego de los pozos Piñuña y Coembi.

Así lo anunció el director de la Oficina de Prevención y Atención de Desastres, Eduardo José González, quien destacó éste logro como el resultado de la labor en equipo de Ecopetrol, los operadores de Petrotesting, el equipo de bomberos de “los diablos rojos” de Estados Unidos, el sistema nacional de bomberos de Colombia, el departamento del Putumayo, el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial y Corpoamazonía.

El presidente de Petrotesting S.A., Frank Kanayet, dijo que el incendio de los pozos se controló gracias a unas bombas con capacidad de dos mil galones de agua por minuto, con las cuales fue suficiente para apagarlos.

El trabajo en la zona es continuo – 24 horas -. 60 personas entre ingenieros, operarios de maquinas, bomberos, personal de apoyo, cuatro unidades de los Diablos Rojos y las autoridades laboran en el lugar desde el pasado 23 de julio.

Las pérdidas por el atentado superan los nueve mil millones de pesos en regalías para el país, sin contar con las pérdidas ecológicas que serán evaluadas una vez se supere la emergencia.

De acuerdo con las primeras estimaciones de las pérdidas arrojadas por el atentado terrorista, diariamente estas ascienden a 150 mil dólares, cifra equivalente a cinco mil barriles.

Funcionarios de Corpoamazonía y Petrotesting harán la evaluación de los daños ecológicos. Sin embargo, el hecho de que el petróleo liviano se quemó en los 20 días de la emergencia permite prever que no fueron de alto impacto.

La ministra de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, Cecilia Rodríguez, ya había advertido que las pérdidas “desbordan la imaginación” ya que podrían ser incalculables en términos ambientales ya que está bajo amenaza el 50 por ciento de las formas vivientes del país.

El mayor impacto ambiental se presentó en el aire por las emisiones atmosféricas altamente contaminantes por el tamaño de los incendios. El efecto sobre las fuentes de agua pudo ser controlado a tiempo con acciones que frenaron la propagación del crudo.

La operación ha consistido en la remoción de la brea y las masas sólidas con una grúa, después cortan la columna de fuego y humo o “árbol de navidad”, instalan un tubo para conducir el petróleo a la superficie y controlan el flujo con la instalación de válvulas para que sea nuevamente explotable.

Hasta ahora los grupos de operación han utilizado agua para controlar el fuego, con el fin de proteger la flora y la fauna y sólo en caso extremo se utilizaría dinamita ya que sus efectos serían más traumáticos para el entorno.

El departamento del Putumayo produce 13 mil barriles de petróleo diarios y es víctima del 90 por ciento del total de ataques contra la infraestructura petrolera en el país

TRES POZOS YA FUERON APAGADOS EN PUTUMAYO

A punto de ser superada emergencia

TRES POZOS YA FUERON APAGADOS EN PUTUMAYO

Bogotá, 19 ago. (CNE).- La emergencia ambiental provocada por un atentado terrorista contra cinco pozos petroleros en Puerto Asís (Putumayo) está apunto de ser controlada. Este fin de semana fueron apagados los pozos Quinde, Quillacinga y Quiricinga. En el transcurso de la semana será sofocado el fuego de los pozos Piñuña y Coembi.

Así lo anunció el director de la Oficina de Prevención y Atención de Desastres, Eduardo José González, quien destacó éste logro como el resultado de la labor en equipo de Ecopetrol, los operadores de Petrotesting, el equipo de bomberos de “los diablos rojos” de Estados Unidos, el sistema nacional de bomberos de Colombia, el departamento del Putumayo, el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial y Corpoamazonía.

El presidente de Petrotesting S.A., Frank Kanayet, dijo que el incendio de los pozos se controló gracias a unas bombas con capacidad de dos mil galones de agua por minuto, con las cuales fue suficiente para apagarlos.

El trabajo en la zona es continuo – 24 horas -. 60 personas entre ingenieros, operarios de maquinas, bomberos, personal de apoyo, cuatro unidades de los Diablos Rojos y las autoridades laboran en el lugar desde el pasado 23 de julio.

Las pérdidas por el atentado superan los nueve mil millones de pesos en regalías para el país, sin contar con las pérdidas ecológicas que serán evaluadas una vez se supere la emergencia.

De acuerdo con las primeras estimaciones de las pérdidas arrojadas por el atentado terrorista, diariamente estas ascienden a 150 mil dólares, cifra equivalente a cinco mil barriles.

Funcionarios de Corpoamazonía y Petrotesting harán la evaluación de los daños ecológicos. Sin embargo, el hecho de que el petróleo liviano se quemó en los 20 días de la emergencia permite prever que no fueron de alto impacto.

La ministra de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, Cecilia Rodríguez, ya había advertido que las pérdidas “desbordan la imaginación” ya que podrían ser incalculables en términos ambientales ya que está bajo amenaza el 50 por ciento de las formas vivientes del país.

El mayor impacto ambiental se presentó en el aire por las emisiones atmosféricas altamente contaminantes por el tamaño de los incendios. El efecto sobre las fuentes de agua pudo ser controlado a tiempo con acciones que frenaron la propagación del crudo.

La operación ha consistido en la remoción de la brea y las masas sólidas con una grúa, después cortan la columna de fuego y humo o “árbol de navidad”, instalan un tubo para conducir el petróleo a la superficie y controlan el flujo con la instalación de válvulas para que sea nuevamente explotable.

Hasta ahora los grupos de operación han utilizado agua para controlar el fuego, con el fin de proteger la flora y la fauna y sólo en caso extremo se utilizaría dinamita ya que sus efectos serían más traumáticos para el entorno.

El departamento del Putumayo produce 13 mil barriles de petróleo diarios y es víctima del 90 por ciento del total de ataques contra la infraestructura petrolera en el país

Deja una respuesta