Sitio oficial
 

URIBE DEFIENDE PAQUETE DE MEDIDAS ECONÓMICAS

Barranquilla, 4 oct (CNE).- "No podemos incurrir en el acto irresponsable de perder ese gran activo que hemos construido, que es el buen nombre comercial del país", dijo hoy el presidente Alvaro Uribe Vélez al defender el paquete de medidas económicas encaminadas a conjurar la crisis fiscal.

Al instalar el Congreso Nacional de Municipios en Barranquilla, el Presidente expresó que el momento que vive la Nación es difícil y no se van a disimular las dificultades sino a buscar soluciones de fondo para superarlas.

Señaló que el presupuesto nacional del año entrante está aforado en 67 billones de pesos, pero los ingresos serán de 32 billones de pesos, el déficit es de 13.8 billones, sin incluir los intereses y las amortizaciones de la deuda que alcanzan los 14 billones de pesos. De tal manera que el faltante de recursos es de 27.8 billones de pesos.

Reiteró que el déficit fiscal es profundo y está agravado por un alto nivel de endeudamiento. Aseguró que la deuda de la Nación hoy es de 100 billones de pesos y eso implica unas amortizaciones muy altas el año entrante.

El Jefe de Estado indicó que el Gobierno ha previsto unos préstamos internacionales por 21 billones de pesos para 2003. Además en el mercado interno se colocarán títulos por 8 billones de pesos, mientras que se prevé reciclar otros 4 billones de los Títulos de Tesorería (TES). Adicionalmente, se busca que el Banco de la República le transfiera al Gobierno otro billón de pesos, proveniente de sus utilidades.

El Presidente consideró que es importante recuperar la confianza ante un manejo presupuestal difícil, por lo que el Ejecutivo ha implementado una serie de medidas, entre las cuales destacó el ahorro en los gastos del Estado (algunos de ellos contemplados en el proyecto de Referendo), las reforma tributaria y pensional y el reajuste de la deuda.

Recordó cuatro propuestas que le han hecho diferentes sectores:

– Una reforma tributaria para recaudar 6 billones de pesos, gravando todo con el IVA y eliminando las exenciones.

– Que la congelación de gastos y salarios por dos años cobije sólo a quienes devengan más de cinco salarios básicos mensuales.

Pero el Gobierno propuso una solución combinada de ingresos con más severidad en el control del gasto y una reforma tributaria (que permitirá recaudar $2.2 billones) con cuatro capítulos esenciales: control y penalización de la evasión, renta con una sobretasa temporal, ampliación de la base del IVA y la congelación de los más altos salarios por cuatro años y los demás sueldos por dos años.

Aseguró que la gente no recibe bien la elevación de impuestos, pero que es necesario enfrentar estos problemas y recuperar la viabilidad económica de la Nación.

Les dijo a los alcaldes que recibirán las mismas transferencias de la Nación pero tendrán un ahorro adicional.

Los dineros que dejarán de gastarse –reiteró el Presidente–, lo deben llevar al fondo de pensiones territoriales, al pasivo pensional del sector salud y al fondo de prestaciones sociales del magisterio, como una forma de ayudar a resolver el problema pensional. "Al ritmo actual, de cada 100 pesos que el país produce debe más de 200 para pagar pensiones", dijo.

– Que el Banco de la República realice una emisión extraordinaria.

Según Alvaro Uribe Vélez, podría salir más caro 'lo comido que lo servido', porque habría la posibilidad de generar zozobra en los mercados internacionales frente a un Estado que no ha hecho correctivos burocráticos y no ha eliminado el clientelismo.

– Renegociar la deuda externa.

El Presidente tampoco acepta esta propuesta porque el país no puede salir a pedir ampliación de plazos y rebaja de intereses, corriendo los riesgos que sufrió Argentina.

"A los organismos internacionales les hemos dicho que siempre les hemos quedado bien y ahora necesitamos que nos ayuden", expresó el Jefe de Estado al defender su decisión de solicitar el reajuste de la deuda. Dijo que dialoga 'a la colombiana', sin negar la deuda y poniendo de presente que el país hace un gran esfuerzo para demostrar que "con firmeza y prudencia somos capaces de arreglar la casa".