Sitio oficial
 

Venezuela al abismo

“El demonio, encarnado en Maduro y Cabello, sigue vivo”

 

Las encuestas daban a la oposición una aplastante victoria sobre el chavismo (70-30%). Pero aun así, las altas esferas del gobierno eran optimistas (”Ganamos porque ganamos”, dijo Maduro) pues el sistema estaba montado para hacer un fraude descomunal. Sin embargo, la oposición se había organizado de manera de tener veedores en todas las mesas electorales para obtener desde las urnas la misma información que llegaba al CNE, rama electoral del poder público cómplice del fraude. Por esa razón, la cúpula militar resolvió forzar al general Padrino López, ministro de Defensa a oponerse al fraude y salvar el mermado prestigio de las fuerzas militares. Padrino envió a su familia en avión privado a La Florida, donde posee bienes y negocios. Se reunió luego con Diosdado Cabello, el segundo a bordo del régimen, para convencerlo de que un fraude de esa magnitud era imposible ante la opinión nacional e internacional.

 

Dicen las malas lenguas que el ambiente fue muy caldeado y agregan que quizá hubo amenaza de golpe de estado, tal como lo habían pronosticado los militares que se reunieron con Padrino. A mediodía del domingo el general hizo una declaración por televisión diciéndole al pueblo que había medidas de seguridad efectivas y que saliera a votar y que las Fuerzas Armadas estaban garantizando la seguridad y la soberanía nacionales. A fe que lo hicieron porque no hubo incidentes que lamentar. Los militares retirados las felicitaron.

 

La CNE demoró lo que pudo las cifras pero, como éstas estaban en manos de la oposición, terminó aceptando la victoria de la MUD con 112 escaños, los dos tercios de la Asamblea.

 

Sin embargo, a continuación Maduro anunció que no aceptará las leyes de amnistía para los presos políticos, lo que no es óbice para que la propia Asamblea pueda sancionarlas y publicarlas. Cabello dijo que la Asamblea actual, cuyo poder llegará hasta 5 de enero 2016, elegirá 18 magistrados del Tribunal Superior antes de terminar el año para reemplazar otros tantos que fueron obligados a renunciar.

 

Nombraron a la juez venal que condenó sin pruebas a Leopoldo López como defensora pública general, lo cual es una ofensa a la oposición. Y tales acciones se multiplican como si no hubiera pasado nada. El anuncio de aprovechar los días que le quedan a la actual Asamblea para crear hechos cumplidos -como tratar de bloquear a la nueva a base de leyes habilitantes- son tácticas dictatoriales que quieren imponerse por la fuerza en contra de la voluntad mayoritaria la que ha anunciado que tratará de actuar no solamente en beneficio de esa martirizada nación sino tratando de alcanzar un consenso. ¿Habrá que repetir a los chavistas que el 70% de los venezolanos votó en contra de ellos?

 

El demonio, encarnado en Maduro y Cabello, sigue vivo y va a generar problemas inmensos al pueblo venezolano. Lo va a empujar al abismo. Lamentablemente.

 

***

 

Coda: El espectáculo de Cristinita Kirchner a propósito de la posesión presidencial de Mauricio Macri fue deplorable. Peló el cobre, como decían las abuelas.